29 noviembre 2010

Rodwell, el futuro de los 'pross'

Todos los técnicos ingleses ven en el polivalente jugador 'toffee' al hombre que tomará el relevo de Rio Ferdinand o John Terry en la defensa o que será el medio centro futuro de los 'pross' que siente a Gareth Barry. Jack Rodwell es un futbolista inglés atípico porque es muy técnico para la posición que ocupa, pero no está exento de contundencia cuando al equipo le hace falta.

Rodwell es un mediocentro de corte defensivo que destaca por su habilidad en la recuperación del balón. Su inteligencia en la lectura del juego le hace posicionarse en el lugar perfecto para interceptar los pases del contrario. Es un jugador fuerte físicamente hablando (188 cm. y 79 kg.), lo cual le permite ir al choque con el rival y recuperar el esférico. Un futbolista que, además, se desliza con coherencia, yendo al suelo con acierto para tapar los contragolpes. Un aspecto en su contra es su falta de velocidad en desplazamientos laterales, ya que le falta ese punto de explosividad para tapar los pases horizontales. Sin embargo, una característica que le hace mejor jugador es su versatilidad, puesto que puede desenvolverse tanto en la medular como en el eje de la zaga. Por su talla, es todo un valladar en el juego aéreo de ambas áreas. Pese a ser un jugador de perfil defensivo, toca con inteligencia siempre que tiene el balón en los pies y se suma al ataque, cuando la ocasión para hacerlo es propicia, sacando a relucir su potente disparo desde media y larga distancia.

Jack Christian Rodwell nació el 11 de marzo de 1991, en Southport (Inglaterra). Su carrera deportiva está marcada por la precocidad. A los 7 años entró a formar parte de la academia del Everton FC. Sus magníficas condiciones le llevaron al Everton sub-18 con tan sólo 14 años. Pese a ser más joven que sus rivales y sus compañeros de equipo, no defraudó y un año después ya alternaba el sub-18 con el equipo reserva. Por ello, llamó la atención de los técnicos de las categorías inferiores de Inglaterra, ganándose la capitanía de la selección sub-16. Ahora es uno de sus líderes en el equipo que va a disputar la fase final del Europeo sub-21.

Su debut con el primer equipo llegó en un encuentro de la Copa de la UEFA frente al AZ Almaark holandés. Pero su gran momento llegaría en la campaña 08/09. La prensa local echaba en falta al mediocentro Lee Carsley, que había hecho las maletas rumbo a Birmingham. David Moyes tomó una sorprendente decisión en el partido ante el Blackburn Rovers, dando la titularidad a un chico de 17 años. Rodwell no se achicó y realizo un buen partido, dejando un gran sabor de boca en todos los aficionados. A partir de ahí entró con frecuencia en las convocatorias, siendo bien dosificado por su técnico, con la prudencia que se debe tener en estos casos.

Su mejor escaparate fue, sin embargo, la FA Cup, competición en la que gozó de la titularidad incluso en las semifinales contra el todo poderoso United. Uno de sus mejores momentos llegó con su tanto ante el Aston Villa, que ayudó a que su equipo eliminara al conjunto entonces dirigido por Martin O'Neill. No obstante, hay que destacar su participación en el equipo durante la segunda vuelta de la Premier, cuando los toffees estaban escasos de efectivos.

Esta temporada está jugando menos que la pasada en que fue titular en 26 partidos. Pero nadie duda de la proyección de Jack Rodwell, al que el fútbol le viene de familia ya que su tío Tony fue extremo en Blackpool y Wigan Athletic, entre otros.

Varios equipos de la Premier League con los dos clubs de Manchester, el City y el United a la cabeza, seguidos de cerca por el Chelsea, han hecho repetidas ofertas por este joven valor. También el Real Madrid lo está siguiendo de cerca por indicación directa de José Mourinho que tiene buenos informes suyos desde que estaba en el banquillo de Stanford Bridge.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada