02 febrero 2012

El estadio Azteca


Conocido popularmente como el Coloso de Santa Úrsula, este mítico estadio es el único que ha albergado dos finales de un Campeonato del Mundo, y que ha consagrado a Pelé y Maradona, dos de los mejores jugadores de la historia del fútbol. Además tiene el privilegio de ser uno de los pocos estadios en ser sede de una final del Mundial y del Torneo Olímpico y único del mundo en ser sede de la gran final de cinco torneos oficiales de la FIFA distintos (Mundiales de 1970 y 1986, Mundial sub-20 de 1983, Copa Confederaciones 1999 y Mundial sub-17 de 2011).

En 1962, una vez conocido que el Mundial de 1970 se celebraría en tierras mexicanas, Emilio Azcárraga Milmo (presidente del Grupo Televisa) decide la construcción del Estadio Azteca. El proyecto fue encargado a los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares Alcérreca quienes trabajaron conjuntamente con otros 10 arquitectos, 35 ingenieros, 17 técnicos y con más de 800 obreros.

El terreno elegido para edificar el estadio estaba en el antiguo ejido de Santa Úrsula Coapa (Coyoacán) sobre la calzada de Tlalpan, una de las 16 delegaciones del Distrito Federal. Era una superficie rocosa producto de la erupciones del volcán Xitle, por lo que antes de poner los cimientos hubo que volar 63.590 metros cuadrados de enormes depósitos de roca volcánica que quedaban de la última erupción fechada entre los años 200 a.C. y 200 d.C.

Las obras duraron apenas cuatro años y se utilizaron 8.000 toneladas de varilla de alta resistencia para la estructura y 1.200 toneladas de acero laminado en perfil para la construcción de la cubierta, además del hormigón usado, que superó, ampliamente, las 100.000 toneladas.

El campo, con una capacidad para más de 105.000 espectadores, se situó de tal manera que el paso del sol, de este a oeste, no perjudicara a ninguno de los dos equipos en los partidos diurnos. El terreno de juego se encuentraba (y sigue así) casi 10 metros por debajo del nivel de la calle, y sus medidas eran de 68 metros de ancho por 105 de largo, como establecía la FIFA. Además contaba con un excepcional sistema de drenaje, de tal manera que evitaba encharcamientos y permitía jugar minutos después de haber terminado una tormenta.

Fue nombrado como estadio Azteca mediante un concurso, en el que se invitó a los aficionados de todo el país a darle un nombre. El que tuviera mayor número de votos sería el elegido; resultando afortunado Antonio Vázquez Torres, de la ciudad de León en el estado de Guanajuato, quien obtuvo dos asientos de grada general durante 99 años.

Fue en la tarde del 29 de mayo de 1966, cuando el imponente coliseo abrió sus puertas para la celebración del encuentro entre el América y el conjunto italiano del Torino FC. Gustavo Díaz Ordaz, entonces presidente de los Estados Unidos Mexicanos, fue el encargado de hacer el saque inicial en presencia de Stanley Rous (presidente de la FIFA), Emilio Azcárraga Milmo, y de los presidentes del Club América, CF Atlante y Club Necaxa (los tres conjuntos que iban a jugar como locales a partir de ese momento en el estadio). Los jugadores del América (campeón mexicano de la temporada 1965-66) y del Torino, pisaron por primera vez el cesped del Estadio Azteca. El encuentro terminó con empate a dos goles, y primer gol lo anotó el jugador brasileño del América, Arlindo dos Santos 'Memín' a los 10 minutos de juego. Ese partido fue el primero de una serie de cinco que se disputaron con motivo de la inauguración, y en el que también participaron Necaxa, Atlante y Valencia CF.

En 1968 albergó los partidos de fútbol de su primer torneo oficial, los XIX Juegos Olímpicos de Verano, que se celebraron en Ciudad de México entre el 12 y el 27 de octubre. El exterior del estadio fue adornado con una obra del afamado escultor Alexander Calder llamada 'El Sol Rojo'. La selección anfitriona llegó hasta las semifinales del torneo olímpico, perdiendo ante Bulgaria, quienes cayeron en la final por un rotundo 4-1 ante Hungría. El Azteca albergó los partidos como local de la selección mexicana, además de los de España y Brasil. También se disputó el partido por el tercer y cuarto puesto entre Japón y México en el que la selección 'tricolor' cayó por 2-0 ante el combinado asiático.

El 31 de mayo de 1970, México y la URSS empataron sin goles en el partido inaugural de la IX Copa del Mundo. Además albergó todos los partidos del grupo A (URSS, México, Bélgica y El Salvador), los cuartos de final entre Uruguay-URSS (1-0), las semifinales entre Alemania Federal e Italia (3-4), partido que fue nombrado por la FIFA como el 'Partido del Siglo'. En la gran final, la magia brasileña llegó al Azteca el 21 de junio para imponerse a los italianos. Pelé adelantó a Brasil en el minuto 18, empató Roberto Boninsegna en el 37, pero después aparecieron Gerson, Jairzinho y Carlos Alberto para poner en el marcador el 4-1 definitivo. Este torneo es y ha sido considerado por diversos expertos como uno de los mejores en la historia del fútbol, debido tanto a su juego limpio (no hubo expulsados en toda la competición) como a las selecciones que asistieron con algunos de los mejores jugadores, como Pelé, Beckenbauer, Gerd Müller, Seep Maier, Teófilo Cubillas, Lev Yashin, Bo Larsson, Bobby Charlton, Bobby Moore, Gacinto Facchetti, Sandro Mazzola y Gianni Rivera.

En 1986 el Mundial de fútbol volvía a tierras mexicanas despues de que la FIFA decidiera sustituir a Colombia como sede seleccionada. La delegación 'cafetera' tuvo que declinar su candidatura en noviembre de 1982 ante la imposibilidad de cumplir con los requerimientos que la FIFA exigió para celebrar el evento. Con la nueva inversión de varios cientos de millones de pesos, el Azteca cumplió con los requerimientos de FIFA, cuyos directivos pidieron se integrara un palco para dicha federación, además de lugares para prensa nacional, internacional y televisión, mayor número de butacas, medidas de seguridad para el acceso y desalojo de aficionados, parking, vallas protectoras alrededor del estadio, etc...

A pesar de que una serie de terribles terremotos precedieron al Mundial, el estadio no se vio afectado, por lo que se decidió seguir adelante con los preparativos. El 31 de mayo comenzó la XIII Copa Mundial de Fútbol. El Azteca con una capacidad de 114.600 espectadores albergó el partido inaugural entre Italia y Bulgaria, además de los partidos del combinado local. En octavos de final se jugó el México- Bulgaria (2-0) y el Inglaterra-Paraguay (3-0). En cuartos se jugó el Argentina-Inglaterra (2-1), donde el argentino Diego Armando Maradona, que marcó los dos goles albicelestes, se consagró mundialmente al marcar uno de los mejores tantos de la historia. En semifinales, Maradona volvía a marcar los dos goles de su selección ante Bélgica (2-0), y ya en la final se imponían a la República Federal de Alemania ante casi 115.000 espectadores por 3-2.

En 1997 la empresa Televisa cambió en el nombre oficial del estadio a 'Estadio Guillermo Cañedo', como homenaje póstumo al ex presidente del Club América, fallecido en enero de ese año. El cambio no fue bien acogido por la afición local, que optó por seguir llamándolo con su denominación original. Este hecho, unido a que uno de los herederos de Cañedo decidió desligarse del Grupo Televisa influyeron para que el nombre fuera restablecido a 'Estadio Azteca' poco tiempo después.

El 11 de agosto de 2010 como parte de los festejos del Bicentenario de la Federación Mexicana de Fútbol, el combinado norteamericano se enfrentó a España, un mes después que ésta se proclamara Campeona del Mundo en Sudáfrica. Antes de iniciar el partido, como muestra de reconocimiento y agradecimiento recíprocos, Iker Casillas, capitán del equipo español, levantó y presentó la Copa del Mundo a la afición mexicana. Tras el pasillo de homenaje que brindó el combinado mexicano al español se vivió un disputado encuentro que terminó con empate a un gol.

Un año después, México fue sede del XIV Mundial sub-17. El Azteca albergó unicamente los partidos por el tercer y cuarto puesto y la gran final, celebrada el domingo 10 de julio de 2011 entre las selecciones juveniles de México y Uruguay. El 'Coloso de Santa Úrsula' estalló a los 30 minutos cuando Antonio Briseño ponía el primer gol en el marcador. Giovani Casillas anotó el segundo después de un contragolpe ya en el tiempo de descuento, desatando la emoción de todo el estadio.

Hoy en día es el cuarto estadio más grande del mundo al poseer una capacidad total de 105.000 espectadores. Ha acogido eventos especiales como los conciertos de Elton John, Michael Jackson, U2, Arctic Monkeys, The Black Eyed Peas, y Gloria Estefan; o de los nacionales Luis Miguel, Paulina Rubio, Juan Gabriel, Jaguares y Maná. También se han llevado a cabo otro tipo de eventos como combates de boxeo (Julio César Chávez contra Greg Haugen) o la American Bowl (1994, 1997, 1998, 2000 y 2001). Pero fue en enero de 1999 cuando el Azteca se consolidó como emblema de orgullo nacional al recibir en su corazón la visita del Papa Juan Pablo II.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada