19 abril 2011

Camp de Mestalla

Aprovechando la final de la Copa del Rey que enfrenta mañana a Barcelona y Real Madrid, hoy vamos a hablar del Campo de Mestalla, que es sin duda alguna el gran templo del valencianismo, un lugar entrañable para los valencianos situado en pleno centro de la ciudad del Turia. Un estadio en el que el ambiente que lo rodea antes de un partido lo envuelve en marco único, sobre todo si el que anima es Manolo 'el bombo de España'.

El Valencia CF comenzó jugando en el campo de Algirós, cuyas reducidas dimensiones eran insuficientes para la cantidad de seguidores que iba adquiriendo el club. Es por ello que la directiva, presidida por Ramón Leonarte, decidió comprar el 16 de enero de 1923 unos terrenos junto a la acequia de Mestalla por una cantidad cercana a los 1900 euros para hacer un nuevo campo. El proyecto fue encargado al arquitecto y socio valencianista Francisco Almenar, mientras que las obras se adjudicaron al también socio Ramón Ferrer. Rápidamente se iniciaron las obras y en pocos meses se alzó un bonito estadio con terreno de juego de tierra de 100x59 metros y con capacidad para 17.000 espectadores distribuidos en diez gradas de madera para la general de pie, cinco filas de butacas de preferente más otros cinco palcos de preferente a pie de pista.

Para la inauguración, el 20 de mayo de 1923, se celebró un partido contra el Levante FC. El resultado final fue de 1-0 y el histórico primer gol lo marcó Montes, que junto a Rino, Peral, Cordellat y Cubells fueron el precedente de la delantera eléctrica de los años 40.

Ya en 1927 se produjeron reformas en el estadio siendo los encargados del proyecto y las obras los mismos que en su construcción. Se sembró césped por primera vez ya que hasta la fecha se jugaba sobre tierra y se amplió la capacidad del mismo a unos 25.000 espectadores. Tras la guerra civil tanto Valencia como Mestalla quedaron en una situación lamentable. El arquitecto encargado de la reconstrucción del campo fue Salvador Pascual Gimeno. La participación de militares en la reconstrucción del campo hizo posible que en aproximadamente dos meses, el campo ya estuviese preparado para jugar partidos de fútbol. Se levantó parte de las gradas y se hicieron tanto vestuarios como enfermería y servicios.

En la década de los cincuenta, nace un proyecto llamado 'Gran Mestalla', cuyo resultado es un estadio que no se parece en nada al anterior. Hasta entonces, todas las reformas hechas, respetaban la estructura original del campo. El 27 de diciembre de 1955 se inaugura la nueva tribuna, de 32 metros de volado con una capacidad de 7.000 espectadores en la zona inferior y 5.000 en el anfiteatro, con la que el estadio alcanza una capacidad de 30.000 espectadores. Toda la obra fue ejecutada por el constructor José Tormo Valero y se amplía el Gol Gran, se construyen accesos para los espectadores y en el Gol Norte, se hizo una unión a la tribuna mediante una semicurva. Poco después de inaugurar el 'Gran Mestalla' la ciudad sufrió en octubre de 1957 una importante riada del Turia quedando destrozadas las instalaciones de agua y luz, las sillas de la tribuna, anegadas las oficinas, el túnel de vestuarios... Año y medio más tarde, el 17 de marzo de 1959, se inauguró la luz artificial del estadio, para el acto se disputó un encuentro amistoso entre el Valencia CF y el Stade de Reims francés, con resultado de 2-1 para el equipo local, goles de Joel y Egea.

El 23 de agosto de 1969, en una asamblea, Julio de Miguel, presidente del club, pide que el campo del Valencia CF llevase el nombre de 'Luis Casanova' en homenaje a ex presidente del por su dedicación al club. Esta decisión no fue del todo bien aceptada por los seguidores que continuaban la tradición con la popular frase de "Anem a Mestalla". Con este nombre, el Valencia, entrenado por Di Stefano, participa por primera vez en la Copa de Europa y debuta en la Copa de la UEFA.

A mediados de los años 70, la directiva del Valencia comenzó a considerar la posibilidad de trasladar Mestalla de su emplazamiento actual a unos terrenos a las afueras de la ciudad, pero finalmente se desechó el proyecto y unos años más tarde, en 1978, Mestalla era remodelado con vistas al Mundial de 1982. El Valencia iniciaba así la remodelación más profunda de las que ha sometido a Mestalla, para convertirse en sede del Mundial. El día 3 de junio de 1982 se inauguraron 2 grandes marcadores Mitsubishi en los fondos norte y sur. En aquellos momentos, Mario Alberto Kempes era el mejor futbolista del mundo y el Valencia lo tenía en sus filas. Con el 'Matador' en su plantilla, el Valencia conseguiría en años consecutivos los títulos de Copa del Rey, Recopa y Supercopa de Europa. La última final europea disputada en Mestalla fue aquella que proclamó al conjunto che como supercampeón continental. Fue en 1980 frente al Nottingham Forest, curiosamente el primer equipo extranjero que había disputado un partido oficial en el recinto valencianista.

En noviembre de 1994, y a petición del ex presidente Luis Casanova, el estadio del Valencia CF volvió a llamarse Camp de Mestalla. Por otra parte, la última ampliación tuvo lugar en 1998, bajo la presidencia de Francisco Roig, en la cual se añadieron tres grandes nuevas gradas a la grada norte, la grada sur y la grada central, aumentando la capacidad del estadio hasta las 53.000 localidades actuales. El proyecto inicial de reforma, del año 1995, contemplaba un estadio para 70.000 espectadores, pero este proyecto no fue finalmente ejecutado.

El club está en proceso de construcción del nuevo estadio: el 'Nou Mestalla', cuyo diseño vanguardista fue presentado en público en noviembre de 2006 y su ubicación final será la Avenida de las Cortes Valencianas. Su construcción se inició el 1 de agosto de 2007, aunque las obras están detenidas desde el 17 de febrero de 2009 por falta de liquidez.

Mestalla, que había albergado en 1925 el primer partido de la selección española en Valencia, fue elegido como escenario perfecto para el debut de España en el Mundial de 1982, aunque la actuación del combinado nacional no fue finalmente la que se esperaba. Diez años más tarde, los sub-23 buscarían de nuevo el amparo del feudo valencianista, esta vez con un resultado bien distinto, ya que los jugadores de Vicente Miera consiguieron colgarse la medalla de oro en las Olimpiadas de Barcelona’92. Además en 1926 albergó por primera vez una final de copa del Rey entre el FC Barcelona y el Atlético de Madrid. También albergó las finales de 1929, 1936, 1990, 1993, 1998, 2000, 2009 y mañana 20 de abril albergará la edición de 2011 entre el FC Barcelona y el Real Madrid CF.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada