31 diciembre 2010

Se nos va el 2010!!!

Si señores... comienza la cuenta atrás, tan solo quedan unas horas para decir adiós al 2010 y por ello queremos despedir este año tan especial, para algunos...

Un 2010 en el que por fin hemos visto a la selección española levantar la Copa del Mundo, algo que sin duda muchos de nosotros habíamos soñado desde niños y que el 11 de julio se hacía realidad, en el Soccer City de Johannesburgo, cuando Casillas levantaba la copa después de un duro partido frente a una Holanda que poco tenía que ver con la que 36 años antes había deslumbrado al mundo. Por fin, una generación excelente, cuya raíz hay que buscarla en aquel Mundial sub-20 de Nigeria'99, donde ya estaban Casillas, Marchena y Xavi.

Un Mundial que nos dejó curiosas imágenes para el recuerdo como la impresionante gala de clausura con el ya archifamoso waka-waka de Shakira, y el beso de Casillas a Sara Carbonero, o personajes tan ilustres como el ya difunto pulpo Paul, o la modelo paraguaya Larissa Riquelme.

Un 2010 que para la afición atlética difícilmente caerá en el olvido. Ha sido un año en el que la hinchada rojiblanca y el club del Manzanares han vuelto a sonreír. Una generación de niños colchoneros que no había visto ganar nada a su equipo, y otros no tan niños que ni siquiera recordaban el último triunfo, allá por mayo de 1996. La sequía, que parecía interminable, acabó el 12 de mayo en Hamburgo. El rival fue el Fulham y el héroe Diego Forlán, autor de los dos goles, el último de ellos, el del triunfo, en el minuto 116. El Atlético ponía su nombre en Europa 48 años después de la Recopa lograda contra la Fiorentina. El 27 de agosto se redondeó 2010 con la victoria en la Supercopa de Europa, la primera en la historia del club, frente al Inter de Benítez. Un año en el que el Atlético se ha vuelto a encontrar consigo mismo y que debe servir para edificar el futuro.

Un 2010 en el que un entrenador portugués se erigió en claro protagonista por encima de sus jugadores, que lo ha ganado todo con el Inter (Liga, Copa y Champions), que eliminó al ‘todopoderoso’ Barcelona en las semifinales de la Champions... Jose Mourinho, que ha sido elegido 'Hombre del año' por La Gazzetta dello Sport, siendo la primera vez en 32 años que se premia a un técnico con este reconocimiento.

Un 2010 en el que nadie pone en duda que Leo Messi y Cristiano Ronaldo han sido el número uno y el número dos del Mundo, pero el debate sobre la posición que ocupan es tan intenso como el pulso que han mantenido este año. Con su duelo han personalizado el que enfrentó a Real Madrid y Barcelona por el título. Jornada a jornada nos quedamos sin palabras ante las exhibiciones de Messi, que en cada una de sus intervenciones lució todo el oro del balón que recibió antes de empezar el año. Cristiano estuvo casi dos meses lesionado, sus cifras se resintieron, pero su capacidad para echarse el equipo a la espalda, su carácter luchador y su entrega fueron decisivos para que los blancos le pisaran los talones a los azulgrana hasta la última jornada. El argentino ganó la batalla, y una vez más el clásico del Bernabeu, además de la Liga, el pichichi y la bota de oro. No exageramos si decimos que esta temporada estamos ante el mejor Messi y el mejor Cristiano Ronaldo, volvieron de Sudáfrica con más fútbol y más hambre, después de los fracasos con sus selecciones. Una semana brilla CR7 y la siguiente le toca al argentino, si uno marca tres goles en un partido, el otro también. De su enfrentamiento nace el mejor fútbol, aunque en la última batalla Messi barrió a Cristiano, y para la próxima, la del ‘Balón de Oro’, el portugués ya ha caído.

Un 2010 en el que hemos visto como dos leyendas del madridismo provenientes de la tan devaluada cantera blanca (Guti y Raúl) hacían las maletas y partían rumbo a Turquía y Alemania respectivamente, porque ya no tenían sitio en el equipo... cosas de la edad.

Y para terminar, un 2010 en el que han anunciado su retirada jugadores tan ilustres como el ex-delantero madridista Fernando Morientes, el defensa italiano Christian Panucci, el polivalente holandés Giovanni van Bronckhorst, el portero argentino Roberto 'Pato' Abbondanzieri, y recientemente, el defensa argentino, ex de Valencia y Zaragoza, Roberto Ayala.

Por todo ello despedimos el 2010 con tristeza y esperamos que el nuevo año nos traiga tantos buenos momentos como su predecesor. FELIZ AÑO 2011!!!

30 diciembre 2010

DE GUANTE BLANCO: N'Kono

Recientemente distinguido como mejor guardameta africano de la historia, nuestro protagonista de hoy es considerado uno los mejores porteros que ha dado Camerún. Tommy N'Kono es recordado por como ser jugador del legendario RCD Español, con el que marcó una época llegando a la final de la UEFA en 1988. Cuando llegó a España en 1982, era el primer portero africano de raza negra que jugaba en Europa. 

Thomas N'Kono nació el 20 de julio de 1956 en Dizangue (Camerún). Comenzó jugando al fútbol en las calles de su ciudad gracias a la influencia de su hermano mayor Martin. Su carrera deportiva la inició en las filas del Éclair de Douala, donde jugaba como extremo derecho. El portero titular falló en uno de sus encuentros, por lo que había que buscar un sustituto y probaron con Tommy, acertaron de lleno. No fue fácil para él aclimatarse a su nueva posición, sobre todo por los efectos que cogía el balón, pero gracias al yugoslavo Beala, fue puliendo esos problemas y se convirtió en un portero de plenas garantías. Debutó en la primera división camerunesa a los 18 años con el Canon Sportif de Yaoundé. Un año más tarde se marchó al Tonnerre Kalara Club Yaoundé con el que gana la Recopa africana de 1975. En 1976 vuelve al Canon Yaoundé, con el que juega 7 temporadas. Con el conjunto 'Kpa-Kum' conquistó 5 ligas (1974, 1977, 1979, 1980 y 1982) y 2 Copas de África (1978 y 1980). Además, en 1979 fue distinguido con el premio al Mejor jugador africano, siendo el primer portero en conseguirlo. Un premio que volvió a conseguir en 1982, año en el que se clasificó con su selección para el Mundial de España'82, tras el cual estuvo a punto de fichar con el Real Racing Club de Santander, pero un problema a la hora de liberarlo para ir con su selección, hacen que N'Kono rompa el acuerdo y se marche RCD Español por 10 millones de pesetas (unos 60.000 euros), descartando ofertas del Fluminense y el Flamengo, ambos brasileños.

En el estadio de Sarriá comienza uno de los grandes idilios de la historia del fútbol nacional. Permaneció ocho temporadas en el cuadro 'perico', convirtiéndose en el jugador extranjero con más partidos jugados con la camiseta 'blanquiazul' (título que actualmente ostenta Mauricio Pochettino). El camerunés pronto se hizo valedor de todos los elogios que llovían hacia su figura. Sus intervenciones eran prodigiosas (llegó a estar imbatido durante 496 minutos) ganándose la admiración de los rivales y convirtiéndose en el auténtico estandarte del RCD Español y de su afición, que siempre lo recuerda por jugar con pantalón largo, debido a su sentido del pudor, y a las paradas a una sola mano en los balones aéreos, hecho que hizo que Javier Clemente le amenazara con la suplencia si continuaba haciéndolas. En su primera aparición en el Bernabéu fue despedido con una ovación tras el partido, al haber conseguido con sus intervenciones sacar un punto de Chamartín. 

La temporada 1987-88 es quizás la mejor de N'Kono con el conjunto catalán, la trayectoria irregular en liga del conjunto entrenado por Javier Clemente, contrastaba con el papel protagonista en la Copa de la UEFA aquel año. Borussia Mönchengladbach, AC Milan o FC Internazionale Milano, 'sucumbieron' frente a Tommy N'Kono o mejor dicho 'Il diavolo nero' como fue apodado en Italia tras eliminar a los 'rossoneri'. Una lesión le impidió jugar los cuartos de final contra el TJ Vítkovice y la ida de las semifinales frente al Club Brugge KV. La final a doble partido ante el Bayer 04 Leverkusen se puso de cara con el 3-0 de Sarriá en otra noche mágica de N'Kono, pero cuando todo parecía hecho, tras llegar con empate a cero al descanso en Leverkusen, los alemanes consiguieron empatar la eliminatoria y ganar el título en la tanda de penaltis. Para N'Kono aquel partido fue el peor de su carrera según ha declarado en varias ocasiones. Un recuerdo nefasto que aún duele en la afición españolista. En la temporada siguiente llegaría una nueva amargura para el portero camerunés, el conjunto 'perico' perdía la categoría al perder en la promoción de permanencia ante el RCD Mallorca. Sin embargo, N'Kono se mantuvo en un equipo que le había dado tanto y un año más tarde subían a Primera División tras deshacerse del CD Málaga en la promoción. 

Al finalizar la temporada 1990-91 pone fin a su periplo 'perico' (aunque no de la ciudad) y ficha por el Centre d'Esports Sabadell FC, entonces en la Segunda División. En el conjunto 'arlequinado' mantiene un nivel excelente, pero que no consigue evitar el descenso a la Segunda División B al terminar la temporada 1992-93, por lo que ficha por el Centre d'Esports L'Hospitalet. En 1994, habiendo superado la barrera de los 40 años, fichó por el FC Bolívar 'por casualidad'. Llegó a Bolivia como traductor acompañando al delantero nigeriano Festus Agu, que la Academia pretendía fichar, pero finalmente contrataron a N'Kono. Le costó adaptarse a la altura y a la comida, además estaba solo, sin su familia. Sin embargo obtuvo el cariño de la gente y no tardó en quitarle la titularidad a Mauricio Soria. Un año más tarde ya era indiscutible en la meta celeste. Con 'la Academia' ganó las ligas de 1996 y 1997. Después probó en varios equipos de diversos puntos del globo, como Brunei e Indonesia, entre otros, retirándose definitivamente a los 45 años de edad.

Internacional por Camerún, fue uno de los grandes referentes de 'los leones indomables' durante muchos años. Ganó la Copa de África de 1984 celebrada en Costa de Marfil. Además, participó en las ediciones de Libia'82, Egipto'86 (donde perdieron ante los locales en la tanda de penaltis de la final) y Argelia'90. Fue convocado para la fase final de tres Mundiales: completó un gran torneo en España'82. Para el Mundial de Italia'90, Valeri Nepomniachi,entonces seleccionador, no contaba con él debido a su edad (35 años). Tuvo que intervenir el primer ministro de Camerún para que al final, N'Kono fuera titular. N'Kono encajó un solo gol en los primeros dos partidos, Camerún llegó a los cuartos de final, donde fueron eliminados por Inglaterra y 'los leones indomables' hicieron historia. A los 38 años, cuando todos lo daban por retirado, acudió a USA'94 como portero tercer portero. 

Tras su retirada pasó a desempeñar labores técnicas, donde destacó el éxito cosechado en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, cuando Camerún, dirigido por Jean-Paul Akono con N'Kono como ayudante, se llevó la medalla de oro, ganando en la tanda de penaltis a España. En 2002, siendo entrenador de porteros de la selección camerunesa, protagonizó un curiosísimo incidente. Estando en Mali, antes de un partido entre 'los leones indomables' y la selección malí, fue detenido, esposado y golpeado, acusado de hacer magia negra. Al parecer, los responsables de la Federación de Mali vieron a N'Kono manipular un pequeño objeto sospechoso junto al césped. En la actualidad es entrenador de porteros del RCD Espanyol. Además trabaja en Barcelona con jóvenes porteros, a los que trata de formar deportivamente. El caso más importante es el de Didier Ovono Evang. Además, fue uno de los responsables de que el Espanyol fichara a su actual meta, el también camerunés Carlos Kameni.

26 diciembre 2010

¡Goool! La película

Título Original: Goal!
Año: 2005
Duración: 118 min.
País: USA
Director: Danny Cannon
Guión: Adrian Butchart, Dick Clement, Ian La Frenais
Reparto: Kuno Becker, Alessandro Nivola, Stephen Dillane, Sean Pertwee, Tony Plana, Anna Friel, Marcel Iures, Miriam Colon, Emma Field-Rayner, Gary Lewis, Stephen Graham, Frances Barber, Cassandra Bell, Alan Shearer, David Beckham, Raúl González, Zinédine Zidane, Sven-Göran Eriksson.
Productora: Milkshake Films
Género: Drama

Es la primera película, que he podido ver, en la que se trata el mundo del fútbol de manera seria, creíble y real, que tiene, además, un argumento serio y realista, aunque por momentos bastante predecible, el film se desarrolla a buen ritmo, con un serio realismo que se pueden observar.

Cuando el pequeño Santiago Munez cruza la frontera de México y se traslada a Los Ángeles con su familia, sólo tiene dos posesiones: su balón de fútbol y una foto de la Copa del Mundo. Según crece, comprende que la tierra prometida donde le llevó su padre no tiene mucho que ofrecer a un muchacho cuya pasión es jugar al fútbol. Pero cuando el británico Glen Foy, ex-delantero del Newcastle United, ve jugar a Santiago en un partido amateur, reconoce de inmediato a un futbolista hábil, rápido y valiente, el tipo de talento del que está hambrienta la Premier League. Glen le dice a Santiago que si viaja a Inglaterra, podría ponerle en contacto con el conjunto blanquinegro. Santiago cree que ésta es la oportunidad que ha estado esperando toda su vida, pero, como inmigrante ilegal, sabe que si se marcha perderá de vista a su familia para siempre, porque no podrá regresar.

Todo el argumento desarrollado en la película es muy fiel a la realidad del fútbol europeo y estadounidense, recuerdo el momento en el que Santiago llega a Inglaterra, y como motivo del viaje en el aeropuerto dice que es jugador de Soccer y nadie sabe a que se refiere, o como reacciona sorprendido al ver como la gente es tan fanática al club al que pertenecerá, todo lo contrario a lo que él estaba acostumbrando en Estados Unidos lugar donde el fútbol es un deporte minoritario, además de todo esto, no solo de fútbol trata el argumento, teniendo también de fondo una historia familiar muy compleja y bastante dramática en la vida del joven Mexicano.

Si te gusta el buen cine, no es una gran película pero si es una buena opción para disfrutar durante casi dos horas. Si te gusta el fútbol... esta es tu película.

25 diciembre 2010

EQUIPOS DE LEYENDA: El São Paulo de Telê Santana

En primeros años de la década de los 90, el São Paulo de Telê Santana ganó todo lo que había que ganar. Este increíble ciclo de buen fútbol, fue la conjunción de armonía, juego colectivo y generosas individualidades. Todo esto, sumado a una efectividad muy particular, que le proporcionó al equipo paulista el rótulo de acaparador de títulos. Telê Santana fue técnico de Brasil en los Mundiales de España’82 y México’86, precursor del llamado 'jogo bonito' y abanderado en el São Paulo, fue, además, descubridor de grandes nombres como Zico, Sócrates, Raí, Junior, Careca y Falcão.

El 'Profesor' Telê Santana es, para millones de brasileños, el técnico que resucitó el fútbol
ofensivo brasileño, marca registrada del país, aquel que enamoró en el 70 y en el 82. Lo más sonado en su carrera fueron los fracasos con la 'seleção', eliminados en España’82 y en México’86. Sin embargo, sería injusto resumir su carrera como técnico quedándonos solo con el fracaso que sufrió la 'canarinha', puesto que lo que hizo con el São Paulo se puede calificar como milagroso.

Llegó al club paulista en octubre de 1990 y en poco tiempo se percató de que allí encontraría las condiciones necesarias para demostrar su talento como técnico y para triunfar. En São Paulo tuvo tiempo y gozó de tranquilidad. Basaba su juego en el tradicional 4-4-2, en donde destacan los desdoblamientos y llegada de los laterales a la portería rival, y los cuatro hombres del mediocampo, que formaban un cuadrado (dos hombres de marca y otros dos medias puntas)... y muy pronto comenzaron a llegar los resultados.

Ya en 1991 conquistó los dos principales campeonatos del país en una temporada, el Paulista y el Brasileirão, gracias a un estilo de fútbol ofensivo, veloz, de rotación permanente y con la gran concentración mental de todos sus hombres.

En 1992 la magistral dirección técnica de Telê Santana lleva al São Paulo a la conquista de
grandes éxitos, el conjunto del 'Profesor' conquista su primera Copa Libertadores. La gran final la disputó con el Newell’s Old Boys de Marcelo Bielsa y la suerte de los tiros desde el punto de penalti le dieron su primer título. A finales de ese año, en la Copa Intercontinental, se enfrentó al Barcelona de Cruyff y ratificó todos sus meritos derrotándolo 2-1.

Un año después ratificaron su dominio coronándose Bicampeones de América, imponiéndose en la final a la Universidad Católica de Chile, a la cual vencieron 5-1 en la ida y cayeron 0-2 en el partido de regreso en Santiago. Una vez en Tokio, fue el poderoso Milan de Capello el que sucumbió en un emocionante partido que se definió faltando cuatro minutos para el epílogo por 3-2.

En la Supercopa del 93, Flamengo y São Paulo llegaron a la final. Ambos partidos terminaron
igualados 2-2 y fue necesario llegar a los penaltis, donde el equipo Paulista, una vez más volvió a levantar otro trofeo continental. Un año más tarde, el equipo de Santana volvió a deslumbrar a América y llegó hasta su tercera final consecutiva de la Libertadores, pero en esta ocasión sucumbieron ante el Vélez Sarsfield de Carlos Bianchi.

Parte del plantel que pasó a la historia es el formado por Raí, Zetti, Ronaldão, Ricardo Rocha, André, Dinho, Cafú, Leonardo, Ronaldo Luiz, Toninho Cerezo, Müller, Gilmar, Adílson, Pintado, Palinha, Doriva, Válber, André, Iván, Antonio Carlos y Elivelton entre otros.

Su trabajo con São Paulo fue excelente, sacó una legión de promesas de la cantera lanzándolos al estrellato y a la selección brasileña. Dirigió al conjunto paulista en 372 partidos y le dio 2 Campeonatos Paulistas (1991-1992), 1 Campeonato Brasileño de Serie A (1991), 2 Copas Libertadores (1992-1993), 2 Copas Intercontinentales (1992-1993), 2 Recopas Sudamericanas (1993-1994), 1 Supercopa Sudamericana (1993) y 1 Copa Conmebol (1994).

En 1995 abandonó la disciplina del São Paulo y tras su brillante carrera y una temporada como manager general del Palmeiras, tuvo que retirarse por problemas de salud. Su fallecimiento el 21 de abril de 2006 fue una noticia triste para el fútbol, aquel día 'O Globo' titulaba en su portada: "la muerte del técnico deja un vacío en un país donde no ganar la Copa del Mundo es sinónimo de perdedor".

23 diciembre 2010

Qué fue de... Julen Guerrero

Julen Guerrero es el último gran jugador que Lezama ha dado. Considerado durante los años 90 como una de las grandes promesas del fútbol español, fue la insignia del Athletic y se ganó el cariño de su afición. Rechazó ofertas de grandes clubes europeos, ya que el jugador siempre mostró su intención de quedarse en su club, el cual según sus palabras era "el equipo de sus amores".

Julen Guerrero López nació en Portugalete (España), el 7 de enero de 1974. Comenzó a jugar al fútbol-sala en el equipo del colegio Santa María de Portugalete, a los 8 años entró en el Athletic Club de Bilbao, junto con su hermano José Félix, quien también jugó en Primera División, en clubes como el Athletic, Racing de Santander y Real Sociedad, entre otros. Tras pasar por las diferentes categorías inferiores, el alemán Jupp Heynckes lo subió a la primera plantilla haciéndolo debutar en Primera División el 6 de septiembre de 1992 en el partido Athletic-Cádiz (2-1).

Su posición natural era la de mediapunta. Jugador muy hábil, ambidiestro, con un gran desborde de cintura y un gran tiro a puerta, tanto en el remate como a balón parado. En su tiempo fue uno de los mediapuntas con más proyección atacante, su frialdad cuando se encontraba en el área era temida por todos sus rivales. Iba muy bien de cabeza y anotaba muchos goles. No perdía la concentración y en muchas ocasiones aparecía cuando el equipo más le necesitaba.

En su primera temporada en el Athletic jugó 37 encuentros marcando 10 goles, siendo una de las sensaciones del campeonato. Su récord anotador lo consiguió en la temporada 93-94, marcando 18 goles en 36 partidos. En aquel momento, con 20 años, Guerrero se presentaba posiblemente como el jugador con mayor proyección de la Liga española.

Guerrero fue una de las estrellas del campeonato, el buque insignia del Athletic y el gran ídolo de la afición rojiblanca. En 1995, cuando era seguido por los grandes equipos europeos, firmó un histórico contrato por el que quedaba ligado al club hasta el año 2007 (doce temporadas). El Athletic rechazaba así ofertas de equipos como Real Madrid, FC Barcelona y AC Milan. Muchos expertos consideran que esa decisión de no abandonar San Mamés le impidió progresar aún más como futbolista.

En la temporada 1997-98 Guerrero obtuvo el mayor éxito deportivo de su vida. El Athletic se hizo con el subcampeonato de Liga, por detrás del Barcelona de Louis van Gaal, lo que permitió al equipo bilbaíno jugar la temporada siguiente en la Champions League.

La estrella de Julen Guerrero se apagó súbitamente en la temporada 1999-2000, cuando el entrenador Luis Fernández le relegó por primera vez a la suplencia. Julen tenía todavía 26 años. Guerrero pasó de ser uno de los mejores y más prometedores mediapuntas de Europa a ser un jugador de fuertes altibajos en su rendimiento, justo precisamente en el momento en el que por edad debería haber llegado a su madurez como futbolista. Julen se había convertido en un jugador de banquillo.

A partir de la temporada 2002-03 esta situación se acentuó pasando a ser un jugador únicamente de refresco sin sitio en el once titular, e incluso quedándose fuera de las convocatorias en bastantes ocasiones.

En 2006 el jugador de Portugalete llegó a un acuerdo con el Athletic para la rescisión de su contrato, a pesar de que aún le quedaba un año más. Tras esto se retiró, habiendo completado 14 temporadas y 356 partidos en Primera división, marcando 101 goles. La llegada de Urzaiz y su declive físico, por una lesión de rodilla (otros hablan de ansiedad), son las razones de su pronto ocaso. El 13 de marzo de 2008 se desvinculó definitivamente del Athletic Club y dejó de pertenecer al cuerpo técnico, labor que desempeñaba desde su retirada como jugador.

Fue internacional sub-19 con apenas 16 años, sub-21 con 18 años, e internacional absoluto con 19 años recién cumplidos. Debutó el 27 de enero de 1993 en el partido España-México (1-1), jugado en el Rico Pérez de Alicante. Disputó los Mundiales de USA’94 y Francia’98, y la Eurocopa de Inglaterra’96. En total sumó 41 partidos como internacional, marcando 13 goles, consiguiendo dos hat-trick frente a Malta y frente a Chipre. En octubre de 2000 jugó su último partido como internacional con España.

Ocasionalmente, ha realizado labores de comentarista para TVE en los partidos de la Selección Española. Actualmente ha abierto una escuela de fútbol en la Costa del Sol donde ha trasladado su residencia. Además está disputando la Liga Indoor de Veteranos con su Athletic. También juega al pádel, y tiene un restaurante con su nombre en Zamudio.

20 diciembre 2010

Milanović, un central de altura para Serbia

La nueva generación de futbolistas serbios tiene a medio mundo expectante de cara a un futuro, nombres como los de Tošić, Sulejmani, Subotić, Krasić, Matić o Ivanović entre muchos otros se suman a una lista de jóvenes jugadores, que aseguran un futuro más que prometedor en el fútbol serbio. Otro de los nombres que comienza a sonar con fuerza es el de Milan Milanović, sus brillantes actuaciones con las categorías inferiores de la selección ‘plavi’ han sido más que suficientes para hacerse un hueco en la agenda de los grandes de media Europa.

Milan Milanović nació el 31 de marzo de 1991 en Kosovska Mitrovica, ciudad separada por el río Ibar en dos mitades, una serbia y otra kosovar, Milan no tuvo una infancia sencilla, a causa del conflicto bélico comenzar a dar los primeros pasos futbolísticos fue difícil. Aun así, a los 7 años entró en el club local FK Ibar, debutando en el primer equipo con 14. Durante un torneo de categorías inferiores, fue descubierto por ojeadores del FK Zemun, que se lo llevaron al equipo de Belgrado, allí firmó su primer contrato como profesional, pero tras estar durante dos años formando parte del equipo serbio, se marchó al mítico Estrella Roja.

No estuvo mucho tiempo en el equipo de Belgrado, tan solo 6 meses, entonces ya era internacional sub-17 y atrajo el interés de su actual club, el Lokomotiv de Moscú, quien en enero del 2008 lo incorporó a sus filas. Comenzó jugando con el equipo reserva, donde tuvo un buen progreso, convirtiéndose en el líder del equipo, que le valió para ser internacional sub-19 y sub-21 posteriormente. En 2009 fue subido al primer equipo de la capital rusa, y aunque no ha gozado de continuidad todo el mundo le empieza ya a comparar con Branislav Ivanović, actual jugador del Chelsea y todo un ídolo entre la afición del conjunto moscovita.

Serbia cuenta con una gran generación de centrales, todos ellos jóvenes y de gran nivel y futuro, por lo que Milanović no lo tendrá nada fácil, sin embargo, su juventud y talento dan la sensación de que se convertirá en uno de los grandes nombres del futuro para esta nueva selección serbia.

Milanović que mide 194 cm y pesa 83 kg, es un defensa central diestro, cuya principal virtud es el juego aéreo, resultando todo un peligro para las defensas contrarias a balón parado, se incorpora siempre en todas las jugadas aprovechando su altura. Destaca por su capacidad para aunar sacrificio defensivo y un aceptable manejo de balón. Se coloca correctamente y posee jerarquía pese a su juventud, sabe salir muy bien con el balón controlado, es el típico central serbio que va a por todas al corte (aunque quizás le falte más fuerza y contundencia cuando va al choque). A pesar de su elevada estatura, no es un defensa lento ya que posee una gran zancada.

Internacional en todas las categorías inferiores con la selección serbia, destacó en el europeo sub-17 disputado en Turquía en 2008 y también durante el europeo sub-19 del 2009 en Ucrania, donde por cierto, con dos goles, tuvo un papel muy destacado. Pese a contar con solo 18 años, se convirtió en internacional sub-21, debutando en partido oficial ante Noruega, clasificatorio para el Europeo sub-21 y siendo principal protagonista marcando el gol de la victoria para su selección (0-1) en el minuto 92 de partido.

Su futuro inmediato parece que estará en tierras italianas ya que el US Città di Palermo ha anunciado su fichaje de cara al próximo mes de julio. Según el conjunto 'rosa', el jugador balcánico ha firmado un contrato por cinco temporadas a cambio de 400.000 euros por cada una de ellas.

19 diciembre 2010

El legendario Craven Cottage

Son pocos los sitios donde aún se respira la magia y mística del fútbol, cada vez son menos los escenarios que conservan la esencia de lo que alguna vez fue la práctica del fútbol. Ahora muchos de los patrocinadores son los que mandan, estadios tan hermosos como Highbury en Londres fueron finiquitados después de un siglo de servicios para dar paso a gigantes como el Emirates, Wembley fue completamente remodelado, y otros grandes estadios esperan pacientemente una acometida de la modernización impulsada por la avidez del negocio del balón.

Fiel a la tradición el estadio de Craven Cottage, casa del Fulham Football Club desde 1896, sigue albergando cada fin de semana encuentros de la Premier League y manteniendo ese añejo toque que dieron los antepasados al fútbol británico.

Situado en el área de Hammersmith and Fulham, en Stevenage Road, junto a Bishop's Park a orillas del río Támesis. Originalmente fue un pabellón de caza real, y tiene una historia que se remonta a más de 300 años. Fue construido por el barón William Craven, en tiempos en que las áreas circundantes eran bosques, parte de los cotos de caza de Ana Bolena. Se presume que varios juegos se practicaron aquí, como bolos, criquet y hasta una versión del 'tlachtli' de los aztecas (considerado el antepasado del fútbol actual).

Cuando los directivos del equipo londinense decidieron construir su estadio allí tuvieron que pasar dos años para acondicionar el terreno que estaba abandonado desde mayo de 1888 después de un terrible incendio. En 1896 estuvo apto para albergar un estadio, obra del arquitecto Archibald Leitch, quien diseñó el estadio tal como lo conocemos ahora.

La fachada de ladrillo y madera de 1896 sigue intacta. Y cuando se dice a las orillas del Támesis, es completamente literal. Su construcción arquitectónica hace dudar de que en su interior haya un terreno de juego. Su fusión con un barrio humilde y antiguo es total.

Las primeras mejoras en el recinto no se dieron sino hasta el ascenso del Fulham a la Premier League, en 1949. Una de las innovaciones más notables fue la instalación de grandes focos proyectores, los más caros de Europa en esos tiempos.

Actualmente cuenta con el graderío más antiguo del fútbol mundial, la Johnny Haynes Stand, que aún hoy, en pleno siglo XXI sigue siendo de madera, y es el único sector del recinto donde no se puede fumar. Nada de anfiteatros ni de alturas. Grada a nivel de césped y techo acogedor que agrupa a los veinticinco mil setecientos espectadores.

En 1963 se anotó el hat-trick más rápido de la historia del balompié inglés: Graham Leggat en menos de tres minutos ayudó a su equipo a obtener una abultada victoria de 10-1 sobre el Ipswich.

En diciembre del 2003, se anunciaron los planes de remodelación por un valor de 8 millones de libras esterlinas; con el objetivo de poner al Craven al nivel de los grandes estadios de la Premier League, aunque hasta la actualidad es uno de los más pequeños en Inglaterra.

La ‘Fortaleza Fulham’ ha sido sede de varios amistosos internacionales, como los de Irlanda contra Colombia y Nigeria en mayo del 2008 y 2009 respectivamente. Frecuentemente ha sido empleado por la selección australiana, ya que además del gran número de jugadores ‘aussies’ que juegan en la Premiership, el oeste de Londres tiene una considerable colonia de emigrantes del país oceánico. También Corea del Sur ha usado el campo en dos ocasiones en los últimos años, contra Grecia en febrero del 2007, y contra Serbia en noviembre del 2009.

El jueves 26 de mayo de 2011, el estadio del Fulham será el escenario de la final de la Champions League Femenina, dos días antes de la final masculina de Wembley.

18 diciembre 2010

DE GUANTE BLANCO: Toni Schumacher

Mito del Colonia y la selección alemana, Toni Schumacher fue uno de los mejores porteros alemanes de la década de los 80. Se destacó por ganar la Eurocopa 1980, por perder dos finales mundialistas consecutivas, y por alguna barrabasada como el recordado incidente con Battiston, pelearse con los 'intocables' de su selección o ser expulsado por la federación germana.

Harald Anton Schumacher nació el 6 de marzo de 1954 en Düren (Alemania). Adoptó el apodo de Toni como muestra de respeto hacia Toni Turek, el primer portero de la Selección de la RFA, que fue campeón del Mundial de Suiza’54. Comenzó a jugar en el Schwarz-Weiss Düren de su ciudad natal, alternando su labor de guardameta con el trabajo de herrero. En 1972, el entonces guardameta de la selección sub-18 fichó por el 1.FC Köln, donde no tardó mucho en ganarse a la afición. Con Toni, el Colonia conquistó tres veces la Copa de Alemania, en 1977, 1978 y 1983, además de la Liga alemana en 1978 y acabó en segunda posición de liga en 1973 y 1982. En 1986 fue finalista de la Copa de la UEFA 1985-86, que perdió contra el Real Madrid.

En el Colonia permaneció hasta 1987, año en donde se marcha al Schalke 04, donde sólo permanece una temporada. Y después de militar muchos años en la Bundesliga, Toni se enrola en las filas del Fenerbahçe turco, hasta 1991. En ese mismo año, regresa a Alemania, para jugar en el Bayern de Munich, donde sólo disputó 8 partidos. Volvió al Schalke 04, pero en 1994 ficha por el Borussia Dortmund, donde se retira dos años más tarde.

El 26 de mayo de 1979 debutó con la selección alemana sustituyendo al legendario Sepp Maier. Fue internacional en 76 ocasiones vistiendo la camiseta de la República Federal Alemanal. Jugó dos Mundiales (España’82 y México’86), y en ambos fue subcampeón. Ganó la Eurocopa de Italia’80, y también participó en la de Francia’84, pero la actuación de la ‘Manschaaft' fue mediocre y no pasaron de la primera ronda.

Fue tan buen portero como coleccionista de polémicas durante su carrera. Durante las semifinales del Mundial de España’82 contra Francia, dejó inconsciente al jugador francés Patrick Battiston. En un balón bombeado, Schumacher salió de su área para evitar que Battiston marcara. En lugar de intentar despejar la pelota, el portero alemán se llevó por delante al francés, causándole una conmoción cerebral, la rotura de una vértebra y dejándole con dos dientes menos. El árbitro holandés Charles Cover ni siquiera amonestó al jugador teutón. “Pensé que llegaba al balón, pero Battiston llegó un segundo antes. Salté sin saber dónde estaba el balón, con las rodillas de frente, pero me giré y le di con la cadera. Veinticinco años después haría lo mismo. Estaba seguro de que llegaba. Sí cambiaría lo que hice mientras Patrick estaba tumbado inconsciente. Volví a mi portería y jugué con el balón porque tenía miedo", recuerda el portero alemán.

El portero alemán fue fundamental en la victoria de su equipo en los penaltis (detuvo dos lanzamientos del rival) en aquella semifinal épica en Sevilla contra los franceses. En la final, perdieron contra Italia por 3-1 en el Estadio Santiago Bernabéu.

En el Mundial de México’86, tuvo varios enfrentamientos con el seleccionador alemán Franz Beckenbauer, con el portero suplente Uli Stein y, sobre todo, con el delantero estrella del equipo Karl-Heinz Rummenigge, que casi acaba con su salida de la concentración.

También publicó en 1987 un libro autobiográfico llamado 'Anpfiff', que en España apareció publicado bajo el nombre de 'Tarjeta Roja', en el que narraba con increíble sinceridad sus andaduras en el fútbol, desde sus comienzos hasta el Mundial del 86, así como su vida familiar. También hablaba sin tapujos de temas tan controvertidos como el dopaje con efedrina, el sexo y los árbitros, además de revelar secretos explosivos sobre jugadores alemanes compañeros de selección, entrenadores y directivos. Sus denuncias le valieron la expulsión del Colonia, una inhabilitación para la 'Manschaaft' pese a ser el Jugador del Año. "Nos drogaron en el 84 con el Colonia. Los chicos corrían como diablos y, por supuesto, ganamos el partido".

Tras su retirada trabajó como entrenador de porteros en el Borussia Dortmund y Bayer Leverkusen, dirigió al Fortuna de Colonia, que por aquel entonces militaba en segunda división. Desde 2004 trabaja como socio y administrador de la agencia de marketing deportivo Sportsfirst, entre cuyos clientes se encuentran el Schalke 04 y la Federación Alemana de Fútbol. Además colabora con la cadena de televisión ARD/ZDF.

17 diciembre 2010

Qué fue de... Raí

Cuando publiqué el post de Sócrates, os comenté que pronto hablaría de su hermano Raí, y lo prometido es deuda. Apodado por la hinchada paulista como ‘O Terror do Morumbí’, y elegido mejor jugador del siglo del São Paulo y del PSG, es considerado, además, como uno de los mejores jugadores que pasó por el gran PSG de los noventa y que aún hoy es idolatrado por gran parte de la afición parisina.

Raí Souza Vieira de Oliveira nació el 15 de mayo de 1965 en Ribeirão Preto (Brasil). En el post de Sócrates os comenté que el padre de estos dos astros era fan de los filósofos griegos y por eso le puso a tres de sus hijos los nombres de Sófocles, Sóstenes y el citado Sócrates. Cuando nació Raí, su padre quería llamarlo Xenofonte. Afortunadamente, la madre (Doña Guiomar) puso un poco de cordura y finalmente lo llamaron Raí (el padre se llama Raimundo).

Dotado de una gran clase, Raí poseía un gran golpeo, siendo un extraordinario lanzador de golpes francos. Como jugador, Raí se desenvolvía en la mediapunta o escorado a la derecha. Los penaltis eran su especialidad, y tan sólo falló dos en toda su carrera deportiva.

Sus padres, judíos maronitas, dejaron Israel y emigraron a Brasil. Allí, mientras Sócrates (con el que se lleva 11 años) deslumbraba regalando destellos inigualables en el Botafogo el pequeño Raí soñaba con emular algún día a su hermano mayor. Apenas una década después, en 1984, un Raí de diecinueve años recogía el testigo y debutaba en el Botafogo, como su hermano. En 1987 y tras un breve paso por el Ponte Preta, ficha por el São Paulo, donde permaneció hasta 1993. Raí fue el cerebro del aquel equipo dirigido por Telê Santana, que ganó al mismísimo 'Dream Team' de Cruyff en la final de la Intercontinental de 1992. Al gol inicial de Stoitchkov respondía Raí con dos golazos que asombraron al Estadio Olímpico Nacional de Tokio.

En 1993, y tras aquella final fue traspasado al Paris Saint-Germain a cambio de 4,6 millones de dólares. En París tuvo también la suerte de coincidir con una generación de jugadores espectacular. Unido a los Ginolá, Weah, Ricardo o Le Guen conformó el mejor equipo de la historia del PSG. Nuevamente se erigió en verdugo del Barcelona eliminándolos con un gol en cuartos de final de la Copa de Europa del 95. Tan sólo el todopoderoso Milan de Capello y los balcánicos detendría a aquel gran PSG en su camino hacia el título. Sin embargo, con Raí convertido en capitán, los parisinos conseguirían la Ligue 1 y su primer título europeo, la Recopa del 96.

En 1998 regresa al São Paulo, donde se retiró dos años después. Con el conjunto de Morumbí anotó 128 goles. Su palmarés es excelente. Elegido ‘Futbolista sudamericano del año’ en 1992, ganó 1 Brasileirão, 5 Campeonatos Paulistas, 2 Copas Libertadores, 1 Intercontinental, 2 Copas de Francia, 2 Copas de Liga francesas, 1 Liga gala y 1 Recopa de Europa.


Con la selección brasileña no obtuvo tanto protagonismo como en los clubes que defendió. Debutó a los 21 años, en un partido contra Inglaterra (1-1), el 19 de mayo de 1987, en el Estadio de Wembley, por la Copa Stanley Rous. Empezó como suplente y saltó a la cancha al minuto 75. Su primer gol con la 'verdeamarelha' fue en la victoria brasileña ante Escocia (2-1), en el Estadio Hampden Park, también por la Copa Stanley Rous. Ese también fue el primer partido de Raí como titular con la canarinha. Su mejor capítulo con la 'seleção' fue la Copa del Mundo de 1994, sólo la gran forma de Mazinho le arrebató la titularidad en los partidos decisivos.

Desde 1998 Raí dirige, junto a Leonardo, la 'Fundação Gol de Letra', una entidad que ayuda a niños desfavorecidos. También participa con 'Atletas pela ciudadania', entidad implicada en acciones sociales. Como anécdota, cabe destacar que Raí fue padre a los 17 años, y abuelo a los 33.