17 enero 2011

DORSALES MÍTICOS: 10 Maradona

Decir Argentina es decir Maradona, con la selección albiceleste ganó el Mundial de 1986, el subcampeonato en 1990, y el Mundial Juvenil de 1979. Sus logros más importantes a nivel de clubes los obtuvo jugando para el Nápoles, donde ganó una UEFA y los únicos dos Scudettos que posee la institución. Es considerado como uno de los mejores jugadores de la historia y mejor jugador de la historia de los mundiales. Sus éxitos deportivos se vieron muchas veces empañados por su adicción a las drogas, que lo afectó tanto en su carrera futbolística, como en su salud.

Diego Armando Maradona nació el 30 de octubre de 1960 en Lanús (Argentina). Se crió en Villa Fiorito, una villa miseria ubicada en el sur del Gran Buenos Aires. Su primer contacto con el mundo del fútbol se produjo en 1969 cuando realizó la prueba para entrar en las divisiones inferiores del club Argentinos Juniors. 'Los Cebollitas' era el nombre del equipo de 1960, creado por Francisco Cornejo para disputar los torneos del año 1973 y 1974, ya que éste no los quiso anotar bajo el nombre de la institución. El equipo ganó ese torneo y el campeonato de la octava división en 1974. Además de disputar los partidos con 'Los Cebollitas', Maradona jugó, con 12 años, algunos partidos para las divisiones inferiores de Argentinos. Para que esto sucediera el entrenador debía mentir sobre su edad, ya que no alcanzaba el mínimo dispuesto por el reglamento, y cuando comenzó a ser conocido en el ambiente debió inscribirlo con otro nombre.

Su debut en la Primera División argentina se produjo el 20 de octubre de 1976 frente a Talleres de Córdoba. Ingresó, con la camiseta número 16 al comenzar el segundo tiempo. Al mes siguiente, el 14 de noviembre, convirtió su primer gol en un partido frente a San Lorenzo de Mar del Plata. Jugando con la camiseta de Argentinos Juniors, se consagró el máximo goleador de los torneos Metropolitano 1978, Metropolitano y Nacional 1979, Metropolitano y Nacional 1980. Esto le otorgó un récord en el fútbol argentino, es el único jugador que ha conseguido consagrarse goleador del torneo en cinco oportunidades.

Aunque Maradona ya había recibido anteriormente ofertas para jugar en otros clubes, recién en 1981 se encontraba decidido a abandonar Argentinos Juniors. La oferta más importante la había realizado River Plate, Sin embargo Maradona quería ser transferido a Boca Juniors. Finalmente fue cedido a préstamo por un año y medio a Boca, que se reservaba la opción de compra. El contrato se firmó el 20 de febrero y debutó dos días después, nuevamente frente a Talleres. El Campeonato Nacional de 1981 fue un fracaso, ya que el equipo cayó en los cuartos de final frente a Vélez Sarsfield. Esta mala actuación se debió a la gran cantidad de partidos amistosos que disputaba Boca para mejorar su situación económica, que terminaron agotando a los jugadores. En enero de 1982 se disputó el Torneo de Verano, donde Maradona jugaría sus últimos encuentros en Boca ya que luego debió concentrarse con la selección durante 4 meses para el Mundial de España. Se despediría de Boca Juniors jugando 40 partidos y convirtiendo 28 goles.

Tras su participación en el Mundial de 1982 se oficializó la venta al Barcelona, que pagó unos 7,5 millones de euros por su pase, una cifra importante para la época. En el mes de diciembre, habiendo disputado 13 partidos de liga, se le detectó una hepatitis por lo que debió abandonar los campos tres meses. La temporada siguiente comenzó mal para Maradona. El 24 de septiembre de 1983 Maradona fue retirado en camilla lesionado y con fractura del maléolo externo y del ligamento de su pierna izquierda, al recibir una durísima entrada de Andoni Goikoetxea, defensa del Athletic. Reapareció sólo tres meses y medio después, por lo que no pudo contribuir a que el Barcelona consiguiera el campeonato. Sí pudo contribuir, en cambio, a que llegase por segundo año consecutivo a la final de la Copa del Rey. Aquella final estuvo rodeada de una gran tensión. Ganó el Athletic, pero lo peor llegó al final del encuentro. Tras el escándalo, varios jugadores fueron sancionados y la RFEF impuso al argentino una sanción de tres meses sin poder jugar en competiciones nacionales. Esa sanción fue una de las razones que lo empujaron a aceptar una oferta del Nápoles italiano. Maradona abandonó el Barça habiendo jugado un total de 58 partidos y marcado 38 goles.

Su presentación con el Nápoles fue el 5 de julio de 1984, ante un estadio San Paolo repleto. En el conjunto italiano alcanzó los mayores logros, a nivel de clubes, de toda su carrera. El conjunto celeste construyó un gran equipo alrededor del astro argentino, incluyendo jugadores como Claudio Garella, Bruno Giordano, el punta brasileño Careca, Gianfranco Zola, o el mediocampista brasileño Alemão. Conquistaron los Scudettos de 1987 y 1990, la Copa de 1987, la Supercopa italiana de 1990 y la UEFA de 1989. A nivel individual fue galardonado con premios como el 'Once de Oro' al Mejor Futbolista del Mundo (1986 y 1987), 'Pluma de Oro' al Mejor Deportista de Europa (1986), 'Jugador del Año' por la World Soccer Magazine (1986), y Máximo goleador de la Liga italiana (1987).
El 17 de marzo de 1991, tras el partido frente al Bari, Maradona fue elegido para el control antidopaje, que finalmente daría positivo por cocaína. La FIGC le impuso una sanción que lo alejaría de los estadios durante quince meses, sanción que fue ratificada por la FIFA.

Tras la sanción, Maradona quería alejarse de Italia, quería jugar para un club que no tuviera grandes exigencias deportivas. Fichó por el Sevilla debido a la insistencia de Carlos Bilardo, entonces entrenador sevillista. Su presentación en el Sánchez Pizjuan se produjo el 28 de septiembre en partido amistoso contra el Bayern Múnich de su amigo Lothar Matthäus. Con el conjunto hispalense tan solo jugó una temporada, 26 partidos de liga, en los que marcó cuatro goles, ya que durante este tiempo su relación con los dirigentes sevillistas se comenzó a debilitar debido a su inclusión en la convocatoria albiceleste para un amistoso ante Brasil, en el centenario de la AFA, y su posterior convocatoria para otro amistoso ante Dinamarca. Además, durante el descanso del partido disputado con el Real Burgos, Maradona pidió el cambio, Bilardo le pidió que continuara, por lo que jugó infiltrado en la rodilla. Sin embargo, a los 53 minutos Bilardo decide reemplazarlo, provocando la ira del jugador que insultó públicamente al entrenador. Este episodio terminó de romper las relaciones entre Maradona y los dirigentes de Nervión.

En 1993 se produjo su vuelta al fútbol argentino, esta vez con la camiseta de Newell's Old Boys en donde tan solo jugó cinco partidos oficiales. Un desgarro muscular y la mala relación con Jorge Castelli, técnico que sustituyó a Jorge Raúl Solari, precipitaron su salida del conjunto 'leproso'.

Maradona debió cumplir otros 15 meses de suspensión impuestos por la FIFA durante el Mundial de 1994, después que se le detectara consumo de efedrina en un control antidopaje. La suspensión, que vencía el 15 de septiembre de 1995, le impedía desempeñarse como jugador de fútbol, pero no como director técnico. En octubre de 1994 debutó como entrenador, junto a Carlos Fren, al frente de Deportivo Mandiyú. Las peleas con la dirigencia lo llevaron a renunciardos meses después. Dirigió 12 partidos en los que consiguió 1 triunfo, 6 empates y 5 derrotas. El 6 de enero de 1995, nuevamente junto a Fren, fue contratado para dirigir a Racing de Avellaneda. La campaña en Racing también fue corta, ya que duró sólo 4 meses. Dirigió 11 partidos en los que consiguió 2 triunfos, 6 empates y 3 derrotas.

Una vez firmado el contrato que sellaba su regreso a Boca, Maradona comenzó a ponerse en forma para el día del debut. En el Apertura 1995, Boca no realizó una buena campaña, consiguiendo el cuarto puesto. Esto produjo la llegada de un nuevo presidente, Mauricio Macri, y con la contratación de Bilardo como entrenador. Maradona amenazó en un principio con irse del club si Bilardo asumía el cargo, pero luego decidió apoyarlo. Al final de esa campaña Maradona viajó a Suiza para internarse en una clínica que lo ayudaría con su adicción a la cocaína. Su regreso se produjo en julio de 1997. A pesar que ya no era el jugador que había maravillado al mundo en Europa, Maradona jugó a un gran nivel como capitán del conjunto de La Boca. El 25 de octubre de 1997, en el partido ante River Plate, jugó su último partido oficial, siendo reemplazado en el descanso por Juan Román Riquelme. Anunció su retirada del fútbol profesional el mismo día que cumplía 37 años, el 30 de octubre de 1997.

Sin duda alguna, si Maradona ha destacado ha sido con la selección argentina, en la que debutó a los 16 años, el 27 de febrero de 1977, en un amistoso jugado en La Bombonera frente al seleccionado de Hungría, reemplazando a Leopoldo Jacinto Luque. Además, un mes después debutó en la selección juvenil. A pesar de haber jugado varios partidos con la albiceleste durante ese año, César Luis Menotti no lo convocó para jugar el Mundial de Argentina'78 debido a su juventud. Sin embargo si fue convocado por Menotti para el Mundial juvenil que se jugaría al año siguiente en Japón. Argentina ganó el torneo y Maradona fue elegido como 'Mejor Jugador'.

Participó en los Mundiales de España'82, México'86, Italia'90 y USA'94; en la Copa América de 1979 (no tuvo sede fija), en Argentina'87 y Brasil'89. En 1993 disputó la Copa Artemio Franchi, un torneo futbolístico avalado por FIFA, disputado por las naciones campeonas de Europa (Eurocopa) y América (Copa América), por lo que también se la conocía como campeonato intercontinental de selecciones (sólo se disputaron dos ediciones, en 1985 y 1993).

En el mundial mexicano destacó sobre los demás la figura de Maradona, que llevó a Argentina hacia su segundo Mundial. El 'Pelusa' fue capaz de hacer lo mejor y lo peor en el torneo. Lo mejor porque en el partido de los cuartos de final entre Argentina e Inglaterra, hizo el ya conocido 'Gol del Siglo'. Diego recorrió más de 60 metros para dejar con la boca abierta a los 115.000 espectadores que llenaban las gradas del estadio Azteca de la Ciudad de México. Y lo peor porque minutos antes de aquel gol, Maradona también marcaría... con la mano, en el que fue bautizado como 'la mano de Dios'.

En octubre de 2008, tras la renuncia de Alfio Basile, Maradona fue presentado como seleccionador argentino, acompañado de Carlos Bilardo como Coordinador de Selecciones Nacionales. Consiguió la clasificación para el Mundial de Sudáfrica 2010. Su papel como seleccionador fue muy discutido por periodistas y aficionados. La albiceleste cayó en cuartos de final con un rotundo 4-0 ante Alemania y la AFA decidió no renovarle el contrato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada