07 mayo 2011

Mourinho: un proyecto que debe tener continuidad


Se puede decir que la temporada para el Real Madrid concluyó el pasado martes con el empate en el Nou Camp y la consiguiente eliminación de la Champions League, aunque aún quedan cuatro encuentros de liga en los que el Madrid debe pelear por la victoria, se juegue algo o no. Pero se pueden sacar ya algunas conclusiones de un año que ha supuesto el primero de Mourinho y varios jugadores en el club blanco, un año con buenos momentos y otros peores, pero que en líneas generales se puede considerar como positivo para el cuadro blanco y que debería de suponer el primero de un proyecto en el que la continuidad fuese la asignatura pendiente en un club con un banquillo demasiado movedizo.

Parece claro que Mourinho continuará la temporada próxima, y no sólo porque su finiquito sería millonario, sino porque se lo ha ganado. Ofertas no le faltarían, sin ir más lejos sus dos ex equipos, Chelsea e Inter, que estarían encantados de volver a contar con el luso y dos clubes a los que, sabido es, Mourinho tiene en estima. Tras casi una década de irregularidad y un amplio número de técnicos que no cumplieron su contrato, la continuidad del estratega de Setúbal se antoja como positiva para que el club encuentre estabilidad en su área deportiva.

Argumentos no le faltan al Madrid para considerar como satisfecha esta temporada: ha ganado la Copa del Rey, torneo que no llegaba a las vitrinas del Bernabéu hacía dieciocho años. Ha alcanzado las semifinales de la Liga de Campeones, terreno que no se pisaba desde hacía ocho años, sin mencionar los siete sin pasar de octavos. Y en liga han logrado números de campeón, que sólo un Barcelona fuera de lo normal ha sabido superar.

Ha sabido hacer un equipo de un club caracterizado en los últimos años por formar once jugadores que iban por libre. Por vez primera en mucho tiempo, lo que más se ha oído de las victorias del club blanco no ha sido aquello de la pegada y las individualidades. En este Madrid ha primado el colectivo y el grupo ha estado siempre por encima de las individualidades. De hecho, nuevos fichajes como Di María u Özil han brillado bajo esta premisa. Además se ha recuperado una gran versión de Benzema, clave en muchos partidos, y Kaká ha visto sus mejores momentos de blanco en los últimos encuentros, como en Mestalla o San Mamés, aunque el brasileño sigue siendo aún una cuenta pendiente. Una plantilla que, además, está con el portugués.

En el lado negativo, las continuas polémicas que han salpicado a la figura del portugués. También se habla del estilo de juego de sus equipos, rácano para muchos, pero esto es fútbol, no hay una manera definida que tenga que considerarse la adecuada o la mejor y los caminos del gol son inescrutables. En ambos aspectos, antes de nada, cabe decir que Mourinho siempre fue así, tanto en Inglaterra como en Italia, y sin querer justificar algunas declaraciones y sin demonizar otras como se ha hecho, en España tenemos cierta tendencia a hacer un desierto de un grano de arena y a sobredimensionar demasiado las cosas.

Las polémicas que Mourinho tuvo en Inglaterra con Ferguson o Benítez o en Italia con Allegri, hoy entrenador del Milan y entonces del Cagliari, habrían supuesto aquí poco menos que la Batalla de Trafalgar. Mourinho siempre ha sido de la opinión de que los partidos empiezan en las ruedas de prensa, un juego que muchos se toman demasiado en serio. En cualquier caso, en la cúpula blanca serán perfectamente conscientes de la polvareda que ha suscitado la figura del técnico luso, o más bien el personaje que éste se ha creado, y no estaría de más convencerle de que aquí las cosas funcionan de otra manera.

Un año, en definitiva, del que se pueden extraer varias conclusiones positivas y otras negativas que se pueden pulir, pero una balanza lo suficientemente inclinada como para considerar que el Madrid recorre un sendero por el que ha de seguir caminando.

05 mayo 2011

La extraordinaria historia del New York Cosmos

Título Original: Once in a lifetime: The extraordinary story of the New York Cosmos
Año: 2006
Duración: 97 min.
País: USA
Director: John Dower, Paul Crowder
Guión: John Dower, Mark Monroe
Productora: Passion Pictures / Cactus Three / ESPN Original Entertainment / GreeneStreet Films
Género: Documental

Esta entretenidísima película/documental nos lleva a los entresijos de la América setentera donde los sueños todavía eran posibles. El New York Cosmos del magnate Steve Ross es uno de los fenómenos sociológicos más interesantes para estudiar del planeta fútbol. El primer gran equipo norteamericano de fútbol, y de su superestrella Pelé. Adorado de la noche a la mañana por una ciudad obsesionada con la fama y el éxito, el Cosmos encendió la llama del primer amor pasional de Norteamérica con el deporte más popular del planeta. Arrastrado, sin embargo, por el torrente imparable de la fama, el glamour y el desenfreno, el Cosmos encontró su destrucción.

La cinta nos cuenta como se coció todo, como se pasó de jugar una liga semi-profesional con una media de 100 espectadores por partido, a llenar campos con 80.000 personas, con el reclamo de jugadores estrella como Pelé, Cruyff o Beckenbauer y con contratos de televisión millonarios. John Dower y Paul Crowder nos muestran todo el 'circo mediático' que se formó, visto desde la perspectiva del Cosmos, el elitismo, las repercusiones sociales y mediáticas, el desmadre que generaba la situación, las fiestas, los piques entre jugadores estrella, y ya posteriormente la caída a los infiernos y el fin de una época que claramente se adelantó a su tiempo en lo que al fútbol se refiere y en todos sus aspectos y vertientes. Todo esta aquí, bueno casi todo porque Pelé declinó participar en las entrevistas del documental, y eso hace que pierda algo de fuerza. De todas formas el resto es mucho, la película cuenta algunas anécdotas maravillosas sobre Pelé, Steve Ross, Giorgio Chinaglia, Franz Beckenbauer, Carlos Alberto...

Pero no hay sólo fútbol: hay mucha política (por ahí aparece Kissinger, gran hincha del Bayern de Munich), mucho dinero (Steve Ross, dueño de la Warner), mucho glamour (el palco y el vestuario del club llenos de famosos), mucha fiesta nocturna en la mítica Studio 54... Todo, desde el nacimiento del Cosmos hasta su caída, y con ella, la del 'soccer'.

03 mayo 2011

Şahin, nueva joya turca con acento alemán

Este joven alemán, de origen turco, que despunta en el actual campeón de la Bundesliga, el Borussia Dormund. Su posición natural es la de creador de juego. Es inteligente, tiene calidad técnica y visión de juego. El cerebro del Borussia destaca por la eficacia que da en el mediocampo, con un buen trato y salida de balón.

Nuri Kâzim Şahin nació el 5 de septiembre de 1988 en Lüdenscheid (Alemania). Comenzó jugando en el RSV Meinerzhagen, pero a los 12 años fue descubierto por el BV Borussia 09 Dortmund. En las categorías inferiores de los 'Die Borussen' pronto comenzó a destacar sobre los demás compañeros, Bert van Marwijk, técnico de la primera plantilla, se fijó en él y lo hizo debutar el 6 de agosto de 2005 frente al VfL Wolfsburg. Tenía 16 años y 335 días y se convirtió en el jugador más joven en debutar en la Bundesliga. Al poco tiempo instauraba un nuevo récord al convertirse en el jugador más joven en marcar en la Bundesliga, el 26 de noviembre, tres meses después de jugar su partido debut.

A partir de la temporada siguiente fue incorporado al conjunto filial pero el fichaje de van Marwijk como entrenador del Feyenoord hizo que Şahin fuera cedido al conjunto holandés por petición expresa del actual seleccionador 'oranje'. A pesar de su corta edad, 19 años, no se lo pensó y aceptó encantado. Pronto se adaptó al juego del conjunto de Rótterdam, en donde participó en 29 partidos en los que marcó 6 goles, ganando además la KNVB Cup (Copa de Holanda).

El Borussia no se lo pensó y recupero al jugador que hoy en día es un fijo en el esquema del conjunto 'Schwarzgelben'. Las tres últimas temporadas ha evolucionado sorprendentemente y a sus 22 años es uno de los motores de su equipo junto a nombres como Lucas Barrios, Mario Götze o el lesionado Kagawa. Campeón de la Bundesliga dos jornadas antes de la finalización del campeonato, en el que no podrá jugar más a causa de una lesión.

Centrocampista zurdo, aunque hábil con las dos piernas, que posee una enorme visión de juego. Su fútbol brilla por su eficacia y la facilidad para distribuir. En el Borussia es el verdadero director de orquesta, sabe en qué momento dar pausa o velocidad al juego. No suele bajar a iniciar la jugada, prefiere esperar e incorporarse con frecuencia a la zona de finalización ya que una de las cosas que lo hace diferente es su vocación ofensiva e interés por participar, aumentando su efectividad conforme avanza el cronómetro. Suele cargarse de trabajo sin importarle ser excesivamente generoso en su esfuerzo. Dinamismo y participación son dos cualidades adheridas a su juego. Sabe cómo despistar a sus marcadores para acudir a cubrir y ayudar al que posea el balón. Entre sus virtudes hay que resaltar el excelente golpeo tanto de cara al gol como en el lanzamiento a balón parado desde media y larga distancia. Además cuando su jugada acaba no pierde el tiempo y se incorpora a su posición para que no quede huérfana. Aguanta bien el ritmo alto de los partidos gracias a un buen físico. Entre sus debilidades cabe destacar la lentitud de movimientos y la poca recuperación de balones, hecho que no está reñido con que ocupe su zona con coherencia. Cuando cae a banda suele perderse bastante, tendiendo a irse hacía el centro, su posición natural. No es excesivamente rápido pero se desmarca con facilidad pecando de frialdad en los aspectos defensivos. Debido a su envergadura (mide 180 cm) va bien en el juego aéreo aunque es un tanto anárquico.

Şahin es hijo de inmigrantes turcos por lo que antes de debutar con el primer equipo de Dortmund tuvo una difícil disyuntiva: Alemania o Turquía. El combinado turco no quería repetir el mismo error del 'caso Özil', por lo que llamó al jugador para disputar el europeo sub-17 de Italia 2004. La irrupción del centrocampista en aquel torneo asombró a los principales ojeadores del fútbol mundial. Bajo su batuta, Turquía se proclamó campeón y fue el jugador más destacado. Un año más tarde, en el Mundial sub-17 disputado en Perú, el jugador sería galardonado con la 'Bota de Plata' del torneo y el 'Balón de Bronce' al tercer mejor jugador, dejando a su selección en un honroso cuarto puesto. Fatih Terim, entrenador de la selección absoluta, lo llamó para debutar, curiosamente, en un amistoso contra Alemania. Şahin tuvo un estreno para el recuerdo, saliendo en el minuto 85 y marcando sólo cuatro minutos después. Hasta el momento ya ha disputado 15 partidos con la selección absoluta y poco a poco va haciéndose un hueco en el combinado otomano. Según las últimas informaciones los grandes equipos de Europa ya están detrás de él y se habla del interés del Real Madrid CF, Arsenal FC o Chelsea FC, que tienen en la agenda a este portento.