15 febrero 2012

ANÁLISIS EF: El CSKA de Moscú


Clasificados como segundos del 'Grupo B', por detrás del Inter de Milán, el PFC CSKA de Moscú ha demostrado ser un buen conjunto en términos globales, un equipo sólido, con jugadores de gran talento de mediocampo en adelante y con un bloque compacto y uniforme desde hace algunas temporadas. Se ha mostrado como un conjunto más fuerte a domicilio que en casa. Empató en Lille y en Trabzon y en su último partido oficial hasta el momento, venció en Milán al Inter por un gol a dos, para certificar su clasificación. Sin embargo, en el estadio Luzhniki, cayó ante franceses e italianos y sólo fue capaz de ganar al Trabzonspor.

El entrenador es Leonid Slutzki, en el banquillo moscovita desde 2009. Está acompañado por Víktor Onopko (segundo entrenador, cada vez con más peso en el club), viejo conocido de las aficiones de Real Oviedo y Rayo Vallecano. Suele jugar con un clásico 4-4-2, normalmente con dos medios-centros de corte trabajador y defensivo. Sin ninguna duda, lo mejor del CSKA es de medio campo en adelante. Suele jugar con dos jugadores en banda, un segundo punta y un delantero arriba.

En las últimas semanas hemos podido verles más de cerca ya que han estado realizando su pretemporada en tierras españolas. Una concentración que les ha traído muy buenas noticias, pues han recuperado a todos sus lesionados, como al portero ruso Igor Akinfeev, su portero titular y capitán del equipo, que se lesionó de gravedad en la rodilla a finales de agosto. Se espera en que esté a pleno rendimiento para la eliminatoria contra el Real Madrid. Es un grandísimo portero, si bien es cierto que últimamente no estaba al nivel de excelencia de hace un par de temporadas cuando llegó a sonar con mucha fuerza para suplir a Van der Sar en la portería de Old Trafford. La liga rusa es un campeonato caracterizado por tener porteros solventes (Ryzhikov, Malafeev, Shunin, Dikan, Gabulov) y Akinfeev es el buque insignia de todos ellos.

La defensa está formada por clásicos de la selección rusa. Es una defensa lenta y veterana. A su favor está la compenetración, ya que llevan mucho tiempo jugando juntos. En esta línea los gemelos Berezutski (Aleksei y Vasili) siguen siendo los pesos pesados de la zaga pero sin duda alguna el que da las órdenes en la zaga moscovita es Sergei Ignashevich, que a sus 32 años sigue siendo la clave del sistema defensivo del CSKA y la selección rusa. El lateral zurdo será seguramente para Vasili Berezutski, aunque Slutzki pordría sorprender con el joven talento de 20 años Georgi Schennikov, uno de los más prometedores laterales del continente al que ya pretenden los grandes. El lateral derecho luce bastante menos con Kirill Nababkin o el nigeriano Chidi Odiah.

La medular del CSKA se divide claramente en dos perfiles de futbolistas, por un lado encontramos a los abnegados rusos Pavel Mamayev y Evgeni Aldonin (titulares a priori), con los recambios habituales del lituano Deividas Šemberas, el bosnio Elvir Rahimić o el recien incorporado del AZ holandés, el internacional sueco Pontus Wernbloom. Estos cinco futbolistas ofrecen trabajo y sacrificio siendo Mamayev (el Gattuso ruso), seguramente, el mejor de todos ellos. En la creación cuentan con el talento del japonés Keisuke Honda (recientemente incorporado al equipo tras varios meses en el dique seco debido a molestias en un menisco) y de Alan Dzagóev. En alguna ocasión Slutski y Onopko optan por jugar con tan sólo uno de ellos, siendo Dzagóev el preferido. Y es que el jugador ruso es también un fijo para el seleccionador, el holandés Dick Advocaat. A eso se le debe sumar el desborde y la velocidad por banda del chileno Mark González (es duda ya que ha recaído de su lesión en la cadera, por lo que ha tenido que viajar a Estados Unidos) y el serbio Zoran Tošić (ex del Manchester United). Tanto el joven mediapunta Dzagóev como el nipón Honda derrochan nivel, técnica y calidad a raudales pero su irregularidad es su gran hándicap. Será vital ver como llegan al choque de octavos, máxime cuando el equipo aún estará de parón hasta bien entrado el próximo mes de marzo.

La delantera es el punto fuerte del conjunto moscovita. Hasta el parón invernal de la Champions (final de la liga regular en la Premier League Rusa) contaban con una gran pareja goleadora con el brasileño Vágner Love y el costamarfileño Seydou Doumbia. Además destacan las incorporaciones como peligroso mediapunta,incorporándose desde la izquierda, de Dzagóev. Pero en este mercado invernal, el brasileño ha sido traspasado al Flamengo con lo que su sustituto podría ser el internacional checo Tomáš Necid (un potente delantero centro diestro, con una imponente planta y que siempre está con la caña preparada), o el extremo nigeriano Ahmed Musa, procedente del débil Venlo holandés.

El Real Madrid, su próximo rival en la Champions League, se encontrará un equipo en plena pretemporada, con algunas bajas importantes o jugadores que acaban de incorporarse al equipo después de meses de inactividad por lesión. A priori, debería ser una eliminatoria fácil para los de Mourinho, ahora bien, ojo si los moscovitas consiguen una victoria o un 0-0 en la ida que se disputará en el Estadio Luzhnikhi, en un contexto complicado, porque es un estadio de cesped artifical de última generación (con calefacción por debajo para evitar las heladas), al que los jugadores blancos no están acostumbrados, y donde el frío será su mayor enemigo, ya que para la semana que viene se esperan mínimas de hasta veinte grados bajo cero.

El Real Madrid debería marcar en Moscú para evitar tener un complicado escenario en el Bernabéu que le obligue a dejar muchos espacios atrás y líneas separadas, ya que es en ese contexto de correcalles y partido loco donde el tridente de ataque puede armar el taco, y es que si algo tiene el equipo tradicionalmente adscrito al ejército soviético primero, y ruso después, es que son letales jugando al contragolpe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada