22 noviembre 2013

Qué fue de... Alkorta

Nuestro protagonista de hoy es el claro ejemplo del central salido de Lezama durante los años 80 y 90. Su empuje, sus férreos marcajes, su arrojo y su valentía calaron hondo en San Mamés y lo convirtieron en ídolo. Además, en el Real Madrid formó una de las mejores parejas de centrales que se recuerdan junto a su gran amigo Fernando Hierro. Incluso varios jugadores merengues manifestaron que un trocito de la Champions lograda en 1998 era de Alkorta, gesto que halagó profundamente al honesto defensa vasco. 

Rafael Alkorta Martínez nació el 16 de septiembre de 1968 en Bilbao, capital de la provincia de Vizcaya (España). Como la mayoría de niños de su edad, comenzó jugando en el equipo de su colegio, el Félix Serrano de su ciudad natal. A los 12 años recaló en Lezama, pequeño municipio a unos 15 km. de Bilbao donde el Athletic Club tiene sus campos de entrenamiento y la escuela de fútbol. Ya desde muy joven Alkorta empezó a despuntar en las categorías inferiores del Athletic Club y a los 16 años jugó su primer partido con el Bilbao Athletic. 

Tres temporadas más estuvo en el primer filial del conjunto vizcaíno hasta que el 24 de octubre de 1987 recibió la llamada del británico Howard Kendall para debutar como titular en el lateral izquierdo ante el Real Valladolid en el Estadio Municipal José Zorrilla. Dos meses después, le llegó su estreno en San Mamés, ante el RCD Español. "Si jugabas siete u ocho partidos, ya te quedabas en el primer equipo, y yo los cumplí rápido, jugué 21. El primer año hicimos UEFA, quedamos cuartos. Teníamos un buen equipo, además de que Howard era un magnífico entrenador. El año siguiente jugamos en Europa, y era un paso más". Con la suma de partidos fue ganado relevancia en el primer equipo y poco a poco se fue afianzando en el eje central de la defensa bilbaína, a pesar del baile de entrenadores (Howard Kendall, Javier Clemente, Iñaki Sáez y Jupp Heynckes), convirtiéndose en uno de los futbolistas más prometedores de finales de la década de los ochenta.

Sus actuaciones dentro del terreno de juego pronto empezaron a llamar la atención de los equipos grandes. El Real Madrid lo incorporó a sus filas el 15 de julio de 1993 a cambio de unos 375 millones de pesetas. Su traspaso creó un gran revuelo en Bilbao y los aficionados nunca se lo perdonaron al entonces presidente José Julián Lertxundi. En Madrid, se encontró con la papeleta de tener que sustituir al brasileño Ricardo Rocha, que había cuajado dos excelentes temporadas en el Bernabéu pero que no fue renovado para dejar libre su plaza de extranjero. La afición del Real Madrid tampoco vio con buenos ojos la marcha del central carioca y vigiló con lupa el rendimiento de Alkorta. Las cosas no empezaron del todo bien aquella temporada, pero en el mes de diciembre el equipo merengue ganó la Supercopa al Barcelona de Johan Cruyff, al que derrotó (3-1) en el Bernabéu y al que arrancó un empate (1-1) en el Nou Camp. Se trataba del primer título en la carrera de Rafa Alkorta, titular incontestable en aquel equipo. La situación, no obstante, volvió a torcerse y la irregularidad lastró a un Madrid que terminó cuarto en Liga y fue eliminado prematuramente de la Copa del Rey por el CD Tenerife. Benito Floro no concluyó la temporada, siendo sustituido a falta de varias jornadas por un Vicente del Bosque que se estrenaba en los banquillos de Primera División.

Tocaba revolución en el Real Madrid. El argentino Jorge Valdano se hacía cargo del banquillo merengue y con él llegaron jugadores como Laudrup, Redondo, Quique Flores, Cañizares y Amavisca reforzaron una plantilla en la que Alkorta tenía todos los boletos para seguir siendo titular, pero una lesión y el gran estado de forma de un rejuvenecido Sanchís le apartaron de la titularidad durante la 1994-95 en la que al bilbaíno no le quedó más remedio que aceptar ser el primer recambio en el eje de la defensa. Disputó sólo nueve encuentros ligueros, pero el Madrid cantó el alirón. Era su primera Liga y el segundo título de su carrera. Las cosas no tenían visos de cambiar mucho en la temporada siguiente. Sin embargo, la trayectoria del conjunto no marchaba bien y tras media temporada marcada por la irregularidad se decidió dar un relevo en el banquillo. El veterano Arsenio Iglesias fue el técnico elegido para terminar la campaña e introdujo numerosas novedades tácticas que afectaron principalmente a la zaga del equipo. Alkorta salió beneficiado con los cambios y volvió a saborear una titularidad de la que ya no se desprendería en el resto de su carrera como jugador blanco.

La 1996-97 fue la temporada en la que las repercusiones de la Ley Bosman y las ingentes cantidades de dinero inyectadas por las televisiones propiciaron la llegada de numerosos futbolistas de relumbrón al campeonato español. Fue lo que se dio a conocer como la 'Liga de las Estrellas'. Mijatović, Šuker, Seedorf, Roberto Carlos, Illgner y posteriormente Panucci y Zé Roberto, fortalecieron una plantilla que dirigiría con mano férrea Fabio Capello. Sin embargo, a pesar de tanto fichaje, Alkorta era inamovible para el italiano. El vizcaíno se marcó una temporada redonda, fue el jugador de la plantilla madridista que más partidos jugó. 40 encuentros, todos ellos de titular, en los que no fue sustituido ni una sola vez, disputando la friolera de 3.600 minutos. Fue uno de los pilares de aquel equipo que ganó la Liga con autoridad y récord de puntos. Junto a su gran amigo Fernando Hierro formó un tándem excepcional.

Lorenzo Sanz, satisfecho con el rendimiento del jugador, ofreció la renovación al vizcaíno, algo que Alkorta agradeció. Sin embargo, cuestiones familiares y de índole personal le llevaron a tomar la decisión de regresar a casa. Así, con 29 años, Alkorta regresó de nuevo al Athletic Club de Bilbao. Esa temporada (la cual era una temporada especial debido a que el club celebraba su centenario) consiguió el subcampeonato de Liga por detrás del FC Barcelona, y Alkorta fue un baluarte en la defensa. Un hito muy celebrado ya que otorgó al conjunto vasco la posibilidad de poder acceder a la Champions League. 

La temporada siguiente, el Athletic no logró superar la fase de grupos en la Champions League. Tras esto, el equipo no terminó de funcionar y entró en declive. La temporada 1999-00 supuso el principio del fin para el equipo del centenario, acabando la liga en una desastrosa undécima posición. Según los rumores del entorno 'rojiblanco', se hablaba de problemas en el vestuario y Luis Fernández fue destituido. Las lesiones comenzaron a lastrar la continuidad de Alkorta en el equipo, aunque siempre que contaron con sus servicios dejó su hoja de servicios inmaculada, y al finalizar la temporada 2001-02, en la que sólo jugó seis partidos, decidió retirarse. "Los cuatro últimos años fueron los peores de mi carrera. Andaba mal de la espalda, no conseguía quitarme el dolor y eso provocaba que tuviera muchos problemas musculares. Fue un desastre. Me autopresioné mucho para jugar bien y demostrar a la gente que no había vuelto para retirarme. Me equivoqué en el modo en que hice las cosas".

Internacional por España, la inclusión de Alkorta en la lista de jugadores seleccionados para defender los colores del combinado nacional ha sido muy frecuente desde su juventud. No en vano llegó a ser siete veces internacional con la sub-16, tres con la sub-18 y un total de seis con la sub-21. Ha sido 54 veces internacional absoluto desde Luis Suárez lo hiciese debutar con la selección el 26 de mayo de 1990 frente a Yugoslavia. Disputó tres citas Mundialistas y una Eurocopa. En total ha jugado ocho partidos en todas sus participaciones del Mundial, siendo titular en todos (frente a Corea del Sur, Alemania, Suiza e Italia en el Mundial de USA'94 y ante Nigeria, Paraguay y Bulgaria en Francia'98), exceptuando el partido ante Bélgica del Mundial de Italia'90 en el que sustituyó a Butragueño en el minuto 80. Además, fue titular indiscutible en los cuatro encuentros que disputó España en la Eurocopa de Inglaterra'96, ante Bulgaria, Francia, Rumanía e Inglaterra.

Tras su retirada cambió el balón por los micrófonos, colabora con varios medios de comunicación como la cadena COPE en 'Tiempo de Juego' (2003-2007) y posteriormente en Canal+, donde actualmente comenta los encuentros de Real Madrid y Athletic en Canal+ Liga y es contertulio de programas como 'El Día del Fútbol'. A pesar de tener el título de entrenador no se plantea entrenar a corto plazo. En julio de 2009 rechazó una oferta para ir como segundo de Jabo Irureta si éste se sentaba, nuevamente, en el banquillo de San Mamés. En 2011 estaba, junto a sus ex compañeros Andoni Goikoetxea y Patxi Ferreira, en la candidatura de Fernando García Macua como responsables de las categorías inferiores de Lezama. Además suele jugar con los equipos de veteranos del Athletic y Real Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada