18 diciembre 2010

DE GUANTE BLANCO: Toni Schumacher

Mito del Colonia y la selección alemana, Toni Schumacher fue uno de los mejores porteros alemanes de la década de los 80. Se destacó por ganar la Eurocopa 1980, por perder dos finales mundialistas consecutivas, y por alguna barrabasada como el recordado incidente con Battiston, pelearse con los 'intocables' de su selección o ser expulsado por la federación germana.

Harald Anton Schumacher nació el 6 de marzo de 1954 en Düren (Alemania). Adoptó el apodo de Toni como muestra de respeto hacia Toni Turek, el primer portero de la Selección de la RFA, que fue campeón del Mundial de Suiza’54. Comenzó a jugar en el Schwarz-Weiss Düren de su ciudad natal, alternando su labor de guardameta con el trabajo de herrero. En 1972, el entonces guardameta de la selección sub-18 fichó por el 1.FC Köln, donde no tardó mucho en ganarse a la afición. Con Toni, el Colonia conquistó tres veces la Copa de Alemania, en 1977, 1978 y 1983, además de la Liga alemana en 1978 y acabó en segunda posición de liga en 1973 y 1982. En 1986 fue finalista de la Copa de la UEFA 1985-86, que perdió contra el Real Madrid.

En el Colonia permaneció hasta 1987, año en donde se marcha al Schalke 04, donde sólo permanece una temporada. Y después de militar muchos años en la Bundesliga, Toni se enrola en las filas del Fenerbahçe turco, hasta 1991. En ese mismo año, regresa a Alemania, para jugar en el Bayern de Munich, donde sólo disputó 8 partidos. Volvió al Schalke 04, pero en 1994 ficha por el Borussia Dortmund, donde se retira dos años más tarde.

El 26 de mayo de 1979 debutó con la selección alemana sustituyendo al legendario Sepp Maier. Fue internacional en 76 ocasiones vistiendo la camiseta de la República Federal Alemanal. Jugó dos Mundiales (España’82 y México’86), y en ambos fue subcampeón. Ganó la Eurocopa de Italia’80, y también participó en la de Francia’84, pero la actuación de la ‘Manschaaft' fue mediocre y no pasaron de la primera ronda.

Fue tan buen portero como coleccionista de polémicas durante su carrera. Durante las semifinales del Mundial de España’82 contra Francia, dejó inconsciente al jugador francés Patrick Battiston. En un balón bombeado, Schumacher salió de su área para evitar que Battiston marcara. En lugar de intentar despejar la pelota, el portero alemán se llevó por delante al francés, causándole una conmoción cerebral, la rotura de una vértebra y dejándole con dos dientes menos. El árbitro holandés Charles Cover ni siquiera amonestó al jugador teutón. “Pensé que llegaba al balón, pero Battiston llegó un segundo antes. Salté sin saber dónde estaba el balón, con las rodillas de frente, pero me giré y le di con la cadera. Veinticinco años después haría lo mismo. Estaba seguro de que llegaba. Sí cambiaría lo que hice mientras Patrick estaba tumbado inconsciente. Volví a mi portería y jugué con el balón porque tenía miedo", recuerda el portero alemán.

El portero alemán fue fundamental en la victoria de su equipo en los penaltis (detuvo dos lanzamientos del rival) en aquella semifinal épica en Sevilla contra los franceses. En la final, perdieron contra Italia por 3-1 en el Estadio Santiago Bernabéu.

En el Mundial de México’86, tuvo varios enfrentamientos con el seleccionador alemán Franz Beckenbauer, con el portero suplente Uli Stein y, sobre todo, con el delantero estrella del equipo Karl-Heinz Rummenigge, que casi acaba con su salida de la concentración.

También publicó en 1987 un libro autobiográfico llamado 'Anpfiff', que en España apareció publicado bajo el nombre de 'Tarjeta Roja', en el que narraba con increíble sinceridad sus andaduras en el fútbol, desde sus comienzos hasta el Mundial del 86, así como su vida familiar. También hablaba sin tapujos de temas tan controvertidos como el dopaje con efedrina, el sexo y los árbitros, además de revelar secretos explosivos sobre jugadores alemanes compañeros de selección, entrenadores y directivos. Sus denuncias le valieron la expulsión del Colonia, una inhabilitación para la 'Manschaaft' pese a ser el Jugador del Año. "Nos drogaron en el 84 con el Colonia. Los chicos corrían como diablos y, por supuesto, ganamos el partido".

Tras su retirada trabajó como entrenador de porteros en el Borussia Dortmund y Bayer Leverkusen, dirigió al Fortuna de Colonia, que por aquel entonces militaba en segunda división. Desde 2004 trabaja como socio y administrador de la agencia de marketing deportivo Sportsfirst, entre cuyos clientes se encuentran el Schalke 04 y la Federación Alemana de Fútbol. Además colabora con la cadena de televisión ARD/ZDF.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada