31 agosto 2010

La ansiedad del debut en Primera División

Francisco Femenía Far, más conocido como Kiko Femenía, debutó el pasado sábado en Primera División, y no olvidará jamás este día. Hasta aquí todo parece normal, cualquier jugador con sus 19 años ha soñado con este momento desde que era un niño. Lo que no contaba es con el ataque de ansiedad que le sobrevino tras 15 minutos en el campo y que a punto estuvo de dejarlo 'fuera de juego'.

Entró en el terreno de juego en el minuto 57 del partido de la primera jornada de la Liga BBVA 2010/11, que enfrentaba a su equipo, el Hércules C.F. con el Athletic Club en el estadio José Rico Pérez de Alicante.

Después de tres balones segidos fallados, al jóven jugador le pudo la presión y se vino abajo, incluso le faltaba el aire, pero su compañero de equipo Rufete, que se encontraba calentando en la banda, se convirtió en su mejor apoyo moral.
Y es que Kiko Femenía es una de las perlas de la cantera del conjunto alicantino, en la que lleva desde su etapa como infantil, juega habitualmente de extremo derecho, aunque también puede jugar como lateral. Ha sido Internacional sub-18 y sub-19.

Tras una temporada 2009/10 de ensueño en la que el Hércules permaneció toda la liga en los primeros puestos y participando en 36 partidos, consiguió el ascenso a Primera división. Al término de la temporada, fue uno de los últimos cuatro descartados de Luis Milla en la selección sub-19 del Europeo de Francia 2010 debido a una lesión muscular.
video

23 agosto 2010

Aurrecochea, un portero de cómic

Ahora que estamos en plena pasarela Cibeles inauguramos una nueva sección en la que vamos a hablar de la revolución que se ha vivido en los últimos años en los campos de fútbol en cuanto a la moda futbolística. Vamos a comenzar con el excéntrico portero uruguayo Aurrecochea, quien ha lucido camisetas de Superman, Chapulín Colorado, Popeye, Homer Simpson, Garfield, el Correcaminos, Tom & Jerry, Krusty, Spiderman, la Pantera Rosa, Hulk o Mickey.

Últimamente las marcas deportivas sorprenden cada año a los aficionados con sus nuevos diseños que, o bien rompen con la tradición o la traen de nuevo al recuerdo. También los porteros se han apuntado a esta moda. Como ejemplo se podría poner al gran portero mexicano Jorge Campos y a las camisetas reflectantes que él mismo diseñaba inspiradas en los colores de las playas de Acapulco de donde el meta mexicano era originario. Iker Casillas puso de moda la manga corta para los arqueros y el meta de Osasuna Ricardo López ha destacado últimamente por sus diseños fucsia o amarillo reflectante. Aunque ninguno de los arqueros, que basan sus diseños en el color, se asemeja al nuevo rey de las camisetas de porteros: Aurrecochea.

Pablo Fernando Aurrecochea nació en Artigas (Uruguay) el 3 de marzo de 1981. Comenzó su carrera jugando en Nacional y ha pasado por equipos como Argentinos Juniors, Talleres de Remedios, Tacuary, Cerro Porteño y el Bucaramanga colombiano, desde 2009 juega en el Guaraní paraguayo, con el que consiguió el Torneo Apertura 2010. Este triunfo le dio acceso a la Copa Sudamericana, donde en una reciente eliminatoria contra River Plate apareció con el logo de Batman en la camiseta.

No era su primer diseño, ya que el guardameta comentó en una entrevista concedida a Efe que "partido tras partido estoy vistiendo una camiseta nueva. Tengo muchas opciones y me apetece, llama mucho la atención y a la gente le gusta. Me hace sentir bien con lo que hago. Lo elijo yo, con mi señora, que es la que me diseña las camisetas". Precisamente es su mujer la protagonista de tan ingeniosa idea: "Fue idea de mi esposa, Noelia Viera; si hubiese sido por mí, quizás no se me habría ocurrido", dijo el guardameta, quien mencionó que ya se ha vuelto habitual para él conversar cada semana con su mujer sobre el próximo dibujo que lucirá.

Hasta ahora, sólo ha tenido un pequeño problema con sus controvertidas camisetas. En un partido liguero ante Cerro Porteño del 22 de mayo de este año se disponía a salir con una caricatura de Mickey Mouse, pero se lo prohibieron porque los colores recordaban a los del Olimpia, acérrimo rival del equipo local.

En la lista de caricaturas que ha lucido en su camiseta destacan Superman, el Chapulín Colorado, Homer Simpson, Garfield, Popeye, Bob Esponja, el Correcaminos, Tom y Jerry, Krusty, Spiderman, Hulk o el citado Mickey.

14 agosto 2010

DORSALES MÍTICOS: 5 Franz Beckenbauer

Tres Copas de Europa, dos Balones de Oro, campeón mundial como jugador y técnico... sus logros le elevan a la categoría de leyenda. Él convirtió al Bayern München en el rey del campeonato alemán. Inventó la posición de líbero y creó escuela. Marcó 95 goles pese a jugar de defensa.

El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, que juegan once contra once y que al final siempre gana... Alemania. Y es que nadie como el 'Kaiser', Balón de Oro en 1972 y 1976, para representar ese gen competitivo y victorioso que define a los futbolistas germanos. Sus números, los de una leyenda del Bayern y la 'Mannschaft', son apabullantes, tanto como jugador como técnico. Hasta como presidente del club bávaro cosechó varios galardones. Un hombre, en definitiva, que ha hecho del éxito un estilo de vida. Como futbolista fue siempre un ejemplo de elegancia y eficacia, un centrocampista reciclado que acabó reiventando el fútbol desde su posición de líbero (anotó 95 goles en 692 encuentros). Por algo es el único defensa que se cuela de forma unánime en la lista de los más grandes.

El 'Kaiser' nunca rifaba la pelota y solía salir jugando desde su propia área, entre otras cosas porque su exquisita técnica le permitía dar pases de 40 metros con suma precisión. Jugadores como Koeman, Baresi o Hierro fueron destacados herederos de un estilo que revolucionó la forma de concebir el deporte rey.

Franz Anton Beckenbauer nació el 11 de septiembre de 1945 en München (Alemania). Hincha declarado del TSV 1860 München durante su niñez, que por entonces era el club señero de la capital bávara, acabó enrolándose con 14 años en las filas del Bayern, que vivía momentos difíciles en la segunda división teutona. Pasó un lustro en la cantera y luego debutó en el primer equipo -corría el año 1964- de la mejor forma posible, pues colaboró en el ascenso del equipo a la recién formada Bundesliga.

De ahí en adelante se forja una leyenda. Cuatro Bundesligas, cuatro Copas de Alemania, tres Copas de Europa, una Recopa y una Intercontinental, con Beckenbauer como estandarte de un equipo que vive su etapa más gloriosa. Éxitos que se extienden a la selección, pues con sólo 20 años participa activamente en la consecución del subcampeonato en el Mundial de Inglaterra. El 'Kaiser' anota cuatro tantos en la cita y es declarado mejor jugador joven del torneo, amén de aparecer en el once ideal, algo que repetiría en México'70 y Alemania'74.

En el Mundial mexicano alcanza el tercer puesto y pasa a la historia por jugar lesionado frente a Italia en una semifinal épica que se resolvió en la prórroga. Beckenbauer tiene un hombro dislocado y lleva el brazo en cabestrillo.

En 1974 llega al fin su gran momento, pues lidera a la 'Mannschaft' a su segundo título mundial, aunque Johan Cruyff le arrebata el galardón de mejor jugador del torneo. Dos años antes, Alemania había ganado la Eurocopa de Bélgica y dos después se queda con la miel en los labios por el archiconocido penalti de Panenka. En definitiva, cinco grandes torneos y siempre en el podio.

Su marcha al New York Cosmos en 1977, donde coincide con Pelé, le cierra las puertas de la 'Mannschaft', pero aún tiene tiempo de regresar a la Bundesliga de la mano del Hamburgo en 1980 y ganar el torneo por quinta vez.

Con 39 años asume el cargo de seleccionador y los resultados no se hacen esperar. Subcampeón del mundo en México'86, semifinalista de la Eurocopa del 88 y campeón del mundo en Italia'90, convirtiéndose, de paso, en el primer hombre en ganar el trofeo como jugador y entrenador.

Todavía le queda cuerda para ganar una Bundesliga y una Copa de la UEFA con el Bayern, antes de abandonar la parcela técnica y dar el salto a los despachos.

10 agosto 2010

Romelu Lukaku, el gigante belga

Toda Bélgica y media Europa no paran de hablar, del que sin duda es, el joven talento del año. Técnicos prestigiosos y veteranos de toda Europa se han rendido ante el futuro que se le presenta a la gran estrella del RSC Anderlecht. Algunos medios especializados dicen que es el nuevo Drogba, otros sin embargo lo comparan con Emile Mpenza y todo lo que conlleva su figura al fútbol belga, pero lo cierto es que Lukaku se ha convertido en el joven del año y esto, ha provocado que todos los grandes de Europa se hayan lanzado a su caza.

Romelu Menama Lukaku nació el 13 de mayo de 1993 en Amberes (Bélgica), tiene doble nacionalidad ya que sus padres son de la RD del Congo. La afición al fútbol le viene por su padre, Roger Lukaku, quien fue internacional por Zaire y jugó como profesional en Turquía y Bélgica. Sus comienzos futbolísticos fueron en el K. Rupel Boom FC, en el que ingresó cuando apenas contaba 6 años, para tres años más tarde pasar a las filas del KFC Wintam, pues su padre jugaba en el primer equipo. Cuando tenía 11 años se unió al K. Lierse SK, en el que estuvo hasta los 13. En Lierse marcó 130 goles en 68 partidos. En 2005 se trasladó a Bruselas, en donde jugó primero con el FC Brussels (con el que marcó 68 goles en 68 partidos, y normalmente, jugando con gente 4 años mayor que él, ya que gracias a su físico, jugaba varias categorías por delante de lo que le pertenecía), para posteriormente pasar a la 'Purple Talents Project', la academia del RSC Anderlecht.

Su debut con el primer equipo fue el 24 de mayo de 2009, en la primera división Belga contra el Standard Liège entrando en el minuto 69. Pese a sus apenas 17 años de edad, está resultando ser toda una revolución en la liga belga con el RSC Anderlecht. La temporada pasada hizo un campeonato asombroso, nadie se explica como un joven de su edad, puede llegar a jugar como todo un veterano con cientos de partidos en su espalda, pero Lukaku, pese a su corta experiencia, tiene ante sí el reto de convertirse en la próxima estrella europea, algo que no parece muy descabellado de conseguir viendo sus facultades. Un niño prodigio, al que muchos desean, pero que de momento, solo lo disfrutan en Bélgica.

Sus grandes actuaciones, la temporada pasada, le convirtieron en un habitual con la selección sub-21 belga, donde marcó un gol en su debut. El pasado 24 de febrero debutó con la selección absoluta en un amistoso contra Croacia. Todo esto no sería de extrañar si no fuese porque Lukaku solo cuenta con 17 años, recien cumplidos. Quizá es aventurarse demasiado, a tan temprana edad y con todo un proceso de formación por delante, pero la realidad y lo visto hasta la fecha apuntan a que estamos ante un delantero de referencia en un futuro no demasiado lejano.

Lukaku es un delantero centro zurdo de una grandísima envergadura y un poderío físico insultante (192 cm de estatura y 95 kg de peso y un 49 de pie, que pueden llegar a intimidar a cualquiera). Este enorme proyecto de futbolista se desenvuelve por el campo con una soltura pasmosa, aunque normalmente suele jugar como delantero centro, mostrando unos movimientos muy interesantes con y sin balón, también ha jugado de mediocentro. Muy fuerte físicamente y dotado de una gran potencia, el juego aéreo es una de sus múltiples virtudes, siendo un gran cabeceador y dominándolo a la perfección, resultando siempre un peligro a balón parado. Siempre entra con mucha fuerza y potencia desde atrás, tiene un golpeo de balón fortísimo, no se lo piensa dos veces y dispara desde cualquier lado. Muy anticipativo siempre a su marca y a los defensas, es un jugador rapidísimo, con un gran cambio de ritmo con el balón en los pies, pero principalmente, un grandísimo sprint, que junto a su fuerza y potencia, lo hacen imposible de parar. Su desparpajo es impropio de su edad, sobre todo, porque utiliza perfectamente su cuerpo y se beneficia siempre de ello. Le gusta caer a banda izquierda, desde donde tiene la habilidad de poner buenos centros al área, con precisión.

El futuro de este joven no puede ser más esperanzador tras llevar 3 años en la cantera de su actual club, al que llegó procedente del FC Brussels. Los técnicos del Anderlecht lo miman al más alto nivel al igual que su padre, el cual lo asesora y lo protege de todo lo que pueda influir negativa
mente en la prometedora carrera de este diamante en bruto y niño prodigio. Tras el enorme seguimiento que ha sufrido en los últimos meses por parte de los grandes clubes europeos, la directiva del Anderlecht se ha apresuró a blindarlo, haciéndole rápidamente un contrato profesional hasta el 2012.

DORSALES MÍTICOS: 9 Alfredo Di Stéfano

Ha sido el mejor jugador de todos los tiempos, el más completo. Atacaba, defendía, lo hacía todo bien. Era un líder dentro y fuera del campo, aunque él, en su modestia, siempre se ha definido como “un jugador de equipo”.

Alfredo Estéfano Di Stéfano Laulhé nació el 4 de julio de 1926 en Buenos Aires (Argentina), siendo el mayor de tres hermanos. Hijo del emigrante italiano del mismo nombre y de la emigrante francesa Eulalia Laulhé Gilmont. Vivió sus primeros años en la barriada bonaerense de Barracas.

Creció jugando con los chicos del barrio en terrenos baldíos, en 'la academia de la calle', con pelotas de goma que costaban dos centavos. Su primer equipo organizado se llamaba 'Unidos y Venceremos', antes de trasladarse al barrio de Flores, donde jugaría en el 'Imán'. Su juego asombra y su talento no pasa inadvertido. En 1944 hizo una prueba con River y rápidamente le aceptaron.

Debutó en 1945 ante Huracán, equipo en el que un año después jugaría cedido. Allí sus técnicos ya adviertieron que están ante un futbolista excepcional. En 1947 regresó a River, con el que se proclamaría campeón y máximo goleador. Ese año debutó con la Selección Argentina que ganó el Campeonato Sudamericano de Guayaquil (Ecuador), en el que anotó seis goles. Pronto le bautizarían con el sobrenombre de 'La Saeta Rubia' por la explosiva velocidad que imprimía a su juego.

Una huelga general paralizó el fútbol argentino y Di Stéfano fichó por el Millonarios de Bogotá, el mejor equipo de Colombia. Era una auténtica selección mundial, donde coincidió con grandes jugadores como Rossi, Báez o Pedernera. Los éxitos deportivos de aquel 'Ballet Azul' traspasaron fronteras. Con este equipo jugó 294 partidos y marcó 267 goles. En 1952 jugó por primera vez en España, en Chamartín, con motivo del torneo que conmemoraba el 50 Aniversario del Club. Ese día enamoró al madridismo, un flechazo que muy pronto llegaría a concretarse. El sueño del madridismo se vio cumplido en 1953, cuando el Real Madrid consiguió fichar al mejor futbolista del momento tras una larga disputa con el Barcelona, club que también pujaba por sus servicios. Debutó el 23 de septiembre de 1953 ante el Nancy francés. Sería el primero de los 510 partidos que disputó con el Real Madrid, en los que marcó 418 goles. Con el conjunto blanco ganó ocho Ligas, cinco Copas de Europa, una Copa de España, una Copa Intercontinental, dos Copas Latinas, una Pequeña Copa del Mundo, entre muchos otros títulos. Además, se proclamó cinco veces 'Pichichi' en las temporadas 1953/54, 1955/56, 1956/57, 1957/58 y 1958/59.

Aquel Real Madrid ha pasado a la historia como uno de los mejores equipos de todos los tiempos. Santiago Bernabéu logró reunir a una generación de futbolistas irrepetibles: Gento, Rial, Kopa, Puskas, Santamaría, Juanito Alonso, Zárraga… y Di Stéfano, considerado por todos como el líder natural, aunque él rechazaba los elogios y los personalismos, anteponiendo siempre el trabajo del conjunto. Era un futbolista total, ejemplar dentro y fuera de los terrenos de juego. La UEFA le otorgó el Balón de Oro en 1957 y 1959.
En el plano deportivo, siempre lamentó no haber podido disputar ningún Campeonato del Mundo con la selección española, cuya camiseta defendió en 31 ocasiones. Su último partido oficial con el Real Madrid fue el 27 de mayo de 1964 en el Prater vienés en la final de la IX Copa de Europa. Tras dos temporadas en el RCD Español, se despidió definitivamente del fútbol en un partido homenaje que disputaron Real Madrid y Celtic de Glasgow en 1966.

Una de las grandes virtudes de Alfredo Di Stéfano fue su capacidad de asimilar, para luego transmitir, todos y cada uno de los consejos que le fueron dando cuantas personas, ligadas o no al fútbol, que fueron desfilando por su vida. Sus primeros entrenadores en Argentina (Peucelle y Cesarini) le marcaron la senda del triunfo y le avisaron de las bifurcaciones que conducían al fracaso. En el Real Madrid aprendió que las normas y la buena imagen estaban por encima del triunfo. Después, él escribió, con su ejemplo, unos códigos que se han ido transmitiendo de generación en generación. Gran parte de esta filosofía de sacrificio, trabajo y espíritu ganador se convirtió en consejos deportivos y humanos que tuvo tiempo de enseñar en su etapa como entrenador. Bajo su disciplina desfilaron centenares de jugadores que aún conservan sus enseñanzas en la memoria como su bien más preciado.

Además de al Real Madrid, Di Stéfano dirigió al Elche (1967), Boca Juniors (1968), Rayo Vallecano (1975), Castellón (1976), River Plate (1981) y Valencia (en tres ocasiones). En todos estos equipos dejó el sello de su carácter competitivo, el amor por su trabajo y su espíritu ganador. En todos fue respetado y sigue siendo querido.
Desde el 2000, Alfredo di Stéfano es Presidente de Honor del Real Madrid.

06 agosto 2010

Frimpong, el nuevo diamante 'Gunner'

Desde hace ya varios años, el Arsenal tiene una habilidad especial para encontrar perlas jóvenes y convertirlas en realidad: Adebayor, Fabregas, Henry, van Persie y muchos otros llegaron jóvenes al club y allí explotaron. La última maravilla se llama Emmanuel Frimpong y a sus 18 años forma parte del grupo de jugadores más prometedores del centro de formación de los 'Gunners'.

Emmanuel Yaw Frimpong nació el 10 de enero de 1992 en Accra (Ghana), siendo todavía un niño emigró, junto a su familia, a Londres. Comenzó a jugar en la Gladesmore Community School de Tottenham, en donde fue descubierto por los ojeadores del Arsenal a los 9 años. En la Academia del Arsenal ha ido pasando por las distintas categorías hasta que en 2008 llegó al equipo reserva. En septiembre de ese mismo año su nombre sonó con fuerza para formar parte en la lista de inscritos por el conjunto 'Gunner' en la League Cup. Su debut con el equipo de reservas se produjo el 5 de octubre de 2009 frente al Chelsea.

Ya está dando sus primeros pasos al máximo nivel, y aunque todavía no ha debutado en la Premier League, ya ha realizado la pretemporada con el primer equipo y demostró sus condiciones durante la reciente Emirates Cup. El joven jugador tuvo destacadas actuaciones que llevaron a Arsène Wenger a ensalzar sus méritos, y a sugerir a los dirigentes de la federación inglesa que lo convenzan de que juegue con los 'pross' antes que su país de nacimiento lo reclute para jugar con las 'Black Stars'. "Tienen un joven que puede elegir entre Inglaterra y Ghana. Si yo fuera ustedes no dudaría y lo invitaría a jugar con Inglaterra pronto".

Potencia, versatilidad y capacidad de sacrificio hacen de este mediocentro defensivo una promesa en un equipo que se caracteriza por este tipo de exponentes. Muchos lo mencionan como el sucesor de Alexandre Song y sostienen que, a partir de esta temporada, podría dejar al francés Abou Diaby entre los suplentes del equipo de Wenger, ya que ha mostrado una madurez y un autocontrol impresionantes, incluso cuando se ha enfrentado a jugadores de la talla de Seedorf, Gattuso o Flamini.

En la actualidad su progresión se ha visto cortada tras haber sufrido una rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla, en un entrenamiento con el primer equipo del Arsenal, que según parece lo tendrá apartado de los terrenos de juego entre seis y nueve meses. Aún así, la disputa está abierta y aunque Frimpong ya ha vestido la camiseta inglesa de las selecciones sub-16 y sub-17, todo parece indicar que los dirigentes de Ghana no pondrán fácil que el fútbol africano siga dejando escapar sus más preciados jugadores a manos de los europeos.

04 agosto 2010

DORSALES MÍTICOS: 14 Johan Cruyff

Tres Copas de Europa, ocho Ligas holandesas, una Intercontinental, una Supercopa de Europa y varias Copas de Holanda son méritos más que suficientes para que el Ajax retirara el dorsal 14, un número eternamente ligado a Johan. Capaz de rendir en cualquier posición, salvo la de portero, Johan Cruyff siempre se movió más por ambos extremos y la delantera, desde donde agrandó las enciclopedias del Ajax y el fútbol mundial a base de regates, goles y cambios de ritmo, una de sus especialidades.

Hendrik Johannes Cruyff, nació el 25 de abril de 1947 en Weidestraat, un pequeño barrio a las afueras de Amsterdam (Holanda), a medio kilómetro del campo del Ajax. La infancia de Johan estuvo ligada al AFC Ajax, pues con sólo 10 años fue escogido entre otros 300 niños para formar parte de las categorías inferiores del club. Su madre trabajaba como personal de limpieza en el club y convenció al entrenador para que seleccionara a su hijo.

Dentro de la estructura del Ajax pasó rápidamente por todas las
categorías inferiores (incluidos trabajos como el de limpiabotas y cuidador del vestuario), hasta que consiguió llegar a la primera plantilla y debutar con 17 años, marcando el único gol de su equipo el día de su debut frente al Groningen. Se producía así el inicio de la carrera del considerado mejor jugador europeo de la historia, que contribuiría en hacer al Ajax el claro dominador del fútbol del viejo continente, consiguiendo 6 Ligas, 4 Copas, 3 Copas de Europa, 1 Intercontinental y 1 Supercopa de Europa.

La figura de
Cruyff se convirtió en un referente del mundo del fútbol, consiguiendo en tres ocasiones el Balón de Oro, otorgado por la revista francesa France Football, en los años 1971, 1973 y 1974 (estos dos últimos vistiendo ya la camiseta del Barcelona).

La ruptura con el Ajax llegó en la temporada 73-74, cuando el club negoció el traspaso de Cruyff al Real Madrid. Al saberlo el jugador, hizo muestra de una rebeldía que también le caracterizó durante toda su carrera, y decidió fichar por su máximo rival, el Barcelona. Su traspaso se convirtió en el más caro en la historia hasta ese momento (unos 360.000 euros) y firmó un contrato de 12.000 dólares mensuales.

Cruyff se convirtió en el Barcelona en un auténtico ídolo, y es que la afición azulgrana veía en él la única esperanza de que su equipo saliese a flote, pues se encontraba penúltimo en la clasificación de una liga, que hacía catorce años que no ganaba. El equipo dio un giro desde entonces, consiguiendo no perder ni un solo encuentro desde la llegada del 'Flaco', y logrando ganar por fin el campeonato liguero. Acabó la temporada con 24 goles en su haber, destacando un gol 'casi imposible' al Atlético de Madrid.

En las 2 temporadas siguientes el club no consiguió ningún título, aunque Johan continuó marcando la diferencia como estrella futbolística. En la temporada 75-76 jugó 29 partidos de Liga, en los que marcó 6 goles; 10 partidos de Copa, en los que marcó 3 y 9 encuentros de Copa de Europa, marcando 2 goles más. Esa misma temporada comienzan sus problemas con el entrenador, Hennes Weisweiler que derivaron en la destitución del técnico alemán. La temporada la finalizó con 30 partidos de Liga, en los que marcó 14 tantos; 9 de Copa del Rey, en los que anotó 6 goles; y 7 de Copa de Europa, en los que convirtió 5 goles.

En la temporada 77-1978, su última temporada como azulgrana, el Barça consiguió la Copa del Rey, y Johan marcó 11 goles en las 3 competiciones. Sus problemas con la directiva le hacen abandonar el fútbol español.

Tras un breve período de inactividad, acabó fichando por Los Angeles Aztecs en 1979, donde al
término de la temporada marcó un total de 16 goles en 27 partidos y fue elegido el Mejor Jugador de la Liga Americana. La temporada siguiente, en 1980, fichó por los Washington Diplomats, con los que jugó 27 partidos y marcó 10 goles. Se le otorgó por segundo año consecutivo el premio al Mejor Jugador de la Liga. El año 1981 lo empezaría en la Segunda División española, jugando varios meses con el Levante UD al que llegó en el mes de marzo y donde anotó 2 goles en 10 partidos, para posteriormente finalizarlo en Washington de nuevo, jugando 5 partidos en los que marca 2 goles.

Cuando la carrera de Cruyff parecía estar llegando a su fin, fichó de nuevo por el Ajax con la edad de 34 años. Durante sus dos temporadas en el club de su infancia consiguió ganar la liga en ambas, además de una Copa. En su última temporada en el Ajax, la 1982-83, Cruyff creó el penalti indirecto: en lugar de tirar a puerta sirvió una asistencia para su compañero Jesper Olsen, quien le devolvió el pase para que Cruyff pudiera marcar. Esa última temporada resultó especialmente complicada para el jugador, ya que se produjo la muerte de quien había sido para él su segundo padre, el cuidador del campo del Ajax. Cruyff cayó en un bajo estado de ánimo, y el presidente del Ajax llegó a declarar que al jugador le faltaban capacidades para seguir jugando en la primera división neerlandesa, razón por la cual no le renovó el contrato. Y es así como salió a relucir de nuevo el espíritu rebelde de Cruyff, que decidió fichar por el máximo rival del Ajax, el Feyenoord de Rotterdam, contando ya con 37 años. En la que fue su última temporada consiguió hacer doblete, ganando la Liga y la Copa, además de ser designado como mejor jugador de la Eredivisie. Su carrera como jugador no pudo terminar de manera más triunfal.

En septiembre de 1966, debutó en la selección holandesa en un partido
frente a Hungría, marcando el empate a dos definitivo en el último minuto del partido. Con la 'oranje' disputó 48 partidos (33 de ellos como capitán), marcando un total de 33 goles. A pesar de ser un fijo en las convocatorias del seleccionado, tan sólo disputó el Mundial de 1974 en Alemania Federal y la Eurocopa de 1976.

El conjunto holandés del 74 desplegó un juego que pasaría a la posteridad como 'Fútbol Total' y que giraba en torno a la figura de Johan Cruyff. Esta selección sería recordada como la 'Naranja Mecánica', siendo considerada uno de los equipos más grandes de la historia del fútbol. A pesar de la derrota en la final contra el combinado alemán, Johan obtuvo el galardón como Mejor Futbolista del torneo. Al finalizar el Mundial de 1974, amenazó con no volver a disputar otro, pues no estaba de acuerdo con las concentraciones. A esto se sumó la situación política de Argentina en 1978. Como medida de protesta, varios jugadores entre los que se incluía Cruyff, renunciaron a la disputa del mundial.

Tras triunfar como futbolista, Cruyff tomó las riendas del Ajax como entrenador. Le intentó implantar los ideales de 'fútbol total', basado en una obsesión por controlar el juego desde el centro del campo, importancia ofensiva, velocidad de circulación e innovaciones defensivas, donde los zagueros también se tenían que incorporar a posiciones de ataque. Luego se marchó al banquillo del Camp Nou donde se consagró a nivel mundial con su ‘Dream Team’.