31 octubre 2011

Las roturas fibrilares


Los futbolistas realizan esfuerzos físicos que algunas veces traen asociados algunos tipos de lesiones musculares y la rotura de fibras o rotura fibrilar es una de las lesiones más comunes en la práctica del fútbol.

Se produce tras un estiramiento forzado que da lugar a una elongación excesiva mientras el músculo todavía está algo en contracción y rompe algunas fibras musculares. Si se llega a romper la fascia protectora, hablaremos de rotura muscular e incluso hernia muscular, mucho más grave en estos dos últimos casos. Los músculos más afectados por este tipo de lesión suelen ser: gemelos, tibial anterior, aductor mayor recto anterior y los isquiotibiales. El pronóstico de la evolución puede oscilar entre los 21 días a 2 meses según el tamaño de la lesión.

Los síntomas que se producen es la aparición de un dolor agudo, de aparición súbita. El dolor impedirá el movimiento posterior y hace que el deportista se retire de cualquier competición. Dentro de las horas siguientes puede producirse la aparición de un hematoma por debajo del punto de la lesión. El hematoma siempre existe, se haya hecho o no superficial.

Existen diversos factores que contribuyen a que se produzcan este tipo de lesiones, por ejemplo:
- Músculos sobrecargados o fatigados con incoordinación en la contracción.
- Mala preparación muscular (entrenamiento deficiente o mal calentamiento).
- Desequilibrio muscular entre agonistas y antagonistas.
- Músculos tensos (no permiten alcanzar la máxima amplitud).
- Esfuerzo realizado en ambiente frio (son menos contráctiles).
- Mayor incidencia en músculos biarticulares.
- Edad.
- Abuso de alcohol y tabaco.

Así pues, parece claro que, como prevención para posibles lesiones o recaídas, se deben tener en cuenta varios aspectos antes de realizar cualquier actividad física de forma segura:
- Es muy importante realizar un buen calentamiento previo a cualquier actividad física. La entrada en calor tiene por objeto aumentar la temperatura muscular entre 1 o 2 grados, lo que hace que el músculo esté más flexible previniendo las lesiones. De la misma manera, la vuelta a la calma de una forma continuada contribuye a eliminar los productos de desecho producidos durante el ejercicio. Estirar al finalizar la práctica deportiva evita sobrecargas musculares y mejora la función muscular.
- Los ejercicios de fuerza contribuyen a que los músculos en conjunto trabajen en forma coordinada; si agregamos trabajos de propiocepción se logrará que la dinámica muscular funcione en armonía, evitando lesiones.
- La dieta también cumple un papel importante ya que si el aporte de hidratos de carbono no es el adecuado, la lesión puede aparecer por estar el músculo fatigado al no tener el aporte energético necesario.

Existen tres grados de rotura fibrilar dependiendo del número de fibras afectadas. A continuación, vamos a distinguir y comentar cada una de las tres, así como el tratamiento que se debe realizar en cada uno de lo casos:

Rotura fibrilar de grado 1
Es la más frecuente y corresponde a una rotura microscópica en la que sólo unas fibrillas musculares son lesionadas. Existe hemorragia local y equimosis por debajo del nivel de la lesión. Al ser de tamaño reducido, no suelen ser visibles en la ecografía. El paciente refiere dolor que aparece de forma instantanea al producirse la lesión, habrá impotencia funcional y no podrá terminar la práctica deportiva. Con el reposo disminuye el dolor pero éste se reproduce con la presión o el movimiento. Además, habrá dolor al estiramiento pasivo, y los movimientos pasivos estarán afectados si la lesión es evidente. Existirá dolor a la contracción isométrica, y los movimientos activos y contrarresistidos serán dolorosos. La musculatura estará contracturada por la lesión.

Tratamiento inmediato:  
- Aplicación de frío en la zona de la lesión.
- Vendaje funcional cerrado con vendaje circular (aprox. 5 días).
- Descarga, reposo relativo.
- Elevación del miembro afectado.
- Fase de cicatrización: 10-15 días en roturas parciales.
- Los antiinflamatorios pueden ser utilizados en breves espacios de tiempo.

Tratamiento a partir del 3er día:
- Control de la inflamación.
- Inicio precoz de la actividad.
- Trabajo activo aeróbico.
- Estiramiento activo de forma lenta y progresiva.
- No es recomendable la inmovilización prolongada ni rígida.
- Isométricos.
- Masaje de drenaje.
- Marcha.
- Electroterapia (ultrasonidos, láser, magnetoterápia...).

Tratamiento a partir de una semana:
- Intensificar el trabajo activo.
- Realizar estiramientos.
- Electroestimulación, para recuperar tono muscular.

Rotura fibrilar de grado 2
Cuando existe una solución de continuidad macroscópica de las fibras musculares, pero sin afectar por completo al cuerpo muscular. Con la ecografía se pueden visualizar la lesión muscular y el hematoma acompañante. Si la ruptura es superior al 30% del cuerpo muscular, se ha de plantear intervención quirúrgica.

El tratamiento inmediato es identico en todos los casos de rotura de fibras. En este caso, hay que tener en cuenta que el periodo de recuperación será mayor que en el caso anterior, pero se seguirán los mismos parámetros explicados en el mismo. La vuelta a la actividad física habitual será progesiva según la sensibilidad dolorosa del paciente, advirtiendo de la importancia de realizar un buen calentamiento previo a cualquier actividad.

Rotura de fibras de grado 3
Es la ruptura total del músculo. Se rompen totalmente las fibras, separándose ambos extremos musculares con una retracción de los vientres musculares, que se retraen y se contraen. Cursan con intenso dolor e impotencia funcional completa. Es dolor que no cede, y normalmente suele aumentar. Se produce por movimientos bruscos de gran intensidad, con sensación de desgarramiento. Existe gran tumoración y equimosis. Signo del hachazo. La ecografía es obligatoria en estos casos.

El tratamiento de este tipo de lesiones es siempre quirúrgico, con el fin de no agravar la lesión y para que mediante sutura, se reestablezca la unión de las fibras de ambos cabos del vientre muscular de la forma más exacta posible, para poder evitar así nuevas recaídas de la lesión.

25 octubre 2011

Seydou Doumbia, la estrella marfileña del CSKA


Si un jugador está llamando mi atención en los primeros partidos de la fase de grupos de la Champions League es Seydou Doumbia. El delantero marfileño del CSKA de Moscú se está destapando como un gran goleador. En tres jornadas ha anotado cuatro goles, dos al Lille y otros dos al Trabzonspor. Sólo le faltó marcar ante el Inter en la derrota sufrida por el conjunto ruso, en el Luzhniki, por 2-3.

Seydou Doumbia nació el 31 de diciembre de 1987 en Yamusukro (Costa de Marfil). Vivió una infancia difícil, donde la miseria y la calle fueron sus compañeros habituales. Con 12 años ingresó en el Conservatoire Inter FC. Olivier Koutoua, presidente del equipo, es una figura clave en la vida del joven Seydou. Cuando se entera que no puede ir a la escuela y que se dedica a vender pañuelos para llevar algo de dinero a su casa decide apadrinarlo y arrancarlo de las garras de la pobreza, llevándolo incluso a vivir con él. Con 16 años ingresa en la 'Académie Sportive des Employés de Commerce' (ASEC Mimosas) de Abidjan, lugar donde se forjaron grandes jugadores de Costa de Marfil como los hermanos Touré, Salomón Kalou, Eboué, Romaric o Gervinho. Durante estos años juega cedido en varios equipos como el Athlétic d'Adjamé y el Toumodi FC. Sin embargo no es feliz en la Academia, y con 17 años es transferido al AS Denguélé. Allí comienza a demostrar que no se trata de un jugador cualquiera y se convierte en máximo goleador del campeonato en el 2005 con 15 goles.

Tanto los grandes clubes marfileños como varios equipos franceses, comienzan a interesarse por sus servicios. Tras intentar una prueba en Francia, la burocracia se lo impide al no conseguir el visado. Esta circunstancia le lleva a jugar un partido amistoso en Japón y eso cambiará su vida. Los japoneses quedaron tan prendados del chaval que los dirigentes del Kashiwa Reysol viajaron a Abidjan para ficharlo. Doumbia viajó al fútbol japonés en el comienzo de la temporada 2006-07. Un cambio un tanto extraño, ya que no contó con muchos minutos pero que si le sirvió para coger experiencia y madurar. Tras dos temporadas fue cedido al Tokushima Vortis, un pequeño club de la segunda división nipona, en donde Doumbia vuelve a disponer de minutos. Anota siete goles y es decisivo a la hora de salvar al equipo del descenso.

Thierry Doubai, ex compañero suyo, le convence para que se vaya a jugar con él al BSC Young Boys. En su primera temporada en el fútbol europeo brilló de manera sobresaliente, llegando a ser uno de los jugadores de moda. Sus buenos números avalan la gran trayectoria y acaba convirtiéndose en el máximo goleador del torneo con 20 goles en 32 partidos, y eso que salía casi todos los partidos desde el banquillo. Una buena marca que convierte en vulgar la temporada siguiente. Doumbia se convierte en un espectáculo continuo y anota 30 goles en 32 partidos, consiguiendo nuevamente ser el máximo goleador del torneo. Además fue elegido mejor jugador del campeonato las dos temporadas.

Las ofertas se le agolpan a la puerta y después de su segunda temporada en Suiza decide cambiar de aires. Tras rechazar ofertas de Francia y Alemania, finalmente se inclina por la oferta del PFC CSKA de Moscú. Un club que disputa la Liga de Campeones y que le permitirá dar un pasito más en su carrera. La temporada pasada disputa media campaña y anota 5 goles en 11 partidos. Y en esta ya va lanzado. Ha anotado 16 goles en 25 partidos, encabezando la tabla de goleadores junto a Aleksandr Kerzhakov, delantero del FC Zenit Saint Petersburg.

Ahora, con apenas 23 años se está postulando como sucesor de Didier Drogbá. Doumbia es un delantero rápido, fuerte y potente que lleva el gol en la sangre. Es muy polivalente en toda la zona de ataque, no para de moverse durante todo el partido buscando constantemente los desmarques, siendo un incordio continuo para los defensas. Físicamente no es muy corpulento (mide 178 cmy pesa 70 kg), pero no rehúye la pelea ni el choque, y suele salir victorioso. Mejor con el pie derecho que con el izquierdo, aunque no lo duda dos veces para tirar con su pierna izquierda si hace falta. Tiene muy buen control del balón y una definición ante el portero perfecta. Letal dentro del área, sobre todo con espacios, no se le puede dejar el más mínimo hueco, y menos sí el balón le viene a su pierna buena. Rápido a la contra, aprovechando toda su velocidad y fuerza en la arrancada. Tiene su punto débil en los remates de cabeza, aunque ya ha marcado más de un gol debido a su capacidad para anticiparse al defensa.

Es internacional con la selección de Costa de Marfil, con la que debutó el 24 de mayo de 2008 durante el torneo amistoso de la Kirin Cup, disputado en Japón. Sven Göran Eriksson, entonces técnico de 'Les Éléphants', lo incluyó en la lista de 23 jugadores convocados para disputar el Mundial de Sudáfrica 2010, donde jugó tan solo un partido, ante Corea del Norte y saliendo desde el banquillo. Actualmente ya ha jugado 13 partidos internacionales y ha anotado 1 gol.

Sus grandes actuaciones en la presente edición de la Champions League no han pasado desapercibidas y ya es seguido muy de cerca por los grandes equipos europeos. En las últimas horas ha sido relacionado con el Tottenham, que lo podría fichar en un intercambio con Roman Pavlyuchenko. El marfileño lleva 32 goles en 49 partidos con el equipo ruso y Harry Redknapp, entrenador de los 'Spurs', cree que sería un buen complemento a Emmanuel Adebayor.

20 octubre 2011

Lucendo, la 'cabeza de turco' de Johan Cruyff

La historia del fútbol está llena de casos de 'lo que pudo ser y al final no fue'. Jugadores que en sus inicios prometían mucho pero que luego al final se quedaron en 'Grandes Reservas'. Sin embargo, pocos casos hay como Lucendo, un jugador que apenas tuvo tiempo para demostrar nada. Johan Cruyff lo hizo titular de todo un Barça con apenas 19 años. Aunque, para su desgracia, su paso por la Primera División fue tan rápido como su ascenso al primer equipo culé.

Jesús Julián Lucendo Heredia nació el 19 de abril de 1970 en el pueblo de Pedro Muñoz, provincia de Ciudad Real (España). Cuando no tenía más que un año, su familia se trasladó a Cornellà (Barcelona). Allí empezó jugando en el equipo de su colegio, el San Ildefonso. Pronto comenzó a destacar, tanto que el FC Barcelona se fijó en él y decidió incorporarlo a sus categorías inferiores, donde fue subiendo por todos los escalafones del cuadro azulgrana. Con 19 años jugaba en el equipo amateur del Barça (lo que vendría a ser actualmente el Barcelona C). En la pretemporada 1989-90 se disponía a entrenar cuando su técnico le dijo que no lo hiciera, que tenía que hablar con él. Lucendo se pensó lo peor ya que se había perdido un importante número de entrenamientos por estar cumpliendo el servicio militar obligatorio. Sin embargo, para su sorpresa, el técnico le dijo que el primer equipo, dirigido por Johan Cruyff, le esperaba para jugar un par de amistosos. El holandés necesitaba un jugador y, teniendo en cuenta que el filial azulgrana estaba de viaje, decidió echar mano del equipo amateur. Lucendo jugó contra el Figueres y el Palamós, partidos que perdió el Barça, y pensó que su historia en el primer equipo, de momento, se había terminado ahí. Sin embargo, Johan lo incluyó en la lista para el primer partido de liga ante el Real Valladolid.

Así, el 2 de septiembre de 1989, saltó al José Zorrilla con la camiseta azulgrana y el número siete a la espalda, dejando en el banquillo a Eusebio y en la grada a Ernesto Valverde. Ese día también hacían su presentación Ronald Koeman y Michael Laudrup. Lucendo fue sustituído en el minuto 56 por Miquel Soler, y las crónicas del partido, si bien destacan sus buenas cualidades y su atrevimiento (lanzó incluso alguna que otra falta cerca del área), hacen hincapié en su condición de 'juvenil', su escaso rodaje y sobre todo, su ineficacia e ineficiencia a la hora de marcar al centro del campo vallisoletano, así como también de llevar las riendas del juego azulgrana. Ahí comenzó a desvanecerse el cuento de hadas de Lucendo. Pasó de ser un jugador prometedor a una apuesta disparatada de Cruyff. Y es que la prensa lo utilizó para atacar al técnico holándes y Lucendo, tal y como relató al diario 'El País', sufrió mucho: "Cuando el árbitro pitó el final ya me temí lo peor. Cruyff me dijo en el aeropuerto: ¡Tranquilo. Tú no tienes la culpa de nada. Pero comencé a leer los diarios y me hundí. El primer día sólo se criticó al equipo, pero al segundo y tercero se metieron conmigo. Parecía como si yo llevara en aquel partido todos los números, cómo si yo hubiera sido el único en jugar".

Para su desgracia, las mofas a Lucendo no acabaron ahí. El jugador regresó al equipo a amateur y en cada campo que jugaba le recordaban su triste paso por el Barça. Cruyff, pese a sus palabras de aliento no volvió a contar con el jugador, ni tan siquiera lo volvió a convocar, y al año siguiente se marchó cedido a la Real Balompédica Linense. Allí el gafe le siguió acompañando, pues estuvo un año sin cobrar. Denunció al equipo ante la AFE y esperó ofertas. El Nástic y el FC Andorra fueron los únicos que se interesaron por sus servicios. Escogió al segundo, y allí permaneció hasta 2003, exceptuando un efímero paso por el Cartagena FC en la temporada 1992-93. Sus inicios con el cuadro del Principado (entonces en la 2ª B española), fueron bastante buenos. Se asentó en el equipo y en la ciudad, y se nacionalizó andorrano para poder ser convocado por Andorra. Con la selección del pequeño país de los Pirineos disputó un total de 27 partidos y convirtió 3 goles. Además se dio el gusto de enfrentarse a los grandes del fútbol europeo en las eliminatorias para la Eurocopa de Holanda y Bélgica 2000 y el Mundial de Corea del Sur y Japón 2002.

Finalmente, en noviembre de 2003, anunció su retirada de los terrenos de juego, por una lesión en su rodilla derecha cuando jugaba un partido entre el Andorra y el Can Fatjó, de la 'Preferente Territorial' catalana. El jugador sabe que su nombre se ligará para siempre a la historia del Barcelona por ser el paradigma del jugador devorado por el entorno, y siempre le quedará la duda de qué hubiera ocurrido si aquella tarde en Pucela hubiera ganado el Barça y él no hubiera pagado los platos rotos de la derrota. Tras su retirada estuvo entrenando durante algunos años al FC Rànger's de la 'Segunda División' andorrana.

19 octubre 2011

Adidas Telstar (Mundiales 1970-1974)


Si cerramos los ojos y pensamos en un balón de fútbol, el primer modelo que te viene a la mente es el típico balón blanco y negro de pentágonos y hexágonos. Hoy vamos a hablar del Adidas Telstar, primer balón que la empresa alemana puso a disposición de la FIFA, como modelo oficial del Mundial de México‘70.

Hasta el Mundial de Inglaterra en 1966, los balones que se utilizaban eran las clásicas pelotas de cuero con bandas alargadas cosidas. Pero llegó la televisión, por lo que había que cambiar el diseño. Adi Dassler, fundador de Adidas, contactó con Richard Buckminster Fuller, diseñador, ingeniero e inventor estadounidense, quien creó un balón formado por 32 piezas cosidas a mano (12 pentágonos y 20 hexágonos), que formaban una esfera casi perfecta, haciendo de este balón, el más redondo de su tiempo. Se fabricó en cuero, pero era bastante resistente al agua ya que estaba recubierto de una fina película sintética. Los pentágonos se pintaron de negro y los hexágonos eran blancos. Este diseño era el más visible para los televidentes que vieron la Copa del Mundo en blanco y negro. Se le bautizó con el nombre de Telstar (Star of Television), nombre que deriva del satélite lanzado al espacio en los años 1960 para transmisiones televisivas entre Europa y América, ya que el balón guarda cierto parecido con este satélite, sobre todo con los paneles solares de donde obtiene la energía.

Tal fue el éxito de este balón que para el siguiente Mundial, disputado en Alemania, Adidas repitió modelo. Los materiales y las técnicas que se utilizaron fueron las mismas que las que se usaron cuatro años antes, aunque con unos pequeños cambios. Al nombre de Telstar se le añadió el apellido Durlast, y en lugar de tener las letras tintadas en dorado, las tenía en negro. Por supuesto la fecha cambió, de 1970 a 1974. Además la empresa germana lanzó una versión en blanco del Telstar con el nombre de 'Chile Durlast', llamado así por un balón blanco usado durante un partido en el Mundial de Chile‘62.

Este balón, o mejor dicho, su diseño, es quizá el más exitoso de todos los tiempos y se ha convertido en un icono del deporte del fútbol en sí mismo. Ha sido tomado como un estándar por parte de dibujantes y animadores. El diseño se ha repetido hasta la saciedad y lo podemos ver casi a diario en dibujos animados, escudos deportivos, etc. En ocasiones los pentágonos negros se sustituyeron por otros colores en función de lo que se quisiera representar, como por ejemplo, los colores de los equipos.

17 octubre 2011

Qué fue de... Totò Schillaci


Para muchos aficionados al fútbol si se les cita el Mundial de Italia‘90 son capaces de recordar la Alemania de los Matthäus, Klinsmann y compañía, la cantada de Higuita ante Camerún o el hat-trick de Michel ante Corea del Sur. Sin embargo si algo recuerdo de aquel Mundial fue a Totò Schillaci, un pequeño delantero italiano, que de la noche a la mañana paso de ser un total desconocido a ser el 'Il Salvatore di la Patria'.

Salvatore Schillaci nació el 1 de diciembre de 1964 en Palermo (Italia). Nacido en el seno de una familia pobre, comenzó a dar sus primeros pasos futbolísticos en su ciudad natal, en el equipo amateur AMAT Palermo. A los 18 años fichó por el ACR Messina, que por aquel entonces alternaba sus actuaciones en las series C1 y C2 del campeonato italiano. Con la ayuda de 'Totò', el conjunto siciliano fue subiendo de categoría y en 1986 consiguieron el ascenso a la Serie B, donde se asentaron en las temporadas siguientes. En la temporada 1988-89 Schillaci fue el máximo goleador de la Serie B, anotando la mitad de los 46 goles del Messina esa temporada y atrayendo la atención de los grandes de Italia, que se disputaron su fichaje. En total, Schillaci disputó 219 partidos con los 'Giallorossi' anotando 61 goles.

En el verano de 1989, siendo todavía un total desconocido para los aficionados en general, fue contratado por la todopoderosa Juventus de Turín, en la era post-Platini. En su primera temporada anota 15 goles en 30 partidos, contribuyendo así en la conquista de la Copa de Italia y la Copa de la UEFA. Tras su excepcional Mundial en 1990, la siguiente temporada es decepcionante para Schillaci, consiguiendo anotar sólo 11 goles antes de entrar en una crisis de lesiones que acabarían con su venta al Inter en 1992. Su paso por conjunto 'neroazzurro' fue fugaz, no rinde al nivel deseado y tan solo juega 30 partidos en dos temporadas, anotando 11 goles y ganándose los abucheos del público en San Siro y sus insultos fuera de él, llegando incluso a utilizar a Schillaci como excusa de los malos resultados del Inter.

En 1994, harto de las críticas se marcha a Japón a jugar con el Júbilo Iwata, siendo el primer jugador italiano de la historia en competir allí. La recién creada J-League se encargó de contratar con grandes sueldos, estrellas europeas en el declive de sus carreras tales como Dunga, Littbarski o Lineker que de inmediato fueron ídolos en sus respectivos equipos. Con el conjunto de la empresa Yamaha jugó un total de 78 partidos en los que marca 56 goles. En el país del sol naciente estuvo tres temporadas hasta que anunció su retirada en mayo de 1997, a los 33 años, por una grave lesión.

Totò Schillaci no se distinguió por su técnica, fue un delantero de poca calidad pero mucho olfato, oportunismo y movilidad en el área rival, siendo un cazagoles excepcional. Además, su carismática personalidad le ayudo a ganarse a la prensa y al público, lo que propulsó su carrera.

Con la selección italiana Schillaci disputó 16 partidos y anotó 7 goles, 6 de ellos en el Mundial de Italia‘90. Azeglio Vicini, seleccionador italiano, convocó a Totò por recomendación de Ruud Gullit, a pesar de que acababa de salir de la Serie B, levantando la polémica y la sorpresa en Italia. Fue el último jugador en la lista final para el Mundial. Tenía reservada una plaza en el banquillo y no contaba en 11 titular donde Gianluca Vialli y Andrea Carnevale le cerraban el paso. Con el bajo estado de forma de Vialli pudo hacerse un hueco en el once 'azzurro'. Schilacci terminó la competición con seis tantos, se adjudicó la 'Bota de Oro' y se hizo mundialmente famoso. Italia quedó finalmente tercera en el campeonato y su número 19 fue la camiseta más comprada por los tifosi.

En la actualidad vive en su Palermo natal. Allí dirige la escuela de fútbol 'Louis Ribolla'. Tras un breve paso por el mundo de la política (Concejal primero y Consejero Regional de Deportes después), es comentarista deportivo en la RAI. Puesto que consiguió gracias a su participación, en 2004, en 'La isla de los famosos'. Este año se ha vuelto a poner delante de las cámaras interpretando a Toto Mannino, el jefe de la mafia de Messina, en la serie 'Squadra antimafia'. No es la primera vez que actúa ya que en 2008 intervino en la película 'Amore, bugie e calcetto'.

15 octubre 2011

El sueño de Iván

Título Original: El sueño de Iván
Año: 2011
Duración: 100 min.
País: España
Director: Roberto Santiago
Guión: Roberto Santiago, Pablo Fernández
Reparto: Óscar Casas, Carla Campra, Fergus Riordan, Demián Bichir, Ana Claudia Talancón, Antonio Resines, Fernando Tejero, Ernesto Alterio, Cristina Alcázar, Javier Pinto, Sebastián Rivera, Ricardo Dávila
Productora: Tornasol Films / Castafiore Films
Género: Comedia

Iván es un niño de casi once años, aficionado al deporte rey, que logra la oportunidad de cumplir uno de sus sueños: jugar contra los mejores futbolistas del mundo. La trama gira en torno a un ficticio desastre natural en África que dará lugar a un partido benéfico entre un combinado mundial de estrellas y una selección infantil formada por niños de todo el mundo en la que no faltará Iván. Será en el Estadio Azteca de México, donde Brasil y Argentina fueron campeonas del mundo en el 70 y en el 86. Que equipos profesionales o estrellas de fútbol organicen partidos benéficos es algo que ocurre con cierta frecuencia, lo que nunca había sucedido es que en ellos participen niños.

Es una película simpática y amable, protagonizada por Óscar Casas (hermano pequeño de Mario Casas), que gustará, sobre todo, a los más pequeños y que hará pasar un buen rato a los aficionados al fútbol. Está dirigida por Roberto Santiago, quien también participa como guionista, y que hace siete años ya se acercó al mundo del balompié con 'el penalti más largo del mundo'. La producción está compartida por España, México y Colombia, de otra manera no se entendería que en la habitación del protagonista haya un póster del veterano central colombiano del AC Milan Mauro Alberto Yepes.

Esta cinta no entrará en el libro de las películas imprescindibles, pero tampoco lo pretende, tan solo nos cuenta la historia de un niño normal y corriente, con las aventuras y desventuras propias de su edad, con el fútbol como motor de la película. No nos cuentan que Iván pretende por encima de todo ser futbolista el día de mañana, sino que el film se centra en un acontecimiento que recordará durante toda su vida. Además de vivir tan grande experiencia, Iván descubrirá el primer amor y tratará de superar las trabas de Morenilla, su compañero de colegio, un odioso crío que despertará además la atención de las fans más alocadas. El film trata temas del mundo del fútbol como el papel de la mujer en un lugar tradicionalmente de hombres o la elección entre el deporte o la fama, pero todos ellos desfilan por la película sin profundizar lo más mínimo, con lo que en ocasiones queda un resultado un tanto superficial, pero no olvidemos que principalmente tiene en los niños sus destinatarios.

14 octubre 2011

ANÁLISIS EF: La nueva Juve


Después de varias temporadas dando tumbos parece que la Juventus ha encontrado el camino a seguir. El nuevo entrenador y el nuevo estadio han traído nuevos aires a Turín. Aquellos que se esfumaron con el escándalo del 'Moggigate' que acabó con los huesos de la histórica 'Vecchia Signora' en el infierno de la Serie B. Además, no hay que olvidarse que la Juventus no jugará ninguna competición continental, por lo que podrá dedicarse, en exclusiva, al campeonato liguero. En este marco, no caben dudas de que la 'Vecchia Signora' es un buen candidato para pelear por el Scudetto y conseguir así un puesto en la Champions del año que viene.

El equipo se ha reforzado en todas sus líneas y Antonio Conte, ex-jugador juventino, ha sido elegido para guiar el nuevo proyecto. Con el de Lecce, la Juventus deja atrás ese juego rácano de pasadas temporadas y apuesta por un fútbol ofensivo, saliendo siempre desde atrás con el balón, buscando el juego en corto y con rapidez. Con las bandas ocupadas siempre por dos extremos para hacer el campo lo más ancho posible. A la hora de defender buscan robar el balón de forma rápida presionando en el campo rival. Si no lo consiguen esperan en el centro del campo dejando pocos espacios para que el rival combine. El sistema de juego que ha impuesto Conte es un 4-2-4, que aunque suene muy espectacular no pasa de ser una variante del 4-4-2 que el conjunto desplegó el pasado año. Ante el AC Milan, se vió un 4-1-2-3 en ataque, que se convertía en un 4-1-4-1 a la hora de defender.

Ni que decir tiene que Gianluigi Buffon sigue como titular en la portería, y seguramente así será hasta que él quiera. Reservas de lujo son el austríaco Alexander Manninger y el no menos veterano Marco Storari. En la línea defensiva destacan el suizo Stephan Lichsteiner (lateral derecho), Andrea Barzagli y Leonardo Bonucci (centrales) y Giorgio Chiellini (lateral izquierdo). Los centrales son contundentes en tareas defensivas pero si se les presiona tienen problemas para sacar el balón desde atrás. Lichsteiner se prodiga más en ataque aunque no es un gran pasador y sus centros no sulen ser todo lo acertados que sus delanteros desearían. Chiellini suele ser más conservador, aunque también suele dejarse ver en campo rival mostrando su pundonor y pelea, además de su poca habilidad para el ataque.

Como cabía esperar, el dueño absoluto del centro del campo es Andrea Pirlo. Campeón del Mundo en 2006, ocupa un lugar especial en la historia del futbol italiano y en el corazón de los tifosi. Es así como llega a la Juventus, para repetir los grandes triunfos que logró en el Milan y volver a poner a la 'Vecchia Signora' en el lugar más alto del calcio. Una gran visión, un toque privilegiado, una pegada letal y una técnica depurada hacen de Pirlo un jugador muy completo. Es el encargado de iniciar las jugadas. Todos los balones pasan por él, siendo el encargado de hacer la transición entre la defensa y el ataque. A pesar de su edad (32 años), todavía no puedo explicarme como lo dejaron marchar de San Siro.

Para acompañar a Pirlo en el centro del campo están hombres como el chileno Arturo Vidal, Claudio Marchisio o Michele Pazienza. Encargados tanto de defender como de atacar según se tercia. El chileno es un jugador de brega que no para de trabajar durante los 90 minutos. Dotado de una gran carrera y una excelente técnica, es mejor en defensa que en ataque. Todo lo contrario que Marchisio, quien a pesar de que suele actuar como volante-tapón, puede aportar conducción de balón y llegada al área para asistir a sus compañeros. Cuando toca ponerse el uniforme de obrero se convierte en un luchador que ofrece recuperación de balón y disciplina para el equipo. Pazienza es un jugador de bajo perfil, pero con mucha calidad, sabe recuperar balones y abrir juego a sus compañeros, es más un jugador defensivo, y no suele hacer muchos goles, pero sin duda será fundamental para Antonio Conte cuando quiera asegurar un resultado y darle más fuerza al medio campo.

En las bandas suelen actuar Miloš Krasić por la derecha y Simone Pepe por la izquierda. El serbio tiende a meterse más hacia el medio (lo que propicia las subidas de Lichsteiner), mientras que a Pepe le gusta jugar pegado a la cal casi todo el encuentro. El recambio del serbio es Emanuele Giaccherini, jugador llegado del Cesena este verano y que le imprime de mayor movilidad al ataque 'bianconero'. Destacan refuerzos de lujo como el paraguayo Marcelo Estigarribia, quien probablemente haya sido el fichaje que más impresionó a los aficionados juventinos tras una excelente Copa América. El fichaje de 'El Chelo' demuestra la apuesta de juego por las bandas. Es un jugador con regate, técnica y velocidad, que sin duda dará de qué hablar, al igual que el holandés Eljero Elia, indiscutible en el Hamburgo y que llega para ser uno de los referentes en este nuevo proyecto.

En la delantera, el jugador referencia es Mirko Vučinić, de 27 años. Un jugador totalmente experimentado en el calcio italiano, después de haber jugado durante cinco años en la AS Roma y seis más en el US Lecce. El internacional montenegrino es un jugador que suele dejarse caer a la banda, es rápido y sabe moverse entre líneas. En el uno contra uno se va con facilidad de sus rivales gracias a su técnica y es un gran definidor ante la portería rival.

Como pareja atacante del montenegrino estan hombres como Luca Toni, el italo-brasileño Amauri, Alessandro Matri, Fabio Quagliarella o Vincenzo Iaquinta que completan un repóquer atacante al servicio de Antonio Conte. Y no me puedo olvidar de Alessandro Del Piero. La estrella juventina, que a pesar de sus ya 36 años, seguro que tendrá muchas oportunidades de demostrar su calidad a lo largo de la temporada. Su juego encaja perfectamente en el nuevo estilo impuesto por Antonio Conte, quien fue testigo de sus primeros pasos futbolísticos.

11 octubre 2011

La camiseta 'sin número' del Celtic de Glasgow

Llevar el número en la parte trasera de la camiseta de cualquier equipo es algo que no sorprende a nadie actualmente. En la mayoría de disciplinas deportivas es algo habitual, incluso hoy en día, la mayoría de los jugadores portan en su espalda su nombre y número, y la normativa FIFA para las selecciones nacionales obliga a llevar el dorsal también en la parte delantera de la camiseta. Pero no siempre fue así, aprovechando que esta noche España se enfrenta con la selección escocesa vamos a recordar la curiosa historia de la camiseta de un club mítico: The Celtic FC.

El club de Celtic Park, el más laureado de Escocia, se resistió durante años a esa imposición que 'manchaba' la mítica camiseta verde y blanca del club más católico del mundo. Hasta 1960 no llevaron números en la camiseta y sólo los introdujeron en los pantalones (en su parte delantera y trasera) para mantener la tradición de la camiseta 'limpia'. Esa señal de respeto a los orígenes fue impulsada por el mítico Robert Kelly (Presidente del club desde 1947 hasta 1971) famoso por sus innovadoras decisiones que llevaron al club de Glasgow a vivir sus mejores años.

En Europa, el Celtic pudo mantener esa tradición hasta 1975, cuando la UEFA obligó a portar el número en la camiseta. Sin embargo, en Escocia la Scottish FA respetó la tradición del Celtic hasta el año 1994 cuando se pusieron números por primera vez en las camisetas. Hasta entonces el dorsal en los pantalones fue la seña de identidad de la equipación del Celtic así como la evolución del escudo. Desde 1977, pasó de llevar un trébol de tres a cuatro hojas. En la temporada 1994-95 el Celtic fue obligado por la Federación Escocesa a llevar números en la camiseta después de que un árbitro se confundiese a la hora de sacar una tarjeta a un jugador. El colegiado culpó a la 'singularidad' de la equipación del Celtic ya que, según él, no era suficiente el enorme número en el pantalón para identificar a los jugadores.

Un hecho que irritó tanto al Celtic que el club respondió con los números en las mangas en vez de en la espalda. Al final, el Celtic tuvo que ceder y se rompió con una tradición que hoy muchos piden de vuelta en homenaje a la vieja camiseta. Es más, en muchas páginas de internet existen grupos pidiendo el regreso de esa elástica tan característica que siempre se identificará con el equipo que fue campeón de Europa en 1967. Ganaron con los números en el pantalón y después de 1994 ya nada ha sido lo mismo.

06 octubre 2011

EQUIPOS DE LEYENDA: El Blackburn Rovers de Kenny Dalglish


Han pasado ya muchos años, pero aquella liga sigue siendo un hito en Ewood Park. El Blackburn Rovers, un equipo humilde donde los haya, con un conjunto formado por 10 obreros del fútbol y una estrella, plantaba cara a los grandes de aquel momento; United, Liverpool, Tottenham y Newcastle, y de la mano de Kenny Dalglish, lograba el campeonato de la temporada 1994-95. Esa temporada será recordada como una de las más emocionantes de la historia de la Premier. El Manchester perdió la liga en el último partido, y fue también la liga en la que no estuvo presente Cantona desde el mes de enero por su famosa agresión a un espectador del Crystal Palace. Hubo grandes partidos como el 9-0 del United al Ipswich Town o el hat-trick de Fowler en cuatro minutos al Arsenal.

El Blackburn Rovers aterrizó en la Premier League en 1992. El club blanquiazul había pasado más de 25 años en Segunda División y llegó a la Premier de la mano de Jack Walker, un magnate industrial que ejercia de presidente desde 1991 y que tenía entre ceja y ceja una ambición: que el equipo de su ciudad natal levantara el mayor título nacional. Tres temporadas después del ascenso, con Kenny Dalglish en el banquillo, el Rovers le arrebató la Premier a todo un United que iba lanzado a levantar su tercer título consecutivo. ya en las campañas anteriores, el equipo escaló puestos hacia la gloria, pero Jack Walker no alcanzó su sueño hasta que no se cumplió el cuarto año de su proyecto, cuando el club consiguió su tercera liga 81 años después.

Dalglish formó uno de los mejores que equipos que jamás se ha visto en las islas. Utilizaba un clásico 4-4-2 en el que brillaba con luz propia su pareja de ataque. La dupla de oro, popularmente conocida como 'el ataque SAS' (Shearer and Sutton) que firmaron 49 de aquellas 80 dianas. Si bien los goles de Alan Shearer fueron determinantes para alzarse con el título (34 tantos), no puede despreciarse la aportación de algunos de los jugadores que formaban aquella gran plantilla. El ya nombrado Chris Sutton formaba pareja de ataque con el delantero de Newcastle. A sus 21 años, consiguió un total de 15 goles en su primera temporada en la máxima categoría. En la portería estaba Tim Flowers, todo un portento bajo palos. El lateral derecho era el irlandés Jeff Kenna que acabó haciéndose con el puesto a final de temporada. Graeme Le Saux ocupaba el lateral izquierdo, quien pronto llegaría a la selección y al Chelsea tras sus éxitos en Ewood Park. Como centrales, el rubio escocés Colin Hendry y el noruego Henning Berg eran las dos principales referencias defensivas del equipo. El centro del campo estaba liderado por el capitán Tim Sherwood (petición expresa de Dalglish cuando éste llegó al equipo, era la voz de su entrenador sobre el césped) y por Mat Atkins. Las bandas eran para Stuart Ripley y Jason Wilcox, jugador de la cantera de los Rovers, entraba como un puñal por la banda izquierda, surtiendo de balones al rematador Shearer.

A pesar de la brillante temporada realizada por los hombres de Kenny Dalglish, el Manchester United, que venía de ganar los dos anteriores títulos de Premier League, fue rival hasta que sonó el silbato del último partido de la temporada. Ambos equipos llegaron a la última jornada del campeonato separados tan sólo por dos puntos. A priori, el partido más complicado era el del Rovers, que visitaban al Liverpool, uno de los equipos más en forma de la temporada. El United, por su parte, visitaba Upton Park para enfrentarse a un West Ham que vagabundeaba por zona de nadie en la tabla. Empezaron bien los Rovers con un gol de Shearer que adelantaba a los suyos. Las buenas noticias llegaban desde Upton Park: el United perdía por un gol a cero y se alejaba del título. En la segunda parte, la letal pareja del Blackburn formada por Shearer y un joven Chris Sutton (por quien se habían pagado 5 millones de libras al Norwich en el verano del 94), atenazados por los nervios y la presión, fallaron un sinfín de buenas ocasiones ante la portería red. El United empataba en Londres por medio de Brian McClair, mismo resultado que conseguía en Anfield, casi al mismo tiempo, John Barnes para el Liverpool. Con esos resultados, un único gol del United trasladaba el ansiado título a Old Trafford… pero, afortunadamente para Shearer y compañía, ese gol nunca llegó. Sí lo hizo en cambio el 2-1 para el Liverpool, merced a un lanzamiento de falta de Jamie Redknapp que Tim Flowers, cegado por el fuerte sol, no pudo atajar. Con sufrimiento hasta el final, los seguidores del Blackburn estallaron de júbilo cuando sonó el pitido del árbitro en Upton Park. El título ya era suyo.

Y es un hito, porque hoy en día es practicamente imposible, que un equipo de 'mitad de tabla' consiga no solo ganar la liga, sino quedar entre los cuatro primeros. Ahí queda pues, con aquel equipo de ensueño que formó Kenny Dalglish, con Shearer, Sutton, Hendry, Sherwood, Flowers, Le Saux, y compañía.

05 octubre 2011

Con 'V' de Vicentada


Después de las últimas convocatorias de la selección nacional y de los recientes ridículos en los partidos amistosos, Don Vicente del Bosque está perdiendo todo mi crédito. Es cierto que posee un carácter único para el puesto que ocupa, y que quizás sea de los mejores llevando un vestuario, pero después de las últimas convocatorias no puedo más que mostrar mi descontento por varios motivos:

En la pasada convocatoria para los partidos ante Chile y Liechtenstein Del Bosque convocó a Martín Montoya (FC Barcelona B), un jugador que merece todos mis respetos pero que tan solo ha disputado 85 minutos en Primera y ya va a la selección. Me parece prematuro e irrespetuoso para otros jugadores españoles que podrian ir perfectamente en su posición ya que lo mas lógico es que este chaval siga jugando con los sub-21.

Llama la atención que siga llevando a Torres (que desde el final de la Eurocopa de 2008 no levanta cabeza, y va de mal en peor), y no lleve a Roberto Soldado, en un momento de forma inmejorable. ¿Por qué esta ocupando un lugar que podrían ocuparlo perfectamente otros jugadores que están mucho mejor y se lo merecen más? Torres marcó en la final de la Eurocopa, pero de un gol no se puede vivir para siempre. Por contra, Soldado lleva más de seis meses marcando goles sin parar: en Liga, Champios y Copa del Rey. A sus 26 años, se ha destapado definitivamente como un grandísimo delantero. El año pasado anotó 25 tantos en todas las competiciones y la racha prosigue en este curso 2011-12. En los primeros partidos de Liga ha demostrado mejores promedios que los de los delanteros que conforman la selección como son David Villa, Pedro, Fernando Torres, Fernando Llorente o Álvaro Negredo.

En cuanto a la defensa también hay mucho que hablar. Y ahí, viendo los nombres que acuden a la selección convocatoria tras convocatoria, el primero que chirría es el de Raúl Albiol. Me parece un buen jugador, pero sinceramente creo que no se le puede convocar por jugar en un equipo de talla mundial, ya que está contando bastante poco para Mourinho y con el Madrid no tiene ninguna continuidad en la competición regular. Eso solo lo hacen las selecciones pequeñas y España por suerte no es de éstas en estos momentos. Jugadores como Botía (Sporting de Gijón), Domínguez (Atlético de Madrid) o incluso Víctor Ruiz (Valencia CF) son jóvenes, tienen minutos en sus equipos y vienen muy fuerte para ocupar el puesto de Puyol en el centro de la zaga. Lo que no es de recibo es lo que ocurrió en el pasado amistoso ante Chile, en el que Botía y Domínguez estaban en la convocatoria y jugara de central Javi Martínez, que no está acostumbrado a desenvolverse (y que además hace daño a la vista) tan atrás. Como solución de emergencia en medio de un campeonato tipo Eurocopa o Mundial puede estar bien, pero esperemos que no sea una constante para poder meter con 'calzador' en el once al jugador del Athletic.

En su última convocatoria para los partidos ante la República Checa y Escocia nos ha sorprendido a todos con la inclusión de Jordi Alba. Se veía venir, el puesto de lateral izquierdo es el más 'barato' de la selección, con Capdevila en la recta final de su carrera, que no juega con el Benfica y no acude a la selección desde los primeros amistosos de esta temporada el pasado agosto. Para mi Jordi Alba es un grandísimo jugador pero creo que tiene que dar un 'pasito más' para poder estar en la selección. El mejor lateral zurdo que tenemos en España es José Enrique, recientemente traspasado del Newcastle al Liverpool. El valenciano lleva mereciendo su convocatoria con 'La Roja' desde hace un año, y él es precisamente un lateral izquierdo puro, de 25 años y curtido en la siempre competitiva Premier League, que además está haciendo una impresionante campaña con el conjunto de Anfield. Del Bosque, por el momento, ni se plantea llevarlo, y yo me pregunto porqué. ¿Pasa algo extradeportivo con este chaval que no conozcamos? Espero y deseo que no.

Para terminar está lo de Perotti. Simplemente, me parece una broma. Viendo los jugadores, españoles de origen, que tenemos, y aunque el seleccionador lo ha desmentido, yo estoy con la mosca detrás de la oreja. Silva, por otro lado, debe contar y bastante, los dos últimos partidos ha jugado como titular. Hay que tener en cuenta, que su primera temporada en el City y su última en el Valencia, no fueron muy allá. Ahora está que se sale. El problema, es que con todos al máximo nivel (Xavi, Iniesta, Fàbregas, Thiago, Cazorla, Villa, Xabi Alonso y Silva), o jugamos con 10 centrocampistas o todos no pueden jugar a la vez.

Lo dicho, espero que el seleccionador nacional comience a rectificar algunos puntos flacos, ponga a los mejores (en cada momento) y en su puesto, porque si no me parece que de Polonia y Ucrania nos vamos a volver para casa antes de lo esperado.