28 febrero 2013

Mike Bassett: England Manager


Título Original: Mike Bassett: England Manager
Año: 2001
Duración: 89 min.
País: Gran Bretaña
Director: Steve Barron
Guión: John R. Smith, Rob Sprackling
Reparto: Ricky Tomlinson, Amanda Redman, Bradley Walsh, Philip Jackson, Phill Jupitus, Dean Lennox Kelly, Martin Bashir, Robbie Gee, Pelé, Kevin Piper, Robert Putt, Malcolm Terris, Philip Dunbar, Ulrich Thomsen, Lloyd McGuire
Productora: Film Council / Artists Independent Productions / Hallmark Entertainment
Género: Comedia

Mike Bassett, un desconocido entrenador de una liga menor accede al cargo de seleccionador inglés (después que su predecesor muera víctima de un ataque cardíaco) en medio de la eliminatoria mundialista y con tres partidos por delante. El equipo, dirigido por Bassett e integrado por una banda de jugadores fracasados y llenos de complejos, pierde sus primeros dos encuentros, pero se clasifica para el ficticio Mundial de Brasil, gracias a una muy afortunada combinación de resultados. 

Con este panorama, los aficionados se encuentran al límite de la tolerancia, la prensa no para de hablar del desastroso juego del combinado nacional y la familia Bassett tiene que esconderse ante el riesgo que corre su vida, mientras éste se obstina en jugar con un obsoleto esquema táctico. 

La mayor virtud de Barron en esta desconocida cinta, es como capta a la perfección la esencia del juego. Entiende al aficionado, pero también al directivo, y a todos los que trabajan en el mundo del fútbol, ya sean jugadores, entrenadores o periodistas. Y todo aderezado con el mejor humor inglés, y con ello me refiero al que sabe reírse de sí mismo, lo que le abre la posibilidad de reírse de cualquiera, alcanzando momentos de un humor negro en que la desesperación y el sufrimiento extremo de varios personajes adquiere una gracia poco usual. 

A decir verdad, la cinta podría parecer una bufonada de no ser por la cantidad de detalles sobre el mundo del fútbol, las secuencias intercaladas en las que aparecen estrellas como Barry Venison o Ronaldo, las intervenciones expertas de Pelé o la recreación de los programas televisivos que hacen el análisis de los partidos. 

La cinta está armada a modo de falso documental en el que pueden verse varias secuencias realizadas 'cámara al hombro' que dan la idea de un verdadero documental que muestra la intimidad del equipo inglés. Barron logra fabulosas escenas de la selección inglesa en el terreno de juego, con estadios llenos, las charlas técnicas y los entrenamientos, además de las entrevistas con los jugadores y el cuerpo técnico.

26 febrero 2013

Qué fue de... Fernando Sanz


Nuestro protagonista de hoy es uno de esos jugadores con los que el fútbol no fue todo lo justo que debiera haber sido. Hijo del Presidente del Real Madrid, hermano y cuñado de jugadores, consiguió labrarse un futuro en la Costa del Sol, lejos de los dominios del apellido familiar, donde se convirtió en protagonista en la historia reciente del Málaga. En el equipo blanco fue siempre conocido como el 'hijo del presidente', pero en el conjunto blanquiazul todos le recuerdan como uno de los salvadores del club.

Fernando Sanz Durán nació el 4 de enero de 1974 en Madrid (España). Criado en la cantera del Real Madrid, a la que entró con apenas 9 años, pronto destacó por su tesón y trabajo. Fue internacional por España con las selecciones sub-17 y sub-18 de Juan Santisteban, y llegó a la disciplina del primer filial blanco (entrenado por Rafa Benítez) en la temporada 1994-95 tras haber estado unos meses cedido en la Unión Española de Chile la campaña anterior. 

En la temporada 1995-96, se produce la destitución de Jorge Valdano y la renuncia de Ramón Mendoza como presidente por los malos resultados deportivos y la enorme deuda que acumulaba el Real Madrid. Lorenzo Sanz, hasta entonces vicepresidente ocupa la presidencia y Arsenio Iglesias el banquillo blanco. Con esta situación se produce el ascenso al primer equipo de Fernando Sanz junto con el también defensa García Calvo, debutando ambos el 2 de marzo de 1996 frente a la UD Salamanca en el Santiago Bernabéu. El Real Madrid acabó sexto quedando fuera de puestos europeos y Fernando Sanz terminó la temporada jugando 13 partidos en los que la afición del Bernabéu siempre sospechó de la conexión familiar y no pasó una al defensa central, a veces con razón, a veces sin ella.

La temporada siguiente fue complicada y apenas juega en media docena de encuentros. Sus problemas con Fabio Capello fueron de dominio público, y el técnico italiano no lo dejó marchar a pesar de tener ofertas. Allí vivió un verdadero calvario por ser 'el hijo del presidente'. El grado de violencia fue tal, que al salir de la antigua ciudad deportiva "ponía la música del coche a todo volumen para no escuchar los insultos que me gritaban una parte de los aficionados". Pero también explica que no todo fueron malos recuerdos en la 'Casa Blanca'. Guarda con mucho cariño la dedicatoria de Mijatović tras marcar el gol en la final de Amsterdam frente a la Juventus. "Le dije horas antes que ganaríamos 1-0 y que él lo marcaría". Sin duda fue uno de los momentos más bonitos en el equipo blanco, un momento histórico del que formó parte.

Uno de los mejores partidos que se le recuerda con la camiseta blanca fue la vuelta de las semifinales de la Champions League de 1998 frente al Borussia Dortmund en el Westfalenstadion. Pese a que no contaba mucho para Jupp Heynckes, jugó los 180 minutos de la eliminatoria. Redondo y Fernando Sanz hicieron un partido bastante completo y lograron aguantar el empuje alemán, haciendo buena la renta de dos goles que llevaban del Bernabéu. Además de la Champions League de aquel año (1997-98), en su palmarés figuran 1 Liga (1996-97), 1 Supercopa de España (1997) y 1 Copa Intercontinental (1998).

En el verano de 1999 es traspasado al Málaga CF. Tras unos comienzos difíciles el jugador se hizo con un puesto fijo en el eje de la defensa que entonces entrenaba Joaquín Peiró, y con un nombre en el fútbol español. Permaneció siete temporadas consecutivas en Primera División, llegando a alcanzar la capitanía del equipo 'blanquiazul'. En el mercado invernal de la temporada 2001-02 su nombre sonó con fuerza como relevo de Japp Stam en el Manchester United de Alex Ferguson, pero Fernando Sanz decidió seguir fiel a los colores blanquiazules. Su mayor logro en las filas del Málaga lo consiguió en agosto de 2002, cuando el equipo de la Costa del Sol conquistó la Copa Intertoto, que daba derecho a jugar la Copa de la UEFA. Para ello tuvo que superar tres rondas venciendo a KAA Gent, Willem II y Villarreal CF, convirtiéndose en el primer club andaluz en conseguir un título europeo oficial. La posterior participación en la Copa de la UEFA fue notable, el equipo alcanzó los cuartos de final y eliminó a equipos con larga tradición en competiciones europeas como el Leeds United o el AEK Atenas. Finalmente, el equipo cayó eliminado frente al Boavista portugués, en la tanda de penaltis.

Tras una temporada marcada por el fracaso económico del club y la salida de algunos jugadores importantes, el Málaga descendió a Segunda División en la 2005-06. Ese verano Lorenzo Sanz compraba el 97% de las acciones del club malagueño y Fernando abandonó la pretemporada que estaba realizando con el equipo 'boquerón' para ascender a la presidencia. Desde entonces, el ex jugador consiguió resucitar a un club que estaba prácticamente muerto, tanto en el terreno deportivo como en el económico. En la temporada 2008-09, fue elogiado el trabajo y el juego del equipo; siendo un recién ascendido y teniendo uno de los presupuestos económicos más bajos de la Liga, el Málaga luchó hasta las últimas jornadas por clasificarse para puestos europeos. Ello le otorgó el privilegio de ser considerado equipo revelación de la temporada y el mejor equipo, hasta aquel momento, de la historia de club.

Tras la venta del club al jeque Al-Thani en julio de 2010 y, tras un periodo como asesor del nuevo propietario, se desvincularía del Málaga en la temporada siguiente. Desde entonces se ha dedicado a viajar, a estar con su familia y a estudiar proyectos de cara al futuro. Además, juega con los veteranos del Real Madrid en la liga de Fútbol Indoor, y colabora como comentarista en la cadena COPE y en el programa 'Punto Pelota' de Intereconomía TV.

25 febrero 2013

Michu, el falso nueve que busca Del Bosque


Michu sigue llamando a las puertas de la selección mientras Del Bosque parece hacerse el sordo. "Hay gran competencia en el puesto de Michu. Reconocemos su valía y sus goles en la Premier, pero no le encontramos hueco de momento". Con esta declaración, a la que cuesta encontrar sentido, el seleccionador español justificaba la ausencia del asturiano en la última convocatoria de la selección española.

El futbolista, como cabía esperar, reaccionó con tranquilidad y aseguró "no tengo ningún problema por no haber sido convocado y no me decepcionó no ir, pero tenía esperanzas". Y es que desde el comienzo de la temporada, Michu ha dejado más que claro la calidad que tiene. Hasta hace varias jornadas era el 'pichichi' de la Premier. Con 15 goles, una cifra astronómica para un centrocampista, a día de hoy lo sitúan como tercer máximo goleador de la Premier (a dos de Luis Suárez y cuatro de Robin van Persie). En principio, unos números tan destacados deberían haber sido más que suficientes para garantizar su presencia en la pasada convocatoria del amistoso contra Uruguay, sin embargo, Del Bosque sigue apostando por el grueso de jugadores que le han llevado al éxito reciente. Una postura razonable, pero también injusta para ciertos futbolistas.

Día tras día se habla de quién es la mejor opción para marcar goles desde la posición de falso nueve. Fàbregas no convence con una falta de gol bastante clara, y no parece haber otra persona capacitada para abarcar esa posición. No parece, o al menos nadie ha querido buscar bien, ya que Michu se ha revelado como la opción más firme. A sus 26 años, el ex del Rayo Vallecano, se ha convertido en la 'ganga' de la temporada en Inglaterra. Pocos jugadores en los últimos diez años han causado mayor impacto en el fútbol inglés en su primera temporada, y ya han sido varios los equipos que se han interesado por él.

Ayer mismo, Michu y la terna de españoles que militan en el Swansea, hicieron historia en el mítico Wembley. El asturiano marcó un gol e intervino decisivamente en la fabricación de otros tres para que el equipo entrenado por Michael Laudrup se alzara con la Capital One Cup, la antigua Carling Cup, tras vencer por un contundente 0-5 al Bradford City de la Npower Football League Two. 

Con todo esto, creo que el amistoso frente a Uruguay hubiera sido una ocasión más que perfecta para llevar a Michu y verlo en acción. Y más ante el mal estado en el que se encuentran la mayoría de delanteros de nuestro país (Fernando Torres, Roberto Soldado, Álvaro Negredo, Fernando Llorente... la lista puede seguir). Y es que Michu ha encontrado, en la Premier League, un campeonato que se adapta perfectamente a sus cualidades, es un jugador de gran poderío físico y que presiona muy bien de espaldas, habilidades que exhibe con poderío en las islas. Además, su filosofía del fútbol es un recuerdo a épocas pasadas y cree en el sentimiento por unos colores. Criado en la cantera del Oviedo, rechazó fichar por el Sporting de Gijón cuando jugaba en el Celta de Vigo a pesar de crecer deportivamente. "Todavía hay futbolistas que sentimos los colores", aseguró Michu.

Reconforta ver que en Michu hay realmente pocos secretos, que juega como profesional como lo hacía cuando era un crío. El del nueve dorado a la espalda se entrenaba igual de duro en 'El Requexon' y pisó con las mismas ganas los campos bacheados de Segunda o Segunda B que el verde inmaculado de Wembley. Un tipo que tiene como única ambición reconocida terminar machacado por el esfuerzo y que agradece públicamente que en el conjunto del sur de Gales no haya distracciones para poder centrarse en el fútbol lo merece todo.

21 febrero 2013

¿Qué es Doyen Group?


Tres son los equipos que firmaron hace ya tiempo un contrato de patrocinio con Doyen Group, un supuesto grupo empresarial del que poco o nada se conoce y del que nadie informa. Atlético de Madrid, Getafe, Sevilla y Sporting, los cuatro clubes a los que patrocinan actualmente, poco informan acerca de sus quehaceres o procedencia.

Todo comenzó el 2 de octubre de 2011 cuando el Real Sporting de Gijón anunciaba en su página web un acuerdo de patrocinio con la empresa Doyen Group. Dos escasas líneas de texto es lo que dedicó el Sporting a describir el acuerdo con la empresa, y muchos de sus aficionados se enteraron de este convenio en el partido contra el FC Barcelona, en el El Molinón, donde  en la parte posterior de las camisetas de los jugadores se podía leer un claro "Doyen Group", junto a un logo que, dicho sea de paso, poco tiene de original. 

Tras esta aparición, la afición del Sporting comenzó a indagar y a preguntar acerca de la procedencia de tal patrocinio. Nunca obtuvo una respuesta, la directiva no se pronunció al respecto. Comenzó entonces un carrusel de cábalas en foros, blogs, etc... ¿Qué era Doyen Group? ¿Una empresa nueva en España que necesita promocionarse? ¿Una agencia interesada en jugadores? Los seguidores trataron de encontrar una respuesta en la web, pero tampoco aquí darían con la clave: no había rastro de Doyen Group en internet. "Qué extraño, una empresa que busca promocionarse; que supuestamente aporta una suculenta cantidad de dinero por publicitarse y que no dispone de página web". Este era el pensamiento más extendido entre los aficionados. 

Este dilema alcanzó su climax enigmático cuando se vio el eslogan "Doyen Group" en la manga de la camiseta del Atlético de Madrid. Bien es cierto que la web del club del Manzanares arrojaba algo más de luz sobre el caso, pero insuficiente para esclarecerlo del todo. El Sevilla FC (esta temporada) y el Getafe CF también han llegado a un acuerdo con dicha empresa, y estos últimos sí que han mantenido un total silencio respecto a ello. Con todo esto, la pregunta clave es clara. ¿Qué es Doyen Group?

Doyen Group, como ellos mismos se anuncian en la web de Doyen Sports, es "un fondo de capital privado dedicado, entre otras actividades, a la asistencia financiera a clubes de fútbol". Lo cierto es que la irrupción de los fondos de inversión en el mundo del deporte ha sido recibida con cierto recelo. Una desconfianza fundada en el desconocimiento en algunos casos y en el oscurantismo a cuanto rodea a estas fuentes de inversión en otros. El ejemplo más claro es Doyen Group, que desde hace tiempo ha implementado su política de inversión en el mundo del deporte por medio de su área de negocio Doyen Sports Investments (DSI). Y lo ha hecho principalmente en el fútbol.

La firma se presenta como "una fuente alternativa de financiación para los clubes" y hace hincapié, sin entrar en detalles, en "un historial de operaciones con distintos clubes, con especial incidencia en Brasil, Portugal, Reino Unido y España, lo que también incluye el patrocinio de distintos clubes al objeto de dar a conocer y promocionar la marca". La misiva aparece firmada por Claudio Tonolla, uno de los gestores de Credence Corporate and Advisory Services, compañía con sedes en Malta y Milán y especializada, entre otros asuntos, en el juego online y los fondos de inversión. El organigrama de Credence resalta "los años de experiencia en banca de Tonolla" y que sea el principal artífice de los negocios de la firma en Italia y Suiza.

En ningún momento se alude a Juanma López, el ex-futbolista y agente que ha actuado de intermediario de DSI aprovechando sus vínculos con los dos conjuntos madrileños y el asturiano. López también representa a jugadores del Deportivo, el Sevilla y el Espanyol, contactados por la proyección de su fútbol base, y lleva los asuntos de Roberto, el portero que llegó al Zaragoza a través de otro fondo. Tras estudiar las canteras de Primera, la intención de DSI es cerrar acuerdos con al menos 12 equipos y tejer una red que controle los derechos económicos de algunas de las promesas del fútbol español.

La crisis que aqueja al fútbol, con especial crudeza en España, ha sido el caldo de cultivo perfecto para que el modelo de negocio que proponen los fondos de inversión proliferen. Un ejemplo de ello es precisamente Doyen, que como ha reconocido el propio Miguel Ángel Gil, fue el grupo que ayudó a financiar el fichaje de Radamel Falcao por el Atlético de Madrid. Ya nadie lo oculta. No hay motivo. La operación es clara. Donde no llegaba el conjunto 'colchonero', llegó el dinero del fondo de inversión para poder vestir al delantero colombiano como rojiblanco. La operación ha sido más que rentable para ambas partes. Donde algunos ven especulación, los clubes perciben una ayuda que les permite ir salvando la crisis y a la vez gozar de jugadores relevantes. El único peaje es compartir los derechos del futbolista. Algo absolutamente justo y así lo ha reconocido el propio Miguel Ángel: "Es fórmula para no perder competitividad en plena crisis". Este es sólo un ejemplo de cómo opera un fondo, pero hay más. Zaragoza, Sevilla, Betis o Deportivo, por citar algunos clubes españoles, han reforzado sus plantillas ayudados por distintas empresas de inversión similares a Doyen.

19 febrero 2013

Quintero, el nuevo talento 'paisa'


Un año más, el Sudamericano sub-20 ha sido un hervidero de precoces talentos que empiezan a resonar en el mundo del fútbol.  Ha sido un torneo extremadamente interesante, que nos ha dejado buenos equipos y la clara eclosión del fútbol colombiano que ha presentado un equipo lleno de talento y donde ha destacado sobre el resto Juan Quintero, el futbolista más talentoso de este Sudamericano.

Juan Fernando Quintero Paniagua nació el 18 de enero de 1993 en Medellín (Colombia). Heredó el fútbol de su padre, pero esa herencia la tuvo que recibir en el ADN ya que la violencia le arrebató a su progenitor cuando él aún era muy pequeño. Comenzó a mostrar sus condiciones gracias a que su tío Fredy Paniagua tenía una modesta escuela de fútbol, 'Quinterito', como lo apodan sus amigos, mostraba sus habilidades desde los escasos seis años. Después, con la magia que define a los buenos jugadores y con la personalidad que caracteriza a los antioqueños, el zurdo no tardó en llamar la atención en el Pony fútbol de 2005, el tradicional torneo que ha apadrinado a innumerables figuras en la región. "A los nueve años ya reclamaba con firmeza el balón, regaba rivales en la cancha Marte y demostraba mucho coraje para patear penaltis y tiros libres. Él siempre se destacó. Era el mejor y de tiro libre no fallaba, por lo que hacía muchos goles", relataba su tío.

Inicia su carrera en 2007 cuando es fichado por el Envigado FC dónde comienza a jugar con el equipo juvenil. El 6 de marzo de 2009 debuta con el primer equipo de la mano de Óscar Aristizábal, jugó 21 minutos gracias a la ya desaparecida norma que obligaba a los equipos a alinear a un jugador sub-18 para incentivar las categorías inferiores. Marca su primer gol el 12 de septiembre de 2010 al Cúcuta Deportivo, y su nombre comienza a sonar con fuerza en la serie de promoción 2010 contra el Deportivo Pasto, marcando el gol de la victoria en el partido de ida. En el partido de vuelta sufrió una violenta entrada del defensa Germán Mera que le causó la fractura de la tibia y el peroné en su pierna derecha. Cuatro meses después, Quintero regresaba a los terrenos de juego durante el Torneo Apertura 2011.

En enero de 2012 se concretó su cesión al Club Atlético Nacional de Madellín. Debuta con 'el verde paisa' el 30 de enero de 2012 contra el Deportivo Cali, y pese a que al principio le costó hacerse un hueco en el equipo, pronto apareció y deslumbró, nada nuevo para él. Con la camiseta verde marcó cuatro goles y entre ellos uno muy recordado que le marcó de falta a Millonarios en pleno estadio El Campín. A pesar de los más de 7,5 millones de dólares invertidos por la directiva para la temporada, los objetivos no se cumplieron y el equipo cayó eliminado en los octavos de final de la Copa Libertadores. En la liga colombiana no fue mejor, quedaron clasificados en la duodécima posición y no se clasificaron para los cuadrangulares.

Tras su breve paso por el conjunto 'verdolagas' en julio del pasado año pone rumbo a Europa fichando por el Delfino Pescara 1936 (refundado en 2009 tras la quiebra del Pescara Calcio), club que acababa de lograr el ascenso a la Serie A, y que pagó apenas 1,5 millones de euros por el joven jugador colombiano tras la marcha de Marco Verratti al PSG francés. Debutó en la máxima categoría del fútbol italiano el 26 de agosto contra el Inter y su primer, y único gol hasta el momento, llegó un mes después (el 23 de septiembre) en el empate a uno frente al Bologna FC. Hasta ahora lleva jugados 14 partidos con la escuadra 'biancoazzurri' que no está atravesando un buen momento. Tras la destitución de Giovanni Stroppa en el mes de noviembre llegó al banquillo Cristiano Bergodi, que no ha conseguido enderezar el rumbo por lo que siguen penúltimos tan solo por delante del US Città di Palermo.

Quintero es el talento en estado puro. Pequeño (168 cm y 62 kg), aparentemente débil, él reclama la pelota para iluminar el juego. Posee una técnica descomunal, juega, y lo hace muy bien, pero sobre todo destaca su capacidad para hacer jugar al resto de compañeros, para generar fútbol. Puede jugar tanto escorado ligeramente al costado izquierdo, como en la mediapunta, posición que otorga la libertad de movimientos que su juego requiere para ser el conector ideal entre los mediocentros y la delantera. Su dominio de la pelota y de los espacios a la hora de asistir es fantástico. Con el balón cosido al pie, por momentos, da la sensación de bailar, sobre y alrededor de la pelota. Lujos nada superfluos, pues en numerosas ocasiones esos vaivenes le ayudan para salir de la presión del adversario. Su zurda también aguarda una notable habilidad en el golpeo, que deja entrever especialmente en las jugadas a balón parado. Demuestra una gran personalidad en todo momento. No se esconde, siempre se ofrece y la pide. Es habitual que todas las jugadas de ataque pasen por sus botas. Tiene llegada y cierta facilidad para hacer gol, pero la generosidad es otra de sus características, y no es extraño que priorice el asistir antes que rematar. 

Con apenas 19 años, José Pekerman lo convocó para los partidos frente a Perú y Ecuador, clasificatorios para el Mundial de Brasil 2014. No jugó en ninguno de los dos y debutó el 16 de octubre pasado en el amistoso ante Camerún en el Estadio Metropolitano Roberto Meléndez de Barranquilla. En enero de este año disputó en Argentina el Sudamericano sub-20 clasificatorio para el Mundial de la categoría que se disputará en los meses de junio y julio en Turquía. La selección 'cafetera' ganó el torneo y Quintero (que había heredado el 10 que anteriormente utilizó James Rodríguez) marcó cinco goles y fue designado mejor jugador del Campeonato.

Tras su gran torneo sub-20 ha sido relacionado con los principales clubes de Europa. Pero según La Gazzetta dello Sport, el AC Milan es  el equipo que mas cerca está de contratarlo. Según el diario italiano, Adriano Galliani ya habría mantenido alguna reunión con el agente del futbolista Ricardo Calleri y  Daniele Delli Carri, director deportivo del Pescara, con el fin de negociar su traspaso. La directiva 'biancoazzurri' se frota las manos ante la magnitud que Quintero puede alcanzar, mientras el joven sigue moviendo los hilos de la que promete ser otra gran hornada de futbolistas colombianos.

15 febrero 2013

La 'šahovnica' croata


La camiseta de hoy está considerada una de las mejores en cuanto a selecciones se refiere, de las más bonitas que se han visto sobre un terreno de juego. Es todo un símbolo del país que representa. Os hablo de los característicos cuadros rojos y blancos de la camiseta de Croacia.

Tras el desmembramiento de la antigua República de Yugoslavia reaparecieron naciones históricas como Croacia, que nacía como país y como selección por lo que había que crear un uniforme, unos colores. En realidad, lo que había que hacer era crear una identidad corporativa (permitidme la expresión) no sólo para el fútbol, sino para el país en general. Aunque la selección croata nació en 1990, ya en la década de los 40, el combinado balcánico jugó algunos partidos no oficiales con un uniforme azul, color con el que se quería romper por representar a los colores del combinado yugoslavo, uno de los conjuntos más potentes de Europa. 

El encargo de la nueva identidad recayó en Miroslav Šutej, un reputado artista y diseñador gráfico croata, junto a una comisión de historiadores. Šutej lo tuvo fácil. Desde 1499, se tiene constancia de la existencia del šahovnica, que en serbocroata significa tablero de ajedrez y que es el nombre que se usa para describir los 13 cuadros rojos y los 12 blancos que componen el escudo croata. Esta primera representación se halló en Austria, y simbolizaba el Reino de Croacia. En 1527 se usó como sello real y su origen está, al parecer, en el escudo de armas del rey Stjepan Držislav, quien gobernó Croacia entre los años 969 y 997. El monarca croata venció al ajedrez a un príncipe veneciano para mantener la libertad de Croacia.

Pese a que la bandera croata no está basada en este tablero de ajedrez, los cuadros croatas se usan por doquier en el país balcánico. Así pues, queda claro que Šutej no tenía mucho que pensar, y el diseño para la selección de fútbol incorporó desde sus inicios el ajedrezado a su camiseta. Y no como un simple detalle, sino que toda la elástica estaba poblada con la šahovnica. Así pues, el 17 de octubre de 1990, Croacia debutó como selección de fútbol en un amistoso en el Maksimir de Zagreb ante Estados Unidos. Ese día se usó por primera vez el diseño de Šutej, que sorprendió a todos por su originalidad.

Desde entonces la selección croata no tardó en brillar, y en el Mundial de Francia'98 lograron alcanzar la tercera plaza de la mano de un brillante Davor Šuker. Destacaban por su gran talento, por cuidar el balón y una cierta indolencia en varios de sus jugadores. Es decir, la esencia del fútbol yugoslavo. Pero además, Croacia llamaba la atención por el diseño de su camiseta, que rompía con el estilo de la mayor parte de selecciones del mundo.

Y es que, en un ámbito como el del fútbol, tan poco dado a la innovación a nivel estético, la camiseta de la selección de Croacia fue, sin duda, un soplo de aire fresco y se posicionó desde el principio como una de las más originales. Por último, reseñar que tanto Lotto como Nike, las marcas que han surtido a la Federación Croata (HNS), han respetado al máximo el diseño de Šutej, con muy pequeñas variaciones.

14 febrero 2013

¡Empatamos, Pilar!

México llegaba al Mundial de Argentina'78 con un exceso de confianza, ya que había 'barrido' a Haití, El Salvador, Surinam, Guatemala y Canadá en las eliminatorias clasificatorias de la CONCACAF, jugadas por entero en suelo azteca. Incluso entre las estrellas de aquel Mundial se incluía, a priori, a Leonardo Cuellar, jugador de los Pumas, y a quien se había bautizado como el 'fetiche' de la selección mexicana.

En el sorteo, el 'Tri' había quedado encuadrado en el Grupo 2 junto con las selecciones de la República Federal de Alemania, Polonia y Túnez. El entrenador mexicano, José Antonio Roca, había hecho un arriesgado pronóstico al afirmar que su equipo le ganaría ampliamente a Túnez, empataría con Alemania y ganaría por la mínima o empataría con Polonia para pasar a la siguiente ronda. Sin embargo no se cumplieron las apuestas del técnico, y el combinado azteca quedó último de grupo y sin ningún punto tras perder 3-1 con 'Las Águilas de Cartago', 6-0 frente al combinado 'teutón' y nuevamente 3-1 con el seleccionado de la Europa del Este.

José Pilar Reyes, guardameta de los Tigres de la UANL, era el portero titular de aquella selección mexicana que nadie quiere recordar. El 6 de junio de 1978 se enfrentaban a los alemanes en el Estadio Olímpico de Córdoba. En apenas 38 minutos el portero mexicano ya había recibido tres goles de manos (o pies más bien) de Dieter Müller, Hansi Müller y Karl-Heinz Rumenigge. Precisamente en el tercer gol sufrió un encontronazo con el delantero del Bayern de Múnich y se lesionó la rodilla, teniendo que ser sustituido en el minuto 39 de partido. Muchos quisieron ver en aquella lesión un oportuno percance para retirarse del terreno de juego, evitando así una humillación mayor por parte del cuadro germano. 

Pedro Soto, portero del América, salía del banquillo para ponerse bajo los palos de la portería mexicana, mientras que Pilar Reyes se iba cabizbajo al vestuario y ya no quiso saber nada del encuentro. Al finalizar el partido y bajar a los vestuarios, Reyes, que se encontraba con el fisioterapeuta, le preguntó a Soto cómo habían quedado. El sustituto le respondió: "Empatamos". El portero de Tigres, emocionado e incrédulo, volvió a preguntarle: "¿De verdad empatamos con Alemania?", a lo que Soto le respondió: "Sí, empatamos... a ti te metieron tres goles y a mi otros tres".

En el encuentro contra Polonia fue Soto quien defendió la portería mexicana, y a pesar de que los aztecas mejoraron considerablemente su juego, cayeron derrotados por 3-1, con lo que Pedro Soto y Pilar Reyes se despedían de la Copa Mundial de 1978 con un nuevo empate, el de goles totales encajados (6).