20 mayo 2013

Qué fue de... 'Txiki' Beguiristain

Volvemos a los años 80 para recordar a un jugador que fue pieza clave del mítico 'Dream Team' de Johan Cruyff. Beguiristain era el paradigma de jugador inteligente que destacaba por su habilidad. Era un maestro en el uno contra uno, una jugada que ejecutaba a la perfección y que a menudo finalizaba con precisos centros o potentes remates.

Aitor Beguiristain Múgica nació el 12 de agosto de 1964 en Olaberría, pequeño municipio de la provincia de Guipúzcoa (España). Comenzó a jugar en el equipo de su pueblo natal, pero pronto empezó a destacar y fue al CD Segura, de más entidad. Ingresó en la Real Sociedad de San Sebastián en 1980, a los 16 años de edad. Empezó jugando en el filial 'txuri-urdin', el Sanse, pero en el inicio de la temporada 1982-83 es ascendido al primer equipo por el técnico eibarrés Alberto Ormaetxea, quien tenía una larga lista de jugadores lesionados en el conjunto 'erreala'. Eran buenos tiempos para la Real y lo suyo fue llegar y besar el santo, ya que un mes después de subir al primer equipo y debutar, jugó el partido de vuelta de la Supercopa ante el Real Madrid y ganaba su primer título. Tras esa primera temporada en la que apenas jugó 16 partidos de Liga, siendo suplente habitualmente, Beguiristain se afianzó y consolidó en el primer equipo. 

Las cuatro siguientes temporadas fueron irregulares, aunque la clasificación en Liga no era mala. Pero en la temporada 1986-87, mientras en la Liga la Real quedaba en octavo lugar, se proclamaban campeones de la Copa del Rey tras una taquicárdica tanda de penaltis frente al Atlético de Madrid. La siguiente temporada fue la de los subcampeonatos de Liga y Copa. Curiosamente, su último partido con la Real fue aquella final de Copa que el conjunto donostiarra perdió (0-1) ante el FC Barcelona, el club por el que ficharía la temporada siguiente junto a José Mari Bakero y López Rekarte y cuya participación en competiciones europeas dependía, precisamente, del triunfo en dicha final, motivo por el cual la actuación de los tres jugadores en el partido siempre ha sido cuestionada por buena parte de la afición realista.

Tras el famoso 'motín del Hesperia' las consecuencias no se hicieron esperar y José Luis Núñez, presidente del FC Barcelona, inició una 'operación salida' sin precedentes en la historia reciente del barcelonismo. Un total de 14 futbolistas y el hasta entonces entrenador, Luis Aragonés, abandonaron el club, por lo que los 'azulgranas' iniciaban un nuevo proyecto con Johan Cruyff como técnico, que aterrizaría junto a un total de once jugadores entre los que destacaban los tres jugadores de la Real Sociedad. Siempre se rumoreó que estos jugadores (además de Zubizarreta, Julio Salinas y Goikoetxea) no fueron petición del técnico holandés, sino de Javier Clemente, que en principio había sido el escogido para dirigir el banquillo del Camp Nou. Sea como fuere, lo cierto es que Beguiristain y Bakero, pronto se convirtieron en piezas básicas del proyecto de Cruyff, que construiría el mejor Barcelona que se había visto hasta entonces. Empezó jugando como extremo izquierdo, posición en la que había destacado en la Real Sociedad. Pero con la evolución que experimentaron los planteamientos del holandés, acabó jugando en cualquiera de las posiciones de ataque o como mediapunta. Hasta la llegada de Romario, los 'azulgranas' no jugaban con un delantero centro estático. Los puntas iban rotando constantemente de posición, despistando a los defensores rivales, y buscando los espacios entre líneas. Y ese planteamiento ayudó a 'Txiki' a exhibir sus mejores cualidades, lo que unido a su extrovertido carácter y simpatía, y el hecho de esforzarse en aprender y hablar en catalán, lo convirtió en uno de los preferidos de la afición.

Beguiristain permaneció siete temporadas en aquel inolvidable 'Dream Team' de Cruyff, acumulando una auténtica colección de títulos. Ganó 4 Ligas consecutivas (1990-91, 1991-92, 1992-93 y 1993-94), 1 Copa del Rey (1989-90), 3 Supercopas de España (1991, 1992 y 1994), 1 Recopa de Europa (1988-89), 1 Copa de Europa (1991-92) y 1 Supercopa de Europa (1992). Aunque siempre le quedó la 'espina' de ver desde el banquillo aquella mítica final en el londinense estadio de Wembley. Tras la humillante derrota (4-0) en la final de la Liga de Campeones ante el AC Milan de Fabio Capello, el Barcelona inició una renovación de la plantilla que afectó a Txiki un año después. El club le dio la baja en 1995, poniendo fin a su etapa como jugador 'azulgrana'

Con la carta de libertad en el bolsillo, Beguiristain estuvo a punto de fichar por el Athletic Club de Bilbao, aunque finalmente se decantó por el RC Deportivo de La Coruña, que ya se había convertido en uno de los grandes del fútbol español y cuyo entrenador era entonces el galés John Benjamin Toshack, antiguo entrenador suyo en la Real Sociedad, con el que mantenía una excelente relación. Permaneció dos temporadas en el conjunto gallego (1995-96 y 1996-97), con desigual participación en el equipo. El primer año fue titular indiscutible, disputó 33 partidos de Liga y marcó dos goles. Pero el Deportivo, a pesar de que había armado un equipo para intentar ser campeón, no tuvo los resultados que esperaba y acabó en novena posición, lejos de las plazas europeas. El segundo año fue mucho peor para 'Txiki' que no contó para el técnico brasileño Carlos Alberto Silva (sólo disputó 10 partidos de Liga), aunque el equipo acabó tercero en la Liga.

En el verano de 1997, Beguiristain hizo las maletas y, después de valorar la posibilidad de jugar en México o Estados Unidos, escogió el Urawa Reds Diamonds de la emergente J-League japonesa porque según sus propias palabras "era la mejor oferta económica y además el equipo estaba cerca de Tokio". En el equipo de la prefectura de Saitama jugó dos temporadas y media (disputando un total de 76 partidos en los que marcó 19 goles), hasta que sus problemas de espalda lo hicieron finalizar su carrera deportiva en diciembre de 1999, después de que el equipo de la  Mitsubishi descendiera a la J-League Division 2.

Internacional por España, jugó con las selecciones sub-21 y sub-23. Debutó en un amistoso el 24 de febrero de 1988 frente a Checoslovaquia en el Estadio La Rosaleda de Málaga, con Miguel Muñoz como seleccionador. Jugó un total de 22 partidos en los que marcó 6 goles. Participó en la Eurocopa de Alemania'88 y en el Mundial de 1994 en Estados Unidos. Precisamente en este Mundial jugó su último partido. Fue el 2 de julio de 1994 frente a Suiza en los octavos de final, que ganó el combinado español por (3-0), y en el que Beguiristain marcó el tercer gol.

Tras su retirada dio el salto a los despachos del club 'azulgrana'. Formó parte de la candidatura de Lluis Bassat en 1999, que salió derrotada por Joan Gaspart. Y en 2003, de nuevo, se presentó esta vez con  Joan Laporta que decidió contar con él y ofrecerle el cargo de director deportivo. Con él, tras apostar por Rijkaard y posteriormente por su ex compañero Guardiola como entrenadores, el Barça inició una etapa exitosa (bajo su dirección el equipo levantó 2 Copas de Europa, 4 Ligas y 1 Copa del Rey), pero en 2010, al finalizar el mandato de Laporta decidió poner fin a su etapa en el club. En octubre de 2012, en un intento de reeditar los éxitos del Barça, el Manchester City anunciaba su contratación como director deportivo.

16 mayo 2013

La maldición de Béla Guttmann

23 de mayo de 1990, aquella noche se disputaba la final de la Copa de Europa en el Praterstadion de Viena. Eusébio, todo un mito del fútbol mundial se arrodilla ante una de las muchas lápidas del cementerio judío de la capital austriaca. Coloca un ramo de flores, reza durante unos minutos y se aleja cabizbajo aunque con mirada esperanzadora. Hasta entonces, las oraciones de los miles de seguidores del Benfica de nada habían servido para detener la maldición pero quizá la suya, por ser quien era, sí podría conseguirlo.

Pero las maldiciones no entienden de mitos y, aquella tarde, el gran Eusébio no solo perdió un poco de su tiempo y las monedas que gastó en el ramo de flores... Por supuesto, quien yacía bajo aquella lápida no era otro que el díscolo, polémico y adelantado a su tiempo Béla Guttmann. 

Este entrenador austrohúngaro de origen judío, licenciado en psicología y profesor de baile (como lo fueron Abraham y Eszter, sus padres) fue quien llevó al Benfica a lo más alto. Llegó al club en la temporada 1959-60, un año después de ganar la Liga con el FC Porto. El objetivo era claro, debía convertir al SL Benfica en el equipo más poderoso de Portugal. Para ello, remodeló el equipo de abajo a arriba. Lo primero que hizo fue despedir a 20 jugadores y fichar jóvenes jugadores provenientes de las colonias portuguesas de la época. Mozambique fue la mina de oro de Guttmann, y de allí sacó al portero Costa Pereira y a tres jugadores de campo: Arnaldo, Coluna y Eusébio. Eran jugadores fuertes, rápidos y con gran calidad. Además, inspirado por Gusztáv Sebes, entrenador de los 'Magiares mágicos', introdujo el 4-2-4 en Portugal, logrando grandes éxitos. En los dos años que estuvo al frente del Benfica alzó una Liga y dos Copas de Europa. Curiosamente las dos 'orejonas' las ganó ante equipos españoles en la final (en la 1961 ante el FC Barcelona y un año después ante el Real Madrid).

Con aquellos resultados se lograba el objetivo de convertir al Benfica en una potencia futbolística a nivel europeo. Sin embargo, la gloria llegó a su fin en el verano de 1962. Guttmann pidió un aumento de sueldo tras los éxitos de los dos años. El club no se lo concedió, dando comienzo a una serie de enfrentamientos entre entrenador y directiva en la que nadie dio su brazo a torcer. El fuerte carácter y las peculiares formas de Guttmann le acabarían costando el puesto; sin embargo al Benfica le acabaría costando mucho más.

