08 mayo 2012

Cabella, el nuevo ídolo de la Mosson


Medio año le ha bastado a nuestro protagonista de hoy para demostrar su valía, su calidad y su capacidad para convertirse en uno de los futbolistas más importantes del panorama futbolístico en un futuro muy próximo. Rémy Cabella, el centrocampista ofensivo del Montpellier suma poco a poco titularidades y está empezando a convertirse en un futbolista importante dentro del plantel francés con apenas 22 primaveras.

Rémy Cabella nació el 8 de marzo de 1990 en Ajaccio, capital de la isla de Córcega (Francia). De origen italiano, comenzó a jugar en la escuela de fútbol del AC Ajaccien, el equipo más conocido de su ciudad natal, en el que se inició con apenas 3 años de edad, pero acabó cambiándose al rival, el Gazélec FCO Ajaccio. Allí estuvo hasta los 14 años, cuando los técnicos de la cantera del Montpellier Hérault SC se fijaron en él para que se incorporara a una escuela de pre-formación antes de incorporarlo a los escalafones inferiores del club del sudeste francés. En los equipos menores de 'La Paillade' se fue formando, hasta que en 2008 fue ascendido al segundo equipo, donde despuntó de forma notoria, jugando 24 partidos, marcando 9 goles y ganando la valoradísima Copa Gambardella. En 2009 firmó su primer contrato profesional y René Girard, nuevo técnico que procedía de las categorías inferiores de la Federación Francesa, decidió ascenderlo al primer equipo. Tuvo mala suerte porque se lesionó gravemente en la rodilla, perdió todo el año y algunos analistas pensaron claramente que su carrera se había visto truncada de manera definitiva.

Una vez recuperado totalmente, y con la idea de que cogiese experiencia en la élite y sumara minutos en un equipo de Ligue 1, el Montpellier decidió cederlo la campaña pasada al AC Arles-Avignon. Con 'Les Lions' disputó 17 encuentros (5 de ellos como titular) y anotó 3 goles, que no sirvieron para que el modesto conjunto de la Côte d'Azur consiguiera la permanencia en la máxima categoría del fútbol francés, pero si le sirvió a Cabella para regresar al Stade de la Mosson mucho más curtido.

Este año no parecía tampoco entrar mucho en los planes de Girard, pero supo aprovechar su momento a la perfección cuando la estrella del equipo, el internacional marroquí Younès Belhanda, fue convocado para jugar la Copa África y el técnico del cuadro occitano echó mano del canterano. Desde enconces ha ido aumentando progresivamente su peso en el equipo, hasta el punto de convertirse en uno de los titulares habituales durante muchas jornadas, incluso tras la vuelta de Belhanda, erigiéndose en uno de los grandes hallazgos de la temporada a nivel europeo. En total, ha jugado ya 31 partidos (26 de ellos en liga y 4 en Copa) y ha marcado 6 goles en lo que va de curso, unos registros de lo más llamativos teniendo en cuenta que todavía no tiene asegurada la titularidad.

Cabella es uno de esos jugadores de los que se espera que ocurran cosas diferentes, que pueden hacer cambiar el devenir de un partido cada vez que el balón pasa por sus botas. Se trata de un atacante diestro, de escasa presencia física (apenas 171 cm y 62 kg), lo que le supone un hándicap considerable a la hora de enfrentarse en el cuerpo a cuerpo con los defensores rivales. Entre sus principales cualidades se encuentra la polivalencia, ya que puede desenvolverse en cualquier posición de la media punta, tanto de enganche por detrás del delantero, como escorado a cualquiera de las dos bandas, donde es más habitual verle en el Montpellier. Dotado de una enorme velocidad y tremendamente explosivo en todas sus acciones, le gusta moverse con libertad por todo el frente de ataque. Su visión de juego es prodigiosa, aunque el atributo que más le define es la potencia de la que hace gala, puesto que además de mostrarse incombustible durante los 90 minutos de juego, goza de un disparo soberbio y de lo más enérgico. Es frecuente que tenga un alto grado de participación en el juego, ofreciéndose constantemente y con muy buena capacidad para asociarse. Técnicamente notable, su buen golpeo hace que sea uno de los principales encargados del equipo a la hora de ejecutar las jugadas a balón parado.

Cabella es un valor en auge que se encuentra en constante crecimiento y que, ante su fulgurante irrupción en el equipo de moda del fútbol francés, Erick Mombaerts, seleccionador francés sub-21 lo ha convertido en un habitual en las convocatorias de 'Les Bleuets' con los que ya ha jugado 12 partidos y ha marcado 2 goles. Laurent Blanc lo está siguiendo muy de cerca, y aunque no se espera ninguna sorpresa de cara a la Eurocopa, si se espera que Cabella siga progresando y Blanc pueda contar con él, en un futuro próximo, para la selección absoluta.

Por el momento parece que seguirá en las filas del club que le ha dado la oportunidad de destaparse en la élite, pero el que haya varios equipos siguiéndolo muy de cerca ha hecho que el Montpellier haya renovando su contrato hasta 2016. Y es que su inmensa calidad la podremos saborear en la próxima edición de la Champions League, pero quién sabe si en un período de tiempo no demasiado lejano lo hace vistiendo una camiseta de mayor relevancia en el panorama futbolístico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada