30 enero 2011

La camiseta estilo 'Boca' del Alavés

Después de sólo llevar tres temporadas en Primera División tras toda una eternidad en divisiones inferiores, el Deportivo Alavés alcanzó, contra todo pronóstico, la final de la UEFA de la temporada 2000-01. Esa campaña el conjunto de José Manuel Esnal ‘Mané’ eliminó de la competición a equipos de la talla de Gaziantepspor, Lilleström, Rosenborg, Inter, Rayo Vallecano y Kaiserslautern, con una apuesta al juego alegre y ofensivo. Un recordadísimo equipo en el que destacaban los argentinos Martín Herrera, Desio y Astudillo, el uruguayo Iván Alonso, el rumano Cosmin Contra, el defensa noruego Eggen, Jordi Cruyff y los españoles Téllez, Geli, Karmona y el goleador Javi Moreno.

Aquella temporada el Deportivo Alavés había dejado aparcada su habitual indumentaria azul y blanca, para jugar las eliminatorias de la competición europea con una equipación rosa chicle que llevaba, en su estampado, grabados los nombres de todos los socios del club, en una original forma de homenajear a esa incansable afición de Mendizorroza. En Europa bautizaron al Alavés como el 'Pink team' y la verdad es que ese color les trajo suerte.

Para la final y por 'chocar' con la equipación roja del Liverpool, la marca valenciana luanvi confeccionó una nueva camiseta azul y amarilla, que sorprendió a propios y extraños aquella noche del 16 de mayo de 2001 en el Westfalen Stadion de Dortmund. Una equipación única en su historia y que jamás volvió a utilizar, inspirada en los colores y el diseño de la clásica camiseta de Boca Juniors (algunos dicen que la franja amarilla iba a ser originariamente blanca, para así respetar los colores del club). Lo qué movió a los dirigentes vitorianos a cambiar su equipación para el partido más importante de su historia no lo sabremos nunca, seguramente puro marketing, el que un equipo no habitual en competiciones europeas disputara la final de la UEFA era algo digno de ser destacado y recordado. Lo cierto es que los aficionados no recibieron con demasiado agrado la innovadora propuesta, máxime cuando se trataba de un gran acontecimiento como aquella final. Para la directiva era una manera de recordar un hito histórico, difícilmente igualable para el club.

La ansiada e insólita final enfrentó a los alaveses contra el Liverpool de Gerard Houllier, en el que Owen y Fowler ya eran figuras y un joven Steven Gerrard comenzaba a despuntar. Tras varios años alejados de las posiciones de privilegio en Europa, los de Anfield volvían a una final europea después de la tragedia de Heysel. Su fútbol poco vistoso pero efectivo se antojaba como el contrapunto a la alegría que destilaba el juego del Alavés.

Perdiese quien perdiese aquella final, el resultado hubiese sido injusto. Ambos equipos merecieron el triunfo por igual, pero el infortunio se cebó con Delfí Geli en forma de autogol. De autogol de oro, el invento más triste y cruel de la historia del fútbol. Aquel balón botado por Gary McAllister desde la banda izquierda llevaba veneno, se vio desde que el balón salió de la bota del escocés. Y la cabeza de Geli lo constató. Un ligero roce bastó para hacer inútil la salida de Herrera. El balón acabó cayendo dentro de la portería vitoriana, muy cerca del poste, como queriendo alargar la agonía y el sufrimiento, 5-4, el final más triste para el sueño más bonito.

Tras aquella final, el Deportivo Alavés permanecería dos temporadas más en primera, hasta que en la 2002-03 certificó un nuevo descenso a Segunda División.

28 enero 2011

Sancionan al Blackpool por dar descanso a diez titulares ante el Aston Villa

La Premier League ha vuelto a dar muestras de porque es considerada como la mejor liga del mundo. En un hecho sin precedentes para otras competiciones como la española, el máximo organismo que rige la liga inglesa ha sancionado al Blackpool Football Club con una multa de 25.000 libras (unos 29.000 euros) por dar descanso al mismo tiempo a diez jugadores de su once titular y emplear a jugadores de la plantilla teóricamente más débiles en el partido de Premier League, del pasado 10 de noviembre, frenta al Aston Villa FC.

Ian Holloway, entrenador del conjunto del norte de Inglaterra, generó bastante controversia aquel día al anunciar un once con diez cambios respecto al que solía ser titular desde el comienzo de la temporada, optando, además, por dar los primeros minutos en esta temporada al portero Richard Kingson, y a jugadores como Chris Basham, Rob Edwards, David Carney, Jason Euell y Matt Phillips. Su decisión, probablemente, estuvo motivada por los numerosos compromisos de aquella semana, en la que tuvieron que afrontar tres partidos en ocho días.

El partido disputado en Villa Park terminó con el resultado de 3-2 favorable al conjunto de Birmingham. Abrió el marcador Stewart Downing para el Villa en el minuto 28 y Marlon Harewood, ex jugador 'villano' empató en el 45. Ya en la segunda parte, Nathan Delfouneso adelantaba nuevamente al conjunto local en el minuto 59. Dudley Campbell, que había sustituido en el 77 a Harewood, empataba nuevamente el partido en el minuto 86. Dos minutos después el Villa se adelantaba nuevamente en el marcador gracias al cabezazo del defensa galés James Collins, quien a tan solo dos minutos para el final del tiempo reglamentario establecía el resultado definitivo.

La entidad del condado de Lancashire, que regresó a la Premier League el pasado verano tras cuarenta años (1970-1971), emitió un mensaje a través de su página web para confirmar que habían sido declarados culpables por violación de dos leyes de la Premier League. Según los comunicados difundidos por el club y por la propia Premier League, el Blackpool dispone desde ahora de catorce días para presentar apelación a dicha sanción.

23 enero 2011

Wickham, un punta de altos vuelos

Este espigado delantero tuvo una espectacular irrupción en la Championship durante la temporada pasada, debutando con el primer equipo del Ipswich Town y logrando el tanto del triunfo en la final del Europeo sub-17. Connor Wickham es considerado una de las promesas del fútbol inglés, junto con Josh McEachran, Jonjo Shelvey, Andre Wisdom y Ross Barkley.

Connor Wickham nació el 31 de marzo de 1993 en la ciudad de Hereford, perteneciente al condado de Herefordshire (Inglaterra). Tiene ascendencia norirlandesa por parte de su padre, oficial del ejército. Creció siendo seguidor del Liverpool, estudió en el Colegio Philip Morant en Colchester, donde fue miembro destacado del equipo de fútbol, demostrando desde temprana edad ser un prolífico goleador. A los 9 años comenzó a jugar al fútbol en las inferiores del Reading FC, en donde permaneció hasta el 2006, año en que fichó por el Ipswich Town.

Debutó con el primer equipo el 11 de abril de 2009 ante el Doncaster Rovers FC, con apenas 16 años y 11 días, convirtiéndose en el jugador más joven en la historia del Ipswich Town. La siguiente temporada logró dos tantos y marcó desde los once metros en la tanda de penaltis en la eliminatoria de la Copa de Liga frente al Shrewsbury Town FC. En abril de 2010, Connor fue elegido 'Jugador del Mes' en la Football League, al haber marcado 3 goles en 4 partidos. A final de dicha temporada se convirtió en un habitual en las alineaciones disputando un total de más de 30 partidos.

Wickham es uno de los delanteros más prometedores del fútbol inglés, ya ha batido todos los records en el Ipswich, y ya hay quien apunta que debe salir del club para seguir su gran proyección. En cuanto a características la fuerza es lo que más destaca de este espigado jugador (191 cm y 73 kg), que a pesar de su corta edad tiene una capacidad de lucha superior a los jugadores de su edad. Tiene un don especial para definir delante del portero, muchos lo señalan como un jugador al estilo Peter Crouch, y piensan que por su altura no tiene técnica, pero lejos de la realidad, posee una técnica exquisita, y por su edad y por todos los títulos individuales que ha ganado se le compara con Wayne Rooney. Esperemos que si da el salto a un grande lo siga haciendo con la madurez que ha demostrado y no pierda el potencial que tiene para llegar a ser un gran delantero.

Wickham ha sido internacional por Inglaterra sub-16, con la que se consagró campeón de la Victoria Rose Shield, anotando en la victoria de su equipo por 2-0 sobre Escocia en la final. El 11 de agosto de 2009, recibió su primera convocatoria con la sub-17 para disputar la FA International Tournament. En mayo, fue incluido en la lista de jugadores que disputarían el Europeo sub-17 en Liechtenstein. Inglaterra ganó a España en la final del torneo y Wickham fue elegido 'Mejor Jugador' gracias a sus actuaciones y sus goles durante el torneo. Después de su gran actuación con la sub-17, el 8 de octubre de 2010 debutó con la sub-19 ante Albania, y el 16 de noviembre de 2010 lo hizo con la sub-21 ante Alemania.

El Arsenal ha sido, hasta la fecha, el club que más ha apostado por el joven atacante, ya que de sobra es conocida la preferencia de Arsene Wenger por los nuevos talentos. Sin embargo, la entrada en escena del United y el Tottenham, podría complicar su fichaje por el conjunto 'gunner'.

22 enero 2011

Ray Wilkins y la crisis del Chelsea

El Chelsea tuvo un comienzo de temporada espectacular, luciéndose en su juego y justificando su etiqueta de campeón de la Premier League. Arrolló a todos sus rivales en las primeras cinco jornadas en las que sumó los 15 puntos posibles y marcó 21 goles. Para muchos la competición no tenía misterio alguno, y el vigente poseedor de la corona iba a reeditar su título sin demasiado esfuerzo. Ni la derrota en el City of Manchester Stadium, ni la que se produjo más tarde en Anfield modificaron demasiado ese discurso mayoritario.

En medio de ese ambiente triunfalista el 11 de noviembre surgió una noticia aparentemente secundaria y poco relevante, el ayudante de Carlo Ancelotti, Ray Wilkins, había sido destituido.

Ray Wilkins fue un gran jugador, un cerebro en el centro del campo que jugó en equipos importantes como el Chelsea, Manchester United o Milan entre otros. Comenzó su carrera como entrenador en el año 94 en el Queens Park Rangers y ha sido primer entrenador y co-entrenador en clubes como el Fullham, Millwall y Chelsea. En el conjunto londinense siempre se ha sentido como en casa, y ha realizado un estupendo trabajo junto a grandes entrenadores. Ha servido de nexo entre el juego típico ingles y los entrenadores foráneos que últimamente han pasado por el banquillo de Stamford Bridge. Por ello su rol era fundamental para técnicos y jugadores, quienes se mostraron contrariados cuando fue despedido.

El primer partido sin Wilkins al lado del técnico italiano en el banquillo acabó con una dolorosa derrota por 0-3 ante el Sunderland en Stamford Bridge, un resultado sin precedentes en la era Abramovich. Al día siguiente varios medios relacionaron la elección de prescindir del entrenador asistente con esta debacle, al parecer fue una decisión personal del propio Roman Abramovich, y el vestuario no lo entendió ni la compartió. Se dijo que la destitución había roto el buen ambiente en el club, y esa teoría ganó fuerza con el desenlace negativo de los encuentros siguientes.

Si dividimos la presente temporada en dos partes, el Chelsea ganó el 78% de los puntos con Wilkins como asistente, y solo el 26% desde que este se marchó. Pero ¿realmente puede entenderse que su cese haya tenido tanta influencia en el juego del equipo?


Por supuesto que esta decisión ha afectado al vestuario ya que Wilkins era muy querido dentro del mismo, aunque también otros motivos se apuntan para justificar ese cambio de dinámica en los resultados. En las primeras jornadas el Chelsea solo se enfrentó a rivales de la parte baja de la tabla y empezó a flaquear cuando la exigencia creció. Piezas claves como Lampard, Alex o Benayoun han sufrido lesiones importantes, y jugadores que fueron determinantes en la pasada campaña como Malouda han sufrido un bajón acusado en su rendimiento. La plantilla, además, es más corta que la que se proclamó campeona el pasado mes de mayo, y muchos piensan que a los pesos pesados del vestuario les motiva mucho más la Champions League que la Premier.

Por todo ello dos dudas sobrevuelan el ambiente: ¿Se recuperará este Chelsea? ¿Qué necesita para levantar el vuelo? Yo pienso que si, porque cuenta con buenísimos jugadores, pero el problema es que ahora están en un bajón de forma preocupante y no saben como salir, no están acostumbrados a perder, tampoco lo están a jugar sin confianza y esto es lo que estamos viendo, un Chelsea que tan solo ha ganado dos partidos y empatado cuatro, de los diez últimos encuentros de liga. Esto no es normal y algo debe cambiar, no creo que necesariamente sea el entrenador, como ya apuntan algunos rumores, aunque deben reaccionar rápido.

Como siempre los resultados determinarán los juicios posteriores, si el Chelsea consigue recuperarse y acaba ganando algún título es probable que la polémica del cese de Ray Wilkins se olvide pronto. Si por el contrario, la temporada acaba en blanco, este capítulo pasará a la historia como el punto de inflexión que determinó su negro destino.

21 enero 2011

Del 'písalo' al 'peace and love'

Estadio de Riazor (La Coruña), 6 de febrero de 1993. Las cámaras del programa futbolístico de canal plus 'el día después', pillaron al técnico argentino Carlos Salvador Bilardo, entonces entrenador del Sevilla, abroncando a Domingo, masajista de su equipo por saltar al campo para atender a Albístegui, jugador del Deportivo que sangraba abundantemente por la nariz debido a un encontronazo con Maradona. Inolvidables fueron sus palabras "¡Pisalo, pisalo!, los colorados son los nuestros. Al enemigo ni agua", refiriéndose a que pisaran a un jugador del equipo rival antes de correr en su ayuda.

La frase se hizo tan famosa que a partir de aquel día cada vez que había algún incidente, o cuando un jugador rival caía al césped en cualquier campo de España, las aficiones locales se ponían a cantar inmediatamente "¡Písalo, písalo!".

Dos años más tarde, el Real Zaragoza jugaba en la Romareda la ida de las semifinales de la Recopa de Europa contra el Chelsea. En un partido lleno de tensión en el campo, la inquietud se trasladó al público, que enfervorecido seguía el duelo con ansias de devolver la visita a Londres con la máxima renta posible. Los protagonistas en el terreno de juego fueron Xavi Aguado, capitán del conjunto maño y Paul Furlong, delantero del Chelsea. En una jugada de este último en las inmediaciones del área de Andoni Cedrún, Aguado fue tajante entrando al corte, y dejando a Furlong tumbado en el suelo, retorciéndose con gritos de dolor. La atención de los espectadores se centraba entonces en la grada, donde los hooligans del conjunto londinense comenzaron a causar problemas.

En ese momento de la segunda parte, la policía cargó duramente contra los hooligans que estaban en el fondo sur. Estos atacaron a la policía arrancando asientos y lanzándolos contra las fuerzas de seguridad. Llegaron refuerzos y de nuevo acorralaron a los seguidores ingleses. Mientras, el partido seguía transcurriendo pero nadie prestaba atención, ya que el público estaba absorto en el 'triste espectáculo' que se presenciaba en el graderío sur. Entonces desde el fondo norte la 'peña ligallo' comenzó a cantar el famoso grito que popularizó Bilardo "písalo, písalo", y todo el estadio empezó a jalear a la policía con ese grito. Algo mágico envolvió el estadio y los hooligans detuvieron su altercado con la policía y comenzaron a aplaudir.

Al día siguiente, ese cántico hizo estragos en tierras británicas, los diarios ingleses contaron lo ocurrido de una manera muy especial: "Ayer en el estadio español de la Romareda, ocurrió una de las historias más bellas jamás vistas en el mundo del fútbol, cuando los hooligans del Chelsea se estaban enfrentando con la policía española, los hinchas zaragocistas frenaron la pelea al grito de 'peace and love' (paz y amor)". La palabra 'písalo' sonaba a oídos de los ingleses como 'peace and love', y Bilardo jamás hubiera imaginado la gran historia que se creó tan solo unos años después de aquellas palabras suyas.

20 enero 2011

Qué fue de... Skuhravý

Del Mundial de Italia en 1990 nos quedaron unos cuantos nombres grabados en la memoria. Fue un enorme escaparate para que los equipos de media Europa reforzaran sus plantillas. Hoy os traigo a una de las revelaciones del torneo, que gracias a su juego pudo dar el salto al calcio. Tomáš Skuhravý, el checoslovaco cabeceador que se convirtiera en 'Bota de Plata' de aquel campeonato, e integrara el once ideal mundialista.
Tomáš Skuhravý nació el 7 de septiembre de 1965 en Český Brod, en la región de Přerov nad Labem (República Checa), localidad situada a unos 35 km al este de Praga. Comenzó jugando al fútbol a los 6 años en el TJ Sokol Přerov nad Labem, en donde permaneció hasta los 15 años. En 1980 se incorpora a las categorías inferiores del AC Sparta Praha, club con el que debutó como profesional dos años más tarde. En 1984 y tras 4 goles en 29 partidos es traspasado al TJ Rudá Hvězda Cheb (actual FC Union Cheb) donde totalizó 17 goles en 58 encuentros hasta 1986, año en que retorna al Sparta. En su segunda etapa con el conjunto capitalino de la por entonces Checoslovaquia explotó: 55 goles en 113 partidos. Haciendo valer sus 192 cm de altura, hizo del remate de cabeza su arma letal. Con el Sparta ganó cinco ligas (83-84, 86-87, 87-88, 88-89 y 89-90) y tres Copas en 1984, 1988 y 1989.

Tras disputar el Mundial de Italia'90 con Checoslovaquia (en el que se convirtió en uno de los jugadores revelación marcando cinco goles) firmó por el Genoa CFC, al que había dado su palabra casi al inicio del Mundial, aunque después recibió numerosas ofertas mucho más importantes "Pero yo di mi palabra al Génova, y la cumpliré". En el equipo italiano jugó seis temporadas (cinco de ellas en la Serie A) convirtiendo 59 goles en 164 partidos. Una de las campañas más recordadas es la primera, cuando el equipo genovés terminó clasificado en la cuarta posición, ganándole a todos los grandes incluido su máximo rival, la Sampdoria de Vialli y Mancini, ganadora del Scudetto; y la posterior, cuando alcanzó las semifinales de la Copa UEFA y fue eliminado por el Ajax. De más está decir que muy pronto se convirtió en ídolo de la afición del Luigi Ferraris, junto al genovés Stefano Eranio, el lateral izquierdo brasileño Branco, y con su compañero en la punta de ataque, el uruguayo Carlos Aguilera.

Tras cinco exitosos años en la 'squadra rossoblù' de la región costera de Liguria, en 1995 ficha por el Sporting Clube de Portugal, donde estuvo un año en el que apenas jugó 4 partidos debido a las lesiones que ya empezaban a marcar el punto final de su carrera. Un año más tarde vuelve al fútbol checo para incorporarse al FK Viktoria Žižkov de la ciudad de Praga, club en el que se retiraría en 1997, al finalizar la temporada.

Debutó con la selección de Checoslovaquia en 1985, con la que jugó 43 partidos y marcó 14 goles. En el Mundial de Italia'90 comienza a despuntar en el panorama internacional, Checoslovaquia llega hasta los cuartos de final, en donde cae ante Alemania, y Skuhravý se convierte en una de las revelaciones. Ganó la 'Bota de Plata', siendo superado, únicamente, por Salvatore Schillaci, delantero de Italia. Sus cinco goles en el campeonato los hizo en tan sólo dos partidos. Un doblete ante Estados Unidos y un hat-trick ante Costa Rica. Tras el Mundial, sólo marcó 4 goles más con su selección en 16 partidos.
En 1994, tras el cambio político que provoca la escisión de la antigua Checoslovaquia, comienza a jugar con la selección de la República Checa, marcando 3 goles en 6 partidos.

En la actualidad reside en Italia, cerca de Génova, donde tiene un restaurante. Además, ha realizado tareas como colaborador técnico del Genoa, es comentarista en el canal italiano Sky Sport y dirige un equipo de juveniles.

Valdano vete ya!!!

La guerra abierta que existe dentro del Real Madrid, entre Jorge Valdano y José Mourinho, supera cualquier ficción. En un club presidencialista, como es 'la Casa Blanca', parte de la culpa la ha tenido Florentino porque no intuyó lo dañino de tomar partido por Valdano frente a Mourinho. Con la llegada del nuevo entrenador debió dejar en manos del portugués el poder de ser un 'auténtico manager'. No lo hizo y permitió además que Valdano, que entre sus numerosas virtudes no está la de ser humilde y pasar desapercibido, dictara que había vencedor y vencido en los pulsos entre director general y entrenador.

Florentino hace y deshace como el que juega al 'monopoly', con la frialdad de los números y las multinacionales, tan sólo le importa tener una empresa que genere dinero, y el Real Madrid no debe tener ánimo de lucro sino ánimo de hacer felices a sus aficionados con equipos competitivos, que no solo generen ilusión, sino que también consigan títulos, algo que por el Bernabéu últimamente no se ve mucho.

Y es que a Florentino se le pueden achacar muchas cosas. El madridismo está harto, ahora mismo lo único que tenemos es un club sin identidad, sin proyecto deportivo, un entrenador cada año con el que no tiene relación, tampoco con la plantilla, se rodea de escuderos y bufones que irán dejando el club poco a poco, hasta que se encuentre otra vez ante los leones y entonces... ¿volverá a dimitir?

Por otra parte, nadie se explica qué hace Valdano como director general deportivo del Real Madrid. A pesar de que muchos le advirtieron a Florentino de que tropezar con las mismas piedras de su primer fracaso era de tontos o de soberbios, el presidente mantuvo su criterio y puso de nuevo a Valdano en la cima directiva.

Después de la destitución de Pellegrini, apuesta personal del argentino la temporada pasada, Valdano también debería haber cogido la puerta de salida. Primero por principios morales: él creía que el técnico chileno debía seguir; y segundo por principios futbolísticos: Mourinho es, ha sido y será, la antítesis de lo que entiende el argentino por fútbol, y de la concepción 'poética' que tiene del juego.

Esta temporada, y tras el fin de la primera vuelta, todos nos hemos dado cuenta que al Madrid le hacen falta delanteros (y lo digo en plural, ya que Benzema ha demostrado en numerosas ocasiones que este club le viene grande), pero, sobre todo necesita grandes gestores al frente del club, que sepan mantenerse al margen del apartado deportivo, el cual debería estar en manos del entrenador. Mourinho ya avisó allá por el mes de agosto, que esta plantilla necesita un 9 puro. Más allá de 'gatos y perros', el único que está haciendo goles es Cristiano Ronaldo, y si este se lesiona (y se puede lesionar en cualquier momento) el Madrid no pasaría de ocupar un puesto medio en la clasificación. Valdano y Florentino serían los culpables.

En el inicio de la temporada lo único que consiguió el portugués fue a Mesut Özil, que ni es un 9 ni aporta muchos goles, a Mou se lo 'metieron' con calzador, y no le quedó otra que agachar la cabeza, mal empezó el portugués. Y ya se sabe lo que dice el refrán, lo que mal empieza...

Florentino sigue empecinado en repetir sus viejos errores, y todo, por confiar en la sabiduría de Valdano, ese intelectual del fútbol, que ahora, y escondiéndose tras una 'esforzada sonrisa', ha dado con la solución: Repescar a Van Nistelrooy después de regalarlo al Hamburgo.

Y para terminar, no quisiera despedir este post sin parafrasear al gran Alfonso Ussía, quien en uno de sus artículos de opinión apuntaba sobre el argentino: "Valdano, que se vuelva al Tenerife, de entrenador o de jardinero".

19 enero 2011

Atila Turan, un seguro en banda izquierda

A sus apenas 18 años, el joven jugador de banda izquierda Atila Turan, es uno de los valores con mayor porvenir del fútbol galo, lo que ha provocado que varios conjuntos estén pensando en él como posible alternativa de futuro.

Atila Turan nació el 10 de abril de 1992 en Cheny (Francia), aunque posee la doble nacionalidad ya que es de ascendencia turca. Comenzó jugando al fútbol en el ASUC Migennes, en el que ingresó cuando apenas contaba 6 años. Cuando tenía 14 años se unió al Stade Auxerrois, en el que estuvo hasta los 16. En 2008 se trasladó a Grenoble, en donde se incorporó a las categorías inferiores del Grenoble Foot 38. El 3 de febrero de 2010 firmó su primer contrato profesional por tres temporadas y su debut fue el 30 de julio en partido de la Copa de la Liga francesa contra el Guingamp. Su debut en la Ligue 2 (donde actualmente milita el GF38) fue una semana después frente al Le Havre AC. Actualmente está siendo una de las grandes revelaciones del fútbol galo en lo que llevamos de temporada, ha jugado 12 partidos, 10 de ellos como titular, y ha marcado dos goles.

Con 1,76 metros de altura y 79 kilos de peso, Atila Turan es un medio zurdo, que también se desenvuelve a la perfección en el lateral, siempre actuando en banda izquierda, por lo que su polivalencia queda fuera de toda duda. Jugador al que le gusta sumarse al ataque con mucha frecuencia, recorriendo toda la banda una y otra vez, mostrando un derroche de energías impresionante. Mide bien todas sus incorporaciones por banda, y sorprende entrando desde atrás para crear peligro en el área rival. Tiene un magnífico golpeo del balón, fuerte y preciso, además, es muy trabajador y peleón en defensa, seguro y muy difícil de sobrepasar, por si fuera poco, posee una habilidad especial para meter el pie en el instante justo y arrebatarle el balón al rival. Es rápido, agresivo y potente y no desentona con el balón. Siempre bien colocado atrás, resulta casi imposible sorprenderlo cogiéndole las espaldas. Con la selección francesa también ha actuado de mediocentro.

Turan es un producto 'made in Clairefontaine', puesto que ha pasado por todas las categorías inferiores del fútbol francés. En 2007 se estrenó en la sub-16 francesa. Ha pasado también por la sub-17, con la que jugó en el Europeo que se celebró en Alemania en 2009, por la sub-18, con la que disputó, el pasado mes de enero, la Copa del Atlántico jugada en la isla de Gran Canaria, y por la sub-19, con la que ya ha disputado algunos partidos.

Ahora, y ante el interés del FC Barcelona en la precoz estrella francesa, nuevos equipos como la AC Fiorentina, se han sumado a la puja por el futbolista y apuestan por su contratación como posible inquilino de futuro para la banda izquierda. El centrocampista de 18 años tiene claro que por el momento su futuro más inmediato debe estar en Grenoble, pero puede cambiar de opinión si su equipo no consigue el ascenso a la Ligue 1, ya que supondría dar un paso atrás en su carrera. Si este hecho se produjera, y llega una oferta interesante, podría salir del club de los Alpes.

17 enero 2011

DORSALES MÍTICOS: 10 Maradona

Decir Argentina es decir Maradona, con la selección albiceleste ganó el Mundial de 1986, el subcampeonato en 1990, y el Mundial Juvenil de 1979. Sus logros más importantes a nivel de clubes los obtuvo jugando para el Nápoles, donde ganó una UEFA y los únicos dos Scudettos que posee la institución. Es considerado como uno de los mejores jugadores de la historia y mejor jugador de la historia de los mundiales. Sus éxitos deportivos se vieron muchas veces empañados por su adicción a las drogas, que lo afectó tanto en su carrera futbolística, como en su salud.

Diego Armando Maradona nació el 30 de octubre de 1960 en Lanús (Argentina). Se crió en Villa Fiorito, una villa miseria ubicada en el sur del Gran Buenos Aires. Su primer contacto con el mundo del fútbol se produjo en 1969 cuando realizó la prueba para entrar en las divisiones inferiores del club Argentinos Juniors. 'Los Cebollitas' era el nombre del equipo de 1960, creado por Francisco Cornejo para disputar los torneos del año 1973 y 1974, ya que éste no los quiso anotar bajo el nombre de la institución. El equipo ganó ese torneo y el campeonato de la octava división en 1974. Además de disputar los partidos con 'Los Cebollitas', Maradona jugó, con 12 años, algunos partidos para las divisiones inferiores de Argentinos. Para que esto sucediera el entrenador debía mentir sobre su edad, ya que no alcanzaba el mínimo dispuesto por el reglamento, y cuando comenzó a ser conocido en el ambiente debió inscribirlo con otro nombre.

Su debut en la Primera División argentina se produjo el 20 de octubre de 1976 frente a Talleres de Córdoba. Ingresó, con la camiseta número 16 al comenzar el segundo tiempo. Al mes siguiente, el 14 de noviembre, convirtió su primer gol en un partido frente a San Lorenzo de Mar del Plata. Jugando con la camiseta de Argentinos Juniors, se consagró el máximo goleador de los torneos Metropolitano 1978, Metropolitano y Nacional 1979, Metropolitano y Nacional 1980. Esto le otorgó un récord en el fútbol argentino, es el único jugador que ha conseguido consagrarse goleador del torneo en cinco oportunidades.

Aunque Maradona ya había recibido anteriormente ofertas para jugar en otros clubes, recién en 1981 se encontraba decidido a abandonar Argentinos Juniors. La oferta más importante la había realizado River Plate, Sin embargo Maradona quería ser transferido a Boca Juniors. Finalmente fue cedido a préstamo por un año y medio a Boca, que se reservaba la opción de compra. El contrato se firmó el 20 de febrero y debutó dos días después, nuevamente frente a Talleres. El Campeonato Nacional de 1981 fue un fracaso, ya que el equipo cayó en los cuartos de final frente a Vélez Sarsfield. Esta mala actuación se debió a la gran cantidad de partidos amistosos que disputaba Boca para mejorar su situación económica, que terminaron agotando a los jugadores. En enero de 1982 se disputó el Torneo de Verano, donde Maradona jugaría sus últimos encuentros en Boca ya que luego debió concentrarse con la selección durante 4 meses para el Mundial de España. Se despediría de Boca Juniors jugando 40 partidos y convirtiendo 28 goles.

Tras su participación en el Mundial de 1982 se oficializó la venta al Barcelona, que pagó unos 7,5 millones de euros por su pase, una cifra importante para la época. En el mes de diciembre, habiendo disputado 13 partidos de liga, se le detectó una hepatitis por lo que debió abandonar los campos tres meses. La temporada siguiente comenzó mal para Maradona. El 24 de septiembre de 1983 Maradona fue retirado en camilla lesionado y con fractura del maléolo externo y del ligamento de su pierna izquierda, al recibir una durísima entrada de Andoni Goikoetxea, defensa del Athletic. Reapareció sólo tres meses y medio después, por lo que no pudo contribuir a que el Barcelona consiguiera el campeonato. Sí pudo contribuir, en cambio, a que llegase por segundo año consecutivo a la final de la Copa del Rey. Aquella final estuvo rodeada de una gran tensión. Ganó el Athletic, pero lo peor llegó al final del encuentro. Tras el escándalo, varios jugadores fueron sancionados y la RFEF impuso al argentino una sanción de tres meses sin poder jugar en competiciones nacionales. Esa sanción fue una de las razones que lo empujaron a aceptar una oferta del Nápoles italiano. Maradona abandonó el Barça habiendo jugado un total de 58 partidos y marcado 38 goles.

Su presentación con el Nápoles fue el 5 de julio de 1984, ante un estadio San Paolo repleto. En el conjunto italiano alcanzó los mayores logros, a nivel de clubes, de toda su carrera. El conjunto celeste construyó un gran equipo alrededor del astro argentino, incluyendo jugadores como Claudio Garella, Bruno Giordano, el punta brasileño Careca, Gianfranco Zola, o el mediocampista brasileño Alemão. Conquistaron los Scudettos de 1987 y 1990, la Copa de 1987, la Supercopa italiana de 1990 y la UEFA de 1989. A nivel individual fue galardonado con premios como el 'Once de Oro' al Mejor Futbolista del Mundo (1986 y 1987), 'Pluma de Oro' al Mejor Deportista de Europa (1986), 'Jugador del Año' por la World Soccer Magazine (1986), y Máximo goleador de la Liga italiana (1987).
El 17 de marzo de 1991, tras el partido frente al Bari, Maradona fue elegido para el control antidopaje, que finalmente daría positivo por cocaína. La FIGC le impuso una sanción que lo alejaría de los estadios durante quince meses, sanción que fue ratificada por la FIFA.

Tras la sanción, Maradona quería alejarse de Italia, quería jugar para un club que no tuviera grandes exigencias deportivas. Fichó por el Sevilla debido a la insistencia de Carlos Bilardo, entonces entrenador sevillista. Su presentación en el Sánchez Pizjuan se produjo el 28 de septiembre en partido amistoso contra el Bayern Múnich de su amigo Lothar Matthäus. Con el conjunto hispalense tan solo jugó una temporada, 26 partidos de liga, en los que marcó cuatro goles, ya que durante este tiempo su relación con los dirigentes sevillistas se comenzó a debilitar debido a su inclusión en la convocatoria albiceleste para un amistoso ante Brasil, en el centenario de la AFA, y su posterior convocatoria para otro amistoso ante Dinamarca. Además, durante el descanso del partido disputado con el Real Burgos, Maradona pidió el cambio, Bilardo le pidió que continuara, por lo que jugó infiltrado en la rodilla. Sin embargo, a los 53 minutos Bilardo decide reemplazarlo, provocando la ira del jugador que insultó públicamente al entrenador. Este episodio terminó de romper las relaciones entre Maradona y los dirigentes de Nervión.

En 1993 se produjo su vuelta al fútbol argentino, esta vez con la camiseta de Newell's Old Boys en donde tan solo jugó cinco partidos oficiales. Un desgarro muscular y la mala relación con Jorge Castelli, técnico que sustituyó a Jorge Raúl Solari, precipitaron su salida del conjunto 'leproso'.

Maradona debió cumplir otros 15 meses de suspensión impuestos por la FIFA durante el Mundial de 1994, después que se le detectara consumo de efedrina en un control antidopaje. La suspensión, que vencía el 15 de septiembre de 1995, le impedía desempeñarse como jugador de fútbol, pero no como director técnico. En octubre de 1994 debutó como entrenador, junto a Carlos Fren, al frente de Deportivo Mandiyú. Las peleas con la dirigencia lo llevaron a renunciardos meses después. Dirigió 12 partidos en los que consiguió 1 triunfo, 6 empates y 5 derrotas. El 6 de enero de 1995, nuevamente junto a Fren, fue contratado para dirigir a Racing de Avellaneda. La campaña en Racing también fue corta, ya que duró sólo 4 meses. Dirigió 11 partidos en los que consiguió 2 triunfos, 6 empates y 3 derrotas.

Una vez firmado el contrato que sellaba su regreso a Boca, Maradona comenzó a ponerse en forma para el día del debut. En el Apertura 1995, Boca no realizó una buena campaña, consiguiendo el cuarto puesto. Esto produjo la llegada de un nuevo presidente, Mauricio Macri, y con la contratación de Bilardo como entrenador. Maradona amenazó en un principio con irse del club si Bilardo asumía el cargo, pero luego decidió apoyarlo. Al final de esa campaña Maradona viajó a Suiza para internarse en una clínica que lo ayudaría con su adicción a la cocaína. Su regreso se produjo en julio de 1997. A pesar que ya no era el jugador que había maravillado al mundo en Europa, Maradona jugó a un gran nivel como capitán del conjunto de La Boca. El 25 de octubre de 1997, en el partido ante River Plate, jugó su último partido oficial, siendo reemplazado en el descanso por Juan Román Riquelme. Anunció su retirada del fútbol profesional el mismo día que cumplía 37 años, el 30 de octubre de 1997.

Sin duda alguna, si Maradona ha destacado ha sido con la selección argentina, en la que debutó a los 16 años, el 27 de febrero de 1977, en un amistoso jugado en La Bombonera frente al seleccionado de Hungría, reemplazando a Leopoldo Jacinto Luque. Además, un mes después debutó en la selección juvenil. A pesar de haber jugado varios partidos con la albiceleste durante ese año, César Luis Menotti no lo convocó para jugar el Mundial de Argentina'78 debido a su juventud. Sin embargo si fue convocado por Menotti para el Mundial juvenil que se jugaría al año siguiente en Japón. Argentina ganó el torneo y Maradona fue elegido como 'Mejor Jugador'.

Participó en los Mundiales de España'82, México'86, Italia'90 y USA'94; en la Copa América de 1979 (no tuvo sede fija), en Argentina'87 y Brasil'89. En 1993 disputó la Copa Artemio Franchi, un torneo futbolístico avalado por FIFA, disputado por las naciones campeonas de Europa (Eurocopa) y América (Copa América), por lo que también se la conocía como campeonato intercontinental de selecciones (sólo se disputaron dos ediciones, en 1985 y 1993).

En el mundial mexicano destacó sobre los demás la figura de Maradona, que llevó a Argentina hacia su segundo Mundial. El 'Pelusa' fue capaz de hacer lo mejor y lo peor en el torneo. Lo mejor porque en el partido de los cuartos de final entre Argentina e Inglaterra, hizo el ya conocido 'Gol del Siglo'. Diego recorrió más de 60 metros para dejar con la boca abierta a los 115.000 espectadores que llenaban las gradas del estadio Azteca de la Ciudad de México. Y lo peor porque minutos antes de aquel gol, Maradona también marcaría... con la mano, en el que fue bautizado como 'la mano de Dios'.

En octubre de 2008, tras la renuncia de Alfio Basile, Maradona fue presentado como seleccionador argentino, acompañado de Carlos Bilardo como Coordinador de Selecciones Nacionales. Consiguió la clasificación para el Mundial de Sudáfrica 2010. Su papel como seleccionador fue muy discutido por periodistas y aficionados. La albiceleste cayó en cuartos de final con un rotundo 4-0 ante Alemania y la AFA decidió no renovarle el contrato.

15 enero 2011

Qué fue de... Spasić

Era un central clásico de la antigua escuela yugoslava. Frío y sobrio, sus puntos fuertes eran la colocación y la técnica, pero no tenía mucha clase ni mucha velocidad. Spasić vio como sus sueños se hacían realidad al fichar por el Real Madrid, pero como muchas veces ocurre, el sueño se convirtió en pesadilla. Considerado como uno de los peores fichajes de la historia del madridismo, este central con ínfulas de lateral izquierdo, rústico y torpón, enamoró al mismísimo Alfredo Di Stéfano.

Pedrag Spasić nació en Kragujevac (antigua Yugoslavia y actual Serbia), el 13 de mayo de 1965. Comenzó su carrera como futbolista en el club de su ciudad natal, el FK Radnički 1923 Kragujevac, y debutó con el primer equipo a los 19 años. Allí permaneció durante cuatro temporadas destacando en el eje de ladefensa hasta que en 1988 el FK Partizan de Belgrado, uno de los equipos más fuertes de la liga yugoslava, se hizo con sus servicios. En el equipo de la capital yugoslava su proyección fue meteórica, tanto que rápidamente se convirtió en capitán del conjunto 'Crno-beli' con el que jugó 55 partidos en dos temporadas en las que ganó una Copa yugoslava (1988–89).

El club de Chamartín buscaba un compañero para Sanchís en el centro de la defensa, y así suplir la baja de Óscar Ruggeri. Así que al término del Mundial de Italia, el Real Madrid, por indicación de Alfredo Di Stéfano, fichó al futbolista por cuatro temporadas, y pagó cerca de 200 millones de pesetas por él (una cifra un tanto desorbitada si se tiene en cuenta que ese mismo verano el club gastaría 100 millones en el rumano Gheorghe Hagi). La contratación del jugador balcánico fue una sorpresa porque el club esperaba firmar a Desmond Walker, defensa del Nottingham Forest. Sin embargo, las negociaciones se rompieron y Ramón Mendoza, presidente del club, apostó por el jugador yugoslavo, quien a pesar de su incipiente calvicie, tan solo contaba con 25 años. Pronto fue bautizado como 'el agente' Spasic, en referencia a su forma de vestir que le otorgaba un aspecto serio y siniestro. Spasić comenzó la temporada 1990-91 como titular, pero su rendimiento no fue el esperado y terminó relegado al banquillo. Aquella campaña disputaría 22 partidos como madridista y convertiría un gol... eso sí, en contra y ante el Barcelona en el Camp Nou. El Real Madrid le declaró transferible y le traspasó al CA Osasuna al final de la campaña.

En las tres temporadas que estuvo en Pamplona, Spasić jugó 88 partidos marcando 3 goles (todos ellos en la portería contraria). Jugó la Copa de la UEFA en la temporada 1991-92 en la que el Osasuna cayó en tercera ronda ante el Ajax de Louis van Gaal, a la postre ganadores del torneo. El rendimiento del jugador en la defensa 'rojilla' no fue malo, sin embargo, para nada se pareció a aquel defensa que tanto había gustado a Don Alfredo, y ya entonces había perdido su sitio en las convocatorias de la selección yugoslava. Al término de la temporada 1993-94, cuando el club navarro desciende a Segunda División, el futbolista recala en el Club Atlético Marbella, también de la división de plata.

El 30 de agosto de 1994, se hacía oficial el fichaje de Pedrag Spasić por el conjunto de la Costa del Sol, cuyo presidente era el excéntrico empresario serbio Bob Petrović, ex músico y ex jugador, quien aprovechando la amistad con el representante del jugador lo firma por una temporada. Durante la temporada que permaneció en Marbella no tuvo suerte con las lesiones ni con los siete entrenadores que desfilaron por el banquillo 'blanquillo', tan sólo disputó 5 encuentros, aun así el jugador fue titular en el tramo decisivo de la temporada y el club andaluz pudo salvar la categoría. Tras su paso más que mediocre por nuestro país, en 1995 decidió regresar al fútbol yugoslavo para fichar por el FK Radnički Jugopetrol por una temporada, pero el equipo descendió a la Segunda División y al término de la temporada se retiró del fútbol profesional a los 31 años.

Internacional por Yugoslavia, jugó un total de 31 partidos en los que marcó un gol. Disputó la fase final del Mundial de Italia'90, en la que jugó como titular los cinco partidos que disputó el combinado balcánico que cayó con Argentina en los cuartos de final. En tierras italianas desempeñó un gran papel, destacando el fabuloso marcaje a Emilio Butragueño en el encuentro de octavos de final frente a España.

Tras su retirada de los terrenos de juego no se ha vuelto a relacionar con el balón. Comenzó a invertir en empresas de distintos sectores y hoy vive alejado de los focos, retirado totalmente del mundanal ruido de la gran ciudad, en en un pequeño pueblo a 150 kilómetros de Belgrado. Los medios españoles han intentado varias veces entrevistarle pero sólo concedió una hace unos años. En ella se mostraba sorprendido con que todavía se le recordara por su error en el Camp Nou. Hay cosas que nunca se olvidan.