09 febrero 2017

Un Atlético Tucumán más argentino que nunca

El pasado 7 de febrero los jugadores del Club Atlético Tucumán disputaron el partido ante El nacional de Ecuador con el uniforme de la selección juvenil de Argentina, un hecho bastante curioso teniendo en cuenta el contexto del fútbol moderno. No es la primera vez que ocurre algo así, en el blog ya hemos visto varios casos de equipos y selecciones que han tenido que improvisar uniformes debido a circunstancias inesperadas o mala planificación, pero el hecho de que fuera en la Copa Libertadores, uno de los torneos más importantes del planeta fútbol, es muy preocupante y deja entrever lo lejos que está el fútbol sudamericano de mostrar un poco de seriedad.

Todo se remonta a varias horas antes del partido, cuando 'El Decano' (es conocido como tal, por haber sido el primer club del Noroeste argentino) llegaba al aeropuerto de Guayaquil y las autoridades les informaban que el avión en el que debían viajar no tenía los documentos en regla para sobrevolar el espacio aéreo ecuatoriano (un hecho bastante confuso en un momento en que en el fútbol sudamericano todo se sospecha), por lo que no podrían trasladarse a Quito. El club argentino había decidido viajar el mismo día para combatir el mal de altura y evitar así el tiempo de adaptación que se necesita para jugar en la capital ecuatoriana. El retraso se extendió varias horas, al punto que comenzó a peligrar la llegada del equipo a tiempo para disputar el partido contra el Club Especializado de Alto Rendimiento El Nacional.

Ante la demora, Mario Leito, presidente del club argentino sacó pasajes para 40 personas en un vuelo que salía a las 18:30 horas (hora local) cuando el partido empezaba a las 19:15. Sólo viajaron los jugadores y el cuerpo técnico, dejando atrás toda la indumentaria deportiva para esperar que llegara después. Rápidamente, entre los tres dirigentes del club tucumano que habían llegado antes, los representantes de El Nacional (encabezados por su presidente, el General Tito Manjarrez) y los delegados de Conmebol comenzaron a buscar soluciones. La primera alternativa que surgió, y la más improbable, fue que los más de 2.000 seguidores argentinos que estaban en el estadio les prestaran sus camisetas a los jugadores. Era imposible por la diversidad de diseños y la falta de numeración. La segunda opción fue que el conjunto local cediera una equipación alternativa. Ésta fue puesta en práctica y esas camisetas llegaron al vestuario visitante: eran azules y estaban acompañadas por un pantalón blanco.

Fue allí cuando entró en juego Francisco Nabais, jefe de prensa de la selección sub-20 argentina (que se encuentra disputando el torneo Sudamericano de la categoría en Ecuador). "Había quedado en ir a la cancha con Claudio Ubeda y Fernando Batista (entrenador y asistente de la sub-20) cuando veo que el presidente de El Nacional dice que iban a esperar sólo el tiempo reglamentario. ¡Me puse loco! Hablé con el embajador Luis Juez, que me tenía al tanto de cómo iba el viaje de los tucumanos y salí corriendo para el Estadio Olímpico Atahualpa. Llegué a la cancha, hablé con uno de los delegados de la Conmebol y después con el presidente de El Nacional. Mi idea era quedarme a ayudar, pero me avisaron que los jugadores venían en el autobús (a 130km/h) sin ropa para poder jugar el encuentro. Entonces llamé a los utilleros, les pedí que preparasen todo y salí para el hotel en el que nos hospedamos con la selección. Me subí a un taxi, a las dos cuadras me bajé porque el tráfico estaba imposible y completé la distancia corriendo. Llegué al hotel, cargamos cuatro bolsos en una furgoneta de la Conmebol y nos fuimos para el estadio con dos motos de policía que nos escoltaban".

De regreso al Olímpico Atahualpa, el escenario con el que se encontró era otro. Ya había llegado el Atlético Tucumán y los ecuatorianos les habían prestado una equipación alternativa. "Entré al vestuario, los vi a algunos vestidos así y les grité que si van a jugar contra los ecuatorianos se defiendan con los colores argentinos. Y ahí les puse los bolsos sobre la camilla del masajista y les entregué las nuestras", recuerda Nabais. Lo que siguió, contrarreloj, fue más alocado. "El árbitro no paraba de decirles que se apuren. Los jugadores estaban sentados en el piso probándose los 25 botines de los jugadores de la sub-20 para ver cuál les entraba. Se sacaban uno, se ponían otro". Algunos jugadores tuvieron que jugar los 90 minutos con botas que no eran de su talla, incluso le sacaron la plantilla. Así fue como en el último momento se decidió vestir con 'la celeste y blanca', colores que además coinciden con los del equipo tucumano. El único jugador que no se puso la indumentaria de la selección argentina fue el arquero Cristian Lucchetti, ya que uno de los dirigentes que llegaron antes a la capital ecuatoriana llevaba en su maleta la ropa del 'Laucha'. Así, el escudo del Club Atlético Tucumán no podía faltar en esta hazaña digna de película.

El final fue "increíblemente feliz", como lo denominó Nabais. Atlético Tucumán ganó con gol de Fernando Zampedri y se clasificó para la siguiente ronda de la Copa Libertadores (donde se enfrentarán al CDP Junior de Barranquilla). El triunfo fue la mejor manera de llevar alivio a los cuerpos agotados y las mentes cansadas y se produjo un caso curioso, el del defensa paraguayo Enrique Gabriel Meza Brítez, quien vistió por primera vez la camiseta de la 'selección argentina' en un partido oficial. Apenas terminó el encuentro Francisco Nabais salió corriendo detrás de los jugadores para pedirles las equipaciones. "No podía decirles que si ganaban no tiraran las camisetas a los hinchas porque quedaba mal". Pero todas volvieron a los bolsos, que junto con las botas fueron lavadas ya pasadas las 11 de la noche, puesto que la selección sub-20 jugaba al día siguiente ante Brasil en el mismo estadio.

03 febrero 2017

Bellerín, una 'flecha' en el lateral del Emirates

Con apenas 21 años nuestro protagonista de hoy es uno de los pilares del conjunto 'gunner' para Arséne Wenger, a pesar de su juventud ya rinde como un veterano en una competición tan exigente como la Premier League, donde el año pasado se convirtió en una de las revelaciones. Jugador rapidísimo, Bellerin está de moda. No sólo porque el jugador del Arsenal es uno de los jugadores que se vinculó al FC Barcelona el pasado verano, sino también porque todavía tiene en mente enfrentarse al plusmarquista del mundo de 100 metros lisos, Usain Bolt.

Héctor Bellerín Moruno nació el 19 de marzo de 1995 en Calella, pequeño municipio costero de la comarca del Maresme, en la provincia de Barcelona (España). Comenzó su carrera futbolística en el colegio Jesús María de Badalona hasta que a los 8 años pasó a la disciplina del FC Barcelona donde comienza a destacar como extremo derecho. En 2008 jugó la Oviedo Cup con el equipo infantil (en el que también estaban entre otros Sergi Samper, Jon Toral y Keita Balde). Pese a ser de primer año llegaron a la final del torneo ante el Sevilla FC. Además, aquel año, fue nombrado como mejor jugador del Torneo Internacional de Canillas (Madrid), premio que le entregó Zinedine Zidane.

En el verano de 2011, con 16 años, es fichado por Arsène Wenger para incorporarse a la Academia del Arsenal FC. El técnico francés sigue su evolución muy de cerca y lo reconvierte en lateral. "Cuando llegué no sabía defender, había jugado de lateral alguna vez, pero era extremo. Wenger me vio como un lateral desde el primer momento y estoy feliz por ello". En la temporada 2012-13 el equipo juvenil de Liam Brady queda en cuarta posición en la NextGen Series Cup (precursora de la actual UEFA Youth League) y Bellerín comienza a destacar en su nueva posición por lo que es subido al equipo de reservas.

Debutó con el primer equipo el 25 de septiembre de 2013 frente al West Bromwich Albion FC en la tercera ronda de la Capital One Cup (Copa de la Liga) al sustituir a su compatriota Mikel Arteta. Esa misma temporada, el 22 de noviembre de 2013, se anunció su cesión al Watford FC de la Championship hasta enero de 2014. Debutó con los 'Hornets' el 30 de noviembre ante el Yeovil Town FC. Sus buenas actuaciones hicieron que Giuseppe Sannino, técnico de la 'Yellow Army' (que en diciembre sustituía a Gianfranco Zola), pidiera su cesión hasta final de temporada, pero el 18 de febrero de 2014 Wenger decide repescarle después de haber jugado 8 partidos con el conjunto de la familia Pozzo.

En la temporada 2014-15 todo parecía indicar que sería nuevamente cedido ya que el conjunto londinense realizaba los fichajes de Mathieu Debuchy (internacional francés que había destacado en la filas del Newcastle United) y de Calum Chambers, la sensación joven del fútbol inglés que al poco de llegar se convirtió en internacional absoluto. Entre los dos se habían desembolsado más de 25 millones de libras, casi un tercio del total que los 'Gunners' se gastaron ese verano para la zona donde Bellerín esperaba su turno. Pero la lesión de Debuchy le abrió las puertas al once titular, y el 16 de septiembre de 2014 debutaba en la Champions League frente al Borussia Dortmund en el Signal Iduna Park. Bellerín supo aprovechar la oportunidad y acabó jugando un total de 28 partidos (20 en la Premier League, 4 en la Champions League, 3 en la FA Cup y 1 en la League Cup), incluyendo la final de la FA Cup que el conjunto del Emirates ganó (4-0) al Aston Villa FC en Wembley.

La temporada pasada comenzó con la consecución de la FA Community Shield (Supercopa inglesa) ante el Chelsea FC, segundo título en el palmarés del joven lateral. Esta, fue la temporada de la confirmación de Bellerín, quien se mostró totalmente adaptado al fútbol inglés y se convirtió en indiscutible en las alineaciones de Wenger, incluso ejerciendo de traductor para futbolistas menos hábiles con el inglés como Alexis Sánchez o Gabriel Paulista. Jugó un total de 44 encuentros, por lo que Debuchy tuvo que salir cedido al FC Girondins de Bordeaux para no perder sus aspiraciones de estar con 'Les Bleus' en la Eurocopa de Francia 2016. Además, Bellerín fue elegido, junto al portero del Manchester United David de Gea, como los únicos españoles en el equipo ideal de la Premier League que elige la Professional Footballers' Association.

Esta temporada, ya convertido en fijo en el carril derecho del Emirates Stadium, ha jugado hasta la fecha 22 partidos (18 de la Premier League, 1 de la FA Cup y 3 de la Champions League). El pasado 6 de noviembre resultó lesionado en su rodilla derecha tras una fuerte entrada del defensa del Tottenham Hotspur, Danny Rose, durante el derbi del norte de Londres, por lo que estuvo un mes fuera de los terrenos de juego. 15 días más tarde, el 21 de noviembre de 2016, firmó un nuevo contrato que le une al cuadro londinense hasta junio de 2023, pasando a ser uno de los defensas mejor pagados del mundo, con 6 millones de euros anuales.

Bellerín es un lateral diestro al que podríamos catalogar como carrilero, ya que posee un enorme recorrido por todo el flanco derecho. La clave de su juego reside en su gran velocidad y su potencia física, llegando a correr 40 metros en 4,42 segundos. Jugador al que le gusta sumarse al ataque con mucha frecuencia, recorriendo toda la banda una y otra vez, mostrando un derroche de energías impresionante. Cuando recibe en campo contrario sigue teniendo alma de extremo, echa el balón al espacio, regatea, esprinta y tiene verticalidad. Mide bien todas sus incorporaciones por banda, y sorprende entrando desde atrás para crear peligro en el área rival. La facilidad para recuperar espacios a su espalda con su velocidad, la mejora constante en los 'tiempos' de sus subidas y su gran acierto en el pase en campo rival hacen de él un lateral perfecto para un equipo ofensivo. Es un jugador del que destaca su madurez a nivel mental, es muy trabajador y peleón en defensa, seguro y muy difícil de sobrepasar, que muestra su constante evolución en las acciones de uno contra uno aunque todavía debe mejorar ya que el ímpetu por robar le hace no ser demasiado preciso en sus entradas, pero cada vez mantiene la cabeza más fría en esos momentos. Con aspectos defensivos todavía por pulir, se muestra un tanto débil en el juego aéreo y está aprendiendo cómo contrarrestarlo a base de experiencia.

Internacional por España, ha jugado en todas las categorías inferiores de la Selección Nacional. Jugó el Campeonato de Europa sub-19 de 2013 disputado en Lituania. El 30 de marzo de 2015 debutó con la selección sub-21 en León y desde entonces es fijo en el lateral derecho del combinado de Albert Celades. Fue llamado por Vicente Del Bosque como jugador de apoyo a los seleccionados para la Eurocopa de Francia. El 29 de mayo de 2016 debutó ante la selección de Bosnia y Herzegovina en un amistoso disputado en el AFG Arena de Saint Gallen (Suiza). Además jugó los amistosos ante Corea del Sur y Georgia de preparación para la Eurocopa. Finalmente la lesión de Dani Carvajal le abrió las puertas de la convocatoria definitiva y Del Bosque lo incluyó en la lista definitiva para la Eurocopa, aunque no disfrutó de ningún minuto durante el campeonato. La llegada de Julen Lopetegui al banquillo español parecía que en principio podría darle más oportunidades, pero la competencia actual en el lateral derecho de la selección (Juanfran, Carvajal, Mario Gaspar y la polivalencia de Azpilicueta) parece cerrarle el paso y por el momento Lopetegui prefiere verle en la selección sub-21.

Pep Guardiola ha puesto sus ojos en Héctor Bellerín, con quien le gustaría contar la próxima temporada, la segunda del técnico catalán al frente del Manchester City. Al FC Barcelona también le agrada la idea de repescar a un jugador pero Roberto Fernández, director deportivo del cuadro 'azulgrana' ya ha adelantado que no están dispuestos a realizar un gran desembolso económico y que será imposible entrar en una puja con Guardiola y Txiki Begiristain apretando en una mesa negociadora. Por su parte, el propio jugador cerró cualquier rumor sobre su posible salida del conjunto londinense. "Estoy centrado en Londres y el Arsenal donde soy muy feliz y me queda muho tiempo aquí. Es un club que está formando un gran equipo, con jugadores como Alexis Sánchez y Mesut Özil".

11 octubre 2016

Quien siembra vientos...

¡Pobre Piqué! se recortó las mangas de la camiseta en el partido ante Albania y todos pensamos mal. Él, que es una persona que nunca se mete con nadie, que es mas bueno que el pan, que siempre respeta y ensalza a sus rivales (sobre todo al Real Madrid) y que a España (y no hablo de la selección) siempre la lleva en su corazón. ¡Que injusticia!

Que Gerard Piqué se recortó las mangas de la camiseta, es un hecho que nadie puede discutir, luego está el debate de si la camiseta de manga larga tiene los mismos ribetes o no que la de manga corta o si la camiseta le quedaba estrecha y por ello se las cortó. También es un hecho que sólo se las recortó él, ya que, al parecer, al jugador barcelonés no le gustan las camisetas de manga corta (cosa que no es cierta, ya que si ha jugado con camisetas de manga corta tanto en la selección como en los clubes por los que ha pasado) y lo que a mi me parece mas grave es que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) consienta que un futbolista de la selección nacional recorte sus camisetas y más cuando hay otras opciones, ya que el equipo de utilleros de la selección lleva casi tres toneladas de material deportivo a cada partido, incluyendo varias camisetas de diferentes tallas sin rotulación por cada jugador y una máquina para poder rotular el nombre y número de cada jugador si hiciera falta. Que encima Piqué se haga la víctima ofendida es ya de traca. ¿Y Lopetegui y los miembros de la delegación federativa? Pues seguramente tocando las palmas... de Villar.

Dice el refranero popular que "piensa mal y acertarás", y es normal que cada gesto de Piqué con España se mida al milímetro le guste o no. Yo siempre he separado al Piqué futbolista del Piqué personaje fuera de los terrenos de juego. El futbolista me parece que hoy en día es uno de los mejores en su puesto, pero luego hablamos de un jugador que 'defiende' los colores de España y que está a favor de una consulta ilegal que constituye un pulso contra el Estado de Derecho. Él dice que tan solo defiende el derecho a la consulta (¿y no la independencia?), pero lo cierto es que no conozco a ni un solo catalán que salga a la calle para manifestarse a favor de la famosa 'consulta' y que vaya a votar 'NO'. Un jugador que ya formó la 'enésima' polémica en la pasada Eurocopa de Francia al hacer una 'peineta' (él defendió que solo se crujía los dedos) durante el himno nacional en la previa del partido ante Croacia.

No es que yo quiera mezclar política y deporte, ni mucho menos, pero es que simplemente creo que defender los colores de la selección es defender a España, pero aquí parece que somos más listos que nadie y que la selección (mal llamada 'la Roja') está muchos peldaños por encima de la nación. ¿Qué es eso? Ah, es ese gran país de ahí abajo que diría algún 'filósofo iluminado'. Y es que el 'niñato' y sus correligionarios independentistas llevan mezclando política y deporte desde que tengo uso de razón... y ya tengo unos cuantos.

No olvidemos que como persona Piqué tampoco ha demostrado mucho. Un jugador que dio muestras de su prepotencia insultando y menospreciando a los policías locales en Barcelona; que escupió varios hielos a Juan Cortés, miembro de la RFEF, durante las celebraciones en Madrid por la conquista del Mundial de Sudáfrica; que falta el respeto o menosprecia a compañeros de profesión como Álvaro Arbeloa o Denis Cherishev; que tira bombas fetidas en el avión en sus desplazamientos con el Barça; o que fue el cerebro (ninguno) de la improvisada fiesta azulgrana de Halloween en el vestuario visitante del Coliseum Alfonso Pérez de Getafe.

Pero lo que verdaderamente no se puede aguantar es que este tipo, después de estar masacrando y faltando de manera continuada por las redes sociales ahora se ponga la careta de víctima porque se le devuelve la moneda. Tu no puedes comenzar el combate y luego quejarte porque el contrincante te da golpes. Sencillamente Piqué tiene lo que se ha buscado, y si no está a gusto que no espere al Mundial de Rusia y se vaya ya, que no siga vistiendo ni un minuto más la camiseta de España... aunque muy mal no debe estar si puede aguantar dos años. ¿No será que sus patrocinadores le pagan más por ser internacional con España? Y ya se sabe que "la pela es la pela".

23 julio 2016

Juega con la camiseta de otro equipo

El pasado día 12 de julio se vivió una insólita situación en el Red Bull Arena de Wals-Siezenheim (Austria). El lateral izquierdo Andreas Ulmer, jugador del FC Red Bull Salzburg saltó, tras el descanso, al terreno de juego con la camiseta de otro equipo, el RasenBallsport Leipzig, en un partido de la segunda ronda de clasificación de la UEFA Champions League que les enfrentaba al FK Liepāja letón. 

Lo curioso es que nadie se dio cuenta hasta que finalizó el partido, ni los 6.917 espectadores que acudieron al Red Bull Arena, ni en las imágenes de televisión se pudo apreciar el error. Solo cuando se analizaron las fotos fue cuando saltó la sorpresa. Fuentes del conjunto austríaco, entrenado por el español Óscar García Junyent, señalaron que ni siquiera los utilleros se dieron cuenta del error ya que todos los jugadores cambiaron de equipación en el descanso. 

El responsable del fallo habría sido Nike, proveedor deportivo de ambos clubes, que son patrocinados por la marca de bebida energética, que diseñó las mismas camisetas para los dos conjuntos que difieren, únicamente, en sus respectivos escudos y que al enviar las indumentarias envió por error una camiseta del Leipzig entre las del Salzburg. El escudo de ambos equipos difiere un poco ya que el conjunto alemán no puede usar el nombre de Red Bull en su nomenclatura por la normas de la Bundesliga al considerse una marca comercial (lo tuvieron que registrar como RasenBallsport Leipzig e.V y así coinciden sus siglas). El problema viene en las competiciones europeas, ya que la normativa UEFA también prohíbe toda publicidad de marcas que no sean patrocinadores propios del máximo organismo del fútbol europeo, por lo que el escudo del conjunto de Salzburg y el del RB Leipzig es casi idéntico, cambiando únicamente el nombre.

Activa en automovilismo, motociclismo, hockey y deportes extremos, actualmente la compañía austríaca Red Bull es propietaria de cuatro equipos repartidos por el globo: FC Red Bull Salzburg (antiguo SV Casino Salzburg, que en 2005 fue comprado por la compañía y que compite en la Bundesliga austríaca), RasenBallsport Leipzig (antiguo SSV Markanstädt, fundado como Red Bull en 2009 y que esta temporada se estrenará en la Bundesliga), Red Bull Brasil (fundado en 2007, compite en la Serie A1 del Campeonato Paulista) y New York Red Bull (antiguo New York/New Jersey MetroStars, refundado como Red Bull en 2006 y que compite en la MLS). Como ya hemos dicho antes, el alemán no se llama Red Bull porque la Deutscher Fußball-Bund (DFB) no se lo permitió. Todos llevan los mismos colores y escudos similares, además todos visten Nike, exceptuando el de los Estados Unidos por el contrato de la Major League of Soccer (MLS) con Adidas. Durante algunos años también existió el Red Bull Ghana (fundado en el año 2008 en la ciudad de Sogakope y que desapareció en 2014, después que la compañía traspasase el centro y todos los activos a la West African Football Academy, la academia del Feyenoord Rotterdam en el país africano).

09 julio 2016

ANÁLISIS EF: Portugal-Francia (Euro 2016)

Mañana domingo se determinará al nuevo campeón del 'Viejo Continente'. Portugal y Francia jugarán en Saint-Denis un duelo de alta velocidad y contragolpe, entre la pretensión ofensiva gala y la prioritaria organización lusa. Desde que se conocieron los emparejamientos de semifinales siempre pensé que el ganador del Alemania-Francia iba a ser el favorito en la final de París (sinceramente pensé que pasaría Alemania). Pero la 'Seleção das Quinas' tiene una ocasión única para alzarse con el cetro europeo y seguro que para Francia no será un paseo militar. Los portugueses tendrán además un día más de descanso, algo que puede marcar diferencias.

Ambos conjuntos cuentan, además, con una pieza decisiva en cada uno: Cristiano Ronaldo y Antoine Griezmann. De la inspiración de ambos depende buena parte de la final. Los dos son jugadores decisivos y sus técnicos necesitan la mejor versión de sus estrellas. Su acierto o no en el planteamiento, ya sea de Deschamps, de Santos o de los dos, sin el talento de Cristiano o Griezmann bajan sus posibilidades.

Desde el punto de vista del rival, también habrá una atención imprescindible hacia ambos (aunque no será excesiva). Para Deschamps, cómo contener el tiro, el salto, el cabezazo, el regate y la velocidad de Cristiano. Para Santos, cómo frenar al goleador de la Eurocopa, su inalcanzable carrera, conducción, combinación y definición. 

"Portugal siempre tiene un plan de juego", explicó esta semana Fernando Santos, un técnico pragmático con una filosofía clara. Y el plan de Portugal en esta Eurocopa ya está trazado desde el principio. La selección lusa es bastante ordenada defensivamente con sus cuatro defensas (está pendiente de la evolución de Pepe que ya fue baja ante Gales), su acumulación de jugadores en el centro del campo y la rapidez y contundencia de su ataque, con Cristiano y Nani. Pero todo cambia cuando tienen que llevar la manija del juego y buscar huecos ante defensas encerradas, les cuesta una barbaridad. Es por eso que se comporta con entereza contra rivales difíciles, pero sufre contra rivales a priori más flojos que se repliegan en su campo. claro ejemplo es la trayectoria en este torneo del combinado luso, que ha conseguido meterse en la final ganando (en el tiempo reglamentario) tan solo el partido de contra Gales. Tres empates, una prórroga y una tanda de penaltis más tarde, el conjunto luso llegaba a las semifinales contra el equipo comandado por Gareth Bale.

No se prevé nada diferente de Portugal. Ni de Francia, un equipo que no ha brillado completamente. Los 'bleus' tienen entre ceja y ceja su tercer título continental. Hace ya 16 años del segundo y 16 más del primero, así que si siguen este anecdótico patrón conseguirían empatar con Alemania y España como selección con más Eurocopas. Obviamente, es una mera casualidad, pero desde luego el contexto es inmejorable.

La base del ataque de Deschamps es el contraataque, más que nada porque hasta ahora su equipo aún no ha encontrado el juego combinatorio para ser más constantes en el asedio sobre sus adversarios. Lo lidera Griezmann, quien se ha convertido en el verdadero peligro ofensivo de la selección francesa. El atacante del Atlético de Madrid, lleva hasta el momento 6 goles y podría aumentar su cuenta goleadora en la final aunque no parece que pueda alcanzar los 9 goles que marcó Platini en 1984. Con velocidad y espacios es mucho más incisivo, con Payet por un lado, con Sissoko por otro, con Giroud en punta y sujetado por un centro del campo comandado por Pogba. Pero, esta vez, las obligaciones con la pelota, la iniciativa y la responsabilidad de la posesión, al contrario que la semifinal del jueves ante Alemania, serán mayores para Francia, con más dificultad cuando tiene el peso del balón, pero con variantes dependiendo del rival y del encuentro (hasta ahora el técnico francés ha utilizado un 4-3-3, 4-4-2 o 4-2-3-1 según los momentos del partido y del rival).

Hay dos antecedentes entre ambos equipos y seleccionadores en el pasado más reciente, las dos con victoria de Francia. La última, el 4 de septiembre de 2015 en Lisboa, con un gol de Mathieu Valbuena; la primera, el 11 de octubre de 2014, con un 2-1 en Saint-Denis, el mismo escenario de la final de mañana.

Mi pronóstico es que Francia lo tiene todo a su favor. Son los anfitriones, además que cuentan con una aplastante marca histórica entre ambas selecciones (18 victorias, 1 empate y 5 derrotas), y no es casualidad. A Portugal no la considero como una de las potencias europeas (si lo hice en la época de los Figo, Rui Costa, João Pinto, Vítor Baía, Paulo Sousa, Pauleta, Nuno Gomes, Fernando Couto...), hoy compiten pero no al nivel esperado. Nunca han ganado un torneo internacional, en los Mundiales medio incomodan, pero nada más. La única oportunidad de trascender fue en el 2004, cuando llegaron a la final como locales y la perdieron ante la sorprendente Grecia. Francia, por el contrario, tiene un equipo más completo y es mucho más eficaz a la hora del despliegue táctico; tiene muchas más herramientas y mejores argumentos tanto defensivos como ofensivos. Francia no depende de un sólo jugador, y aunque Portugal ha salido adelante con un trabajo colectivo, todavía depende mucho de un Cristiano Ronaldo, que sin estar al 100% es, y seguirá siendo, un jugador clave en el juego de los portugueses. Y es que tanta diferencia existe entre una selección y otra, que si Portugal gana la Eurocopa, sería una hazaña, y un fracaso enorme e histórico para los franceses.

20 junio 2016

Ni oportuno ni justo

Pedro ha desatado la polémica en el seno de la concentración de la selección española por sus declaraciones concedidas al programa 'Minuto Cero' de Movistar+. "Si no ves continuidad te planteas si merece la pena seguir viniendo para hacer grupo, para estar con los compañeros", dijo el internacional canario, quien ha expresado así su malestar por el papel totalmente secundario que le está tocando vivir y pone en el aire su continuidad en la selección si no cambian las cosas.

Es cierto que Pedro no está teniendo muchas oportunidades en esta Eurocopa, pero sus palabras son una falta de respeto inadmisible para sus compañeros y para el propio Vicente del Bosque, ése que tan bien le ha tratado en estos últimos años. El atacante del Chelsea no ha realizado su mejor temporada en la Premier League, y sin embargo recibió el premio del técnico salmantino, quien le ha dado la oportunidad de volver a ser campeón de Europa con España.

Pedro ha sido convocado porque su aportación a la selección siempre ha sido muy positiva, y hoy ha sacado los pies del tiesto cuando más calladito debía estar. El seleccionador, que siempre trata de ser justo, creía que Pedro pese a su malísima temporada se merecía estar en Francia por su pasado con España y el tinerfeño se lo paga de esta manera. En la lista de 23, el jugador del Chelsea fue uno de los discutidos por todo el mundo menos para el seleccionador que recibe ahora esta 'bofetada' del canario.

Posiblemente estas declaraciones hayan sido motivadas por la desesperación tras un mal año, por la frustración de haber pasado a segundo plano en todos los aspectos. Primero tuvo que irse del Barcelona, de donde no quería salir. Se fue al Chelsea pensando que seria importante, con la puerta abierta por su amigo Cesc, pero llegó allí y no solo el año del Chelsea como equipo ha sido un desastre, sino que Pedro tampoco supo ganarse la titularidad. Lo único que le quedaba era la selección y se ha encontrado con un Nolito, que sin ser precisamente un crack, la suerte le esta acompañado y esta en muy buen momento, motivo por el cual le ha 'comido la tostada' al frustrado Pedro.

Y el canario ha demostrado que, como muchos futbolistas, no piensa en el bien del grupo y sí únicamente en su propio beneficio. No hay en este caso declaraciones sacadas de contexto, la cara de Pedro durante la entrevista demuestra que no le gusta su papel y que él no puede (ni quiere) ser suplente en esta selección... y yo que pensaba que la titularidad hay que ganársela en los entrenamientos y en el campo!!!

Pues nada amigo, disfruta de esta Eurocopa, porque me da que puede ser la última de tu carrera (ojalá lo sea) ya que por suerte hay otros muchos jugadores dispuestos a 'partirse el pecho' por esta selección, incluso en el banquillo... jugadores como Saúl, Isco, Iñaki Williams, Paco Alcácer, Sergi Roberto, Mata, Santi Cazorla, Jesús Navas y otros muchos. Así que bájate un poco esos humos, que ni eres el más importante con tu club (nunca lo fuiste), ni eres imprescindible.

18 mayo 2016

DE GUANTE BLANCO: Lama

Nuestro protagonista de hoy se encargó de defender el marco del conjunto parisino en la década de los 90, pero una grave lesión de rodilla empezó a escribir el principio de su final en el PSG. Sus camisetas, su peinado y, por supuesto, el positivo que dio por cannabis llevaron a muchos a situarlo en la órbita de la cultura rastafari, algo que él mismo dejaría claro jugando un partido durante los actos de homenaje a Bob Marley que tuvieron lugar en Etiopía en 2005.

Bernard Pascal Maurice Lama nació el 7 de abril de 1963 en Saint-Symphorien-sur-Loire, comuna situada en la zona norte de Tours (Francia). Criado en la Guayana Francesa, comenzó a jugar en las playas de Remire-Montjoly como jugador de campo aunque corriendo por la arena y saltando entre las olas puso los cimientos de una espectacular agilidad, por lo que pronto pasó a defender la portería. Con 10 años pasó a jugar con el USL Montjoly, conjunto francoguayanés con el que gana el campeonato cadete y comienza a destacar en sus categorías inferiores por lo que equipos franceses como el Cannes o el Lille le siguen de cerca. Con 18 años recién cumplidos decidió rebelarse contra la voluntad de su padre (médico de profesión y alcalde de Montjoly) y se fue a Francia a probar suerte como jugador profesional.

En 1981 se incorpora a la disciplina del Lille OSC. La transición es brutal, el frío del norte de Francia y la melancolía  hacen que a Lama le cueste adaptarse por lo que en 1982 es cedido al SC Abbeville de la Division 2, pero no convence a los técnicos y no juega ni un solo partido. Un año más tarde es cedido, nuevamente, al RC Franc-Comtois (actual Racing Besançon), también de la Division 2. Bajo las ordenes de Paul Orsatti se consolida como portero titular y el equipo realiza una buena campaña por lo que el LOSC lo repesca y lo hace firmar su primer contrato profesional. En sus primeras campañas con 'Les Dogues' es suplente de Jean-Pierre Mottet y, aunque equipos como el Bastia y el Toulon piden su cesión, 'Les Nordistes' impiden su salida. En 1986 la salida de Mottet al Sporting Toulon Var hace que Lama se haga con la titularidad. Además es nombrado capitán del equipo y coincide con jugadores como Jocelyn Angloma, Roger Boli, Erwin Vandenbergh, Gaston Mobati y Abedi Pele.

La llegada de Bernard Gardon a la presidencia del club provoca la salida de varios jugadores 'Lillois', entre ellos Lama que abandona el club tras jugar 103 partidos y anotar un gol, que marcó de penalti al Stade Lavallois el 31 de mayo de 1989. Tras unos meses sin contrato encadena varios fichajes seguidos. Primero en el FC Metz, que lo ficha en 1989. Con el conjunto 'Grenat' realiza una espectacular segunda vuelta del campeonato francés, acabando con la cuarta mejor defensa pero, tras no llegar a un acuerdo para renovar su contrato, ficha por el Brest Armorique FC (actual Stade Brestois 29), donde coincide con jugadores como David Ginola, Corentin Martins, Bernard Ferrer o Stéphane Guivarc'h, pero el club es descendido administrativamente a la Division 2 al finalizar la temporada 1990-91, antes de declararse en quiebra algunos meses más tarde. Es entonces cuando aparece el PSG, con quienes firma un precontrato para la temporada 1992-93 con objeto de ser el sustituto de Joël Bats, por ello para la temporada 1991-92 decide firmar con el RC Lens, donde realiza una magnífica temporada con el conjunto 'Sang et Or', coincidiendo con jugadores como Jimmy Adjovi-Boco, Jules Baocandé, Roger Boli (con el que había compartido vestuario en las filas del Metz), Hervé Arsène, Mustafa El-Hadaoui, Robbie Slatter, Ludovic Delmotte, Pierre Laigle, Francis Gillot o Frédéric Déhu.

Tras esta campaña recibe una oferta del Olympique de Marseille pero Lama se niega a trabajar con Bernard Tapie y firma con el Paris Saint-Germain FC. La llegada de canal+, que compró el club en mayo de 1991, hizo que el club 'Rouge-et-Bleu' disfrutara de una importante inversión, siendo capaz de fijar objetivos mucho más altos. Allí coincidió con jugadores como David Ginola, Paul Le Guen, Alain Roche, Vincent Guérin, los brasileños Valdo y  Ricardo Gomes, o George Weah y disfrutó de una verdadera edad dorada ganando 1 Division 1 (1993-94), 2 Coupes de France (1992-93 y 1994-95), 1 Trophée des Champions (1995) y 1 Recopa de Europa (1995-96). Además, a título personal, obtuvo el premio al mejor futbolista francés en 1994 de la revista France Football. 

Rápidamente, y a las órdenes de  Artur Jorge y Joël Bats (nuevo entrenador de porteros) se asentó en la portería 'Parisien' alcanzando un altísimo nivel tanto técnico y físico como mental. La salida del técnico portugués y la llegada de Luis Fernandez al banquillo del Parc des Princes, así como la salida de grandes estrellas (Weah, Ginola, Valdo, Ricardo Gomes) y la llegada de nuevos jugadores como Youri Djorkaeff, Bruno N'Gotty, Patrice Loko, Leonardo o Dely-Valdés debilitan al equipo que pierde contra el AC Milan en las semifinales de la Champions League de la temporada 1994-95. Todo ello hace que Lama quiera salir del club y aunque mantiene algunos contactos con el FC Barcelona, el cupo de extranjeros (todavía no había entrado en vigor la Ley Bosman) frena su fichaje por el conjunto 'azulgrana'

La salida de Fernandez y la llegada al banquillo de la dupla Ricardo Gomes-Joël Bats son un soplo de aire fresco en el vestuario 'Rouge-et-Bleu', pero el divorcio de su mujer hace mella en Lama quien baja su rendimiento. Además se lesiona en la rodilla en septiembre de 1996 al detener un penalti frente al Cannes. Una reaparición demasiado precipitada y un positivo por consumo de cannabis en febrero de 1997 por el que estuvo dos meses sancionado, hacen que Lama no esté a su mejor nivel y el equipo cae en la final de la Recopa de Europa ante el FC Barcelona de los Vítor Baia, Fernando Couto, Popescu, Figo, Guardiola o Ronaldo.

Estos hechos provocan su salida del conjunto 'Parisien'. No aparecen ofertas que lo convenzan, Real Madrid y Glasgow Rangers se interesan vagamente por el portero que finalmente firmaría con el West Ham United FC el 21 de diciembre de 1997. Sin saber porqué permanece sin jugar un partido oficial hasta el 2 de marzo de 1998, fecha en que debutó en la Premier League ante el Arsenal FC. A partir de ahí jugó 14 partidos defendiendo la portería de los 'Hammers', y aunque pasó más tiempo en el banquillo que en el terreno de juego cuajó buenas actuaciones, y tras su aventura inglesa volvió a la disciplina del PSG, a pesar de tener otras ofertas del Tottenham Hotspur y Galatasaray.

Lama vuelve a un Paris Saint-Germain en transición deportiva e institucional. En la temporada 1998-99 pasan tres técnicos por el banquillo 'Parisien' (Alain Giresse, Artur Jorge y Philippe Bergeroo) y el equipo termina en novena posición, solo 4 puntos por encima del descenso. En la siguiente temporada Lama recupera su mejor versión y junto con él todo el equipo comienza a funcionar consiguiendo el subcampeonato por detrás del AS Monaco y clasificándose para la Champions League. Además, Lama fue galardonado por la revista France Football con el trofeo 'Gardien d'or' al mejor portero francés.

François Pinault, propietario del Stade Rennais FC, contacta con el veterano portero para jugar a las órdenes de su ex compañero Paul Le Guen. Allí se encuentra con jugadores interesantes como Lucas Severino, Luis Fabiano, Julien Escudé o Anthony Réveillère pero son demasiado jóvenes y no tienen mucha experiencia. A pesar de realizar una gran temporada, el club tiene problemas internos y los dirigentes le comunican que no renovarán su contrato. Unas semanas antes del final de temporada, el Manchester United le hace una oferta para defender la portería de los 'Red Devils' durante los últimos 10 partidos. La sanción a Barthez por agredir a Ian Harte, futbolista del Leeds United le abría, nuevamente, las puertas de la Premier League, pero Lama rechazó la oferta al no tener asegurado poder jugar el 50% de los partidos en la siguiente temporada. Comenzó la temporada 2001-02 entrenando en las filas de la US Créteil, pero al no encontrar un equipo de su agrado decidió 'colgar las botas' el 31 de agosto de 2001.

Internacional por Francia, debutó con la selección 'bleu' el 17 de febrero de 1993 ante Israel en el Itztadion Ramat Gan de Tel Aviv. Jugó un total de 44 partidos. Fue el meta titular en la Eurocopa de Inglaterra'96 y se proclamó campeón del Mundo en Francia'98, aunque no jugó ni un solo minuto y fue suplente de Fabien Barthez. También se proclamó campeón de Europa en la Euro de 2000 disputada en Holanda y Bélgica, torneo en el que jugó solamente los 90 minutos ante Holanda en el Amsterdam Arena. También conquisto con el combinado galo la Kirin Cup de 1994 (prestigioso torneo organizado en Japón por la Corporación Kirin). Su último partido lo jugó el 2 de septiembre de 2000 frente a Inglaterra, fecha en la que además se despedían de la selección gala Laurent Blanc y Didier Deschamps.

Tras su retirada de los terrenos de juego, en 2006 tuvo su única experiencia en los banquillos como seleccionador de Kenia. Perdió en su estreno ante Eritrea en el partido de clasificación para la Copa de Africa de Ghana 2008 y decidió abandonar el puesto tras esta derrota. En 2003 fundó, junto a Patrick Vieira, Jimmy Adjovi-Boco y Saer Seck, la Fundación Diambars, proyecto vinculado a la UNESCO para unir el deporte y la educación, y que cuenta con una academia para la formación y promoción de jóvenes jugadores en Senegal. Se le puede ver jugar habitualmente con los veteranos del PSG y la selección gala y ha participado en numerosos partidos benéficos por todo el mundo.