Sin Guttmann en el banquillo, los lisboetas llegaron a la final de la Copa de Europa por tercera vez consecutiva en la temporada 1962-63. Aquella final ante el AC Milan, fue la primera de las cinco que alcanzó y perdió el conjunto desde que el entrenador austrohúngaro abandonara el club. El Inter de Milán en 1965, el Manchester United en 1968, el PSV Eindhoven en 1988 y, de nuevo el Milan en 1990, salieron vencedores en sus enfrentamientos ante el conjunto 'encarnado'. Además en la Copa de la UEFA (ahora Europa League), el Benfica perdió la final de 1983 ante el Anderlecht tras caer derrotado por 1-0 en la ida y empatar a uno en el Estádio da Luz. Anoche, el Benfica disputaba la final de la Europa League ante el 'Spanish Chelsea' en Amsterdam. 'As Águias' dominaron el encuentro, tuvieron más ocasiones y fueron mejores, pero el gol de Ivanović en el descuento fue suficiente para hundir a un equipo que, para colmo, perdió el fin de semana pasado el liderato de la Liga Zon Sagres ante el FC Porto, por lo que ya no depende de si mismo en la última jornada.

Así se cumplía la famosa maldición que lanzó Béla Guttmann cuando tuvo que abandonar el Benfica: "sin mí, el Benfica no volverá a ganar una Copa de Europa en cien años". Con el paso de los años, aquella frase ha perseguido al equipo y ha pesado como una losa sobre todos y cada uno de los jugadores que han disputado una final europea con la camiseta roja del conjunto lisboeta. Ni siquiera las oraciones de los fieles y las estrellas del pasado han detenido una maldición que, pese a que se sigue viendo como una fantasía, lo cierto es que hasta el momento se ha cumplido. 

Eso sí, también hay un lado optimista e ilusionante para los aficionados del Benfica, siempre y cuando sean pacientes, claro... ya que a su equipo sólo le quedan 49 años para poder triunfar en Europa.

12 mayo 2013

Verratti, el heredero de Pirlo


Italia siempre ha sido famosa por su 'catenaccio', aunque a lo largo de la historia ha tenido jugadores de un talento descomunal en el centro del campo. Desde Gianni Rivera a Andrea Pirlo, siempre ha contado entre sus filas con ese jugador elegante que hace jugar a la 'Azurra'. Hoy traemos al que sin lugar a dudas será el gran heredero del mediocentro de la Juve. Marco Verratti, uno de los futbolistas que dará que hablar en el fútbol europeo... el futuro es suyo.

Marco Verratti nació el 5 de noviembre de 1992 en Manoppello, pequeña localidad de la provincia de Pescara (Italia). Formado, bajo la dirección de Cetteo Di Mascio, en la cantera del Pescara Calcio (una de las canteras más productivas de Italia) a la que entró con ocho años, nadie dudaba en el club que este jugador daría que hablar en el futuro y que prometía dar mucha 'guerra' en el terreno de juego. En 2008 fue ascendido del conjunto 'Primavera' para debutar con el primer equipo en la Lega Pro Prima Divisione (la Tercera División italiana), con tan solo 16 años. Hay que tener en cuenta que la liga italiana no es tan precoz como la brasileña o la argentina, y que para debutar en el Calcio hace falta tener un empaque y una madurez del juego muy avanzada, y eso se multiplica jugando en el centro del campo. Anotó su primer gol como profesional esa misma temporada, en el partido ante la AC Sangiustese. 

El club vivía un mal momento económico (en enero de 2009 se produce la quiebra del club que tuvo que empezar de cero y ser refundado con el nombre Delfino Pescara 1936), y por ello, en la campaña 2009-10 firmó su primer contrato profesional, siendo una apuesta clara por el joven con más talento del entramado juvenil del club. Sin embargo, pese a ser un miembro más de la primera plantilla las dos primeras temporadas no dejó de ser una mera comparsa y apenas llegó a la quincena de partidos. Su situación cambiaría bastante con el ascenso del equipo a la Serie B. Con la llegada al banquillo del Estadio Adriático de Eusebio di Francesco, el pequeño centrocampista disfrutó con asiduidad de la titularidad (disputó veintiocho partidos de liga y uno en la Copa italiana) y empezó a dejar destellos de todo su talento.

Fue el primer paso en firme de una prometedora carrera que dio un salto de calidad cuando pasó a ser dirigido por el veterano Zdeněk Zeman. El técnico checo retrasó la posición de Verratti sobre el terreno de juego, ya que con un sistema tremendamente ofensivo, no incluía el papel de creador de juego. El inicio de temporada no fue fácil, estuvo lesionado y en las primeras jornadas alternó la titularidad con la suplencia pero una vez adquiridos definitivamente los fundamentos de su nuevo rol se convirtió en el faro del centro del campo del Pescara, exhibió su talento y desparpajo, siempre con el balón pegado al pie, rápido de ideas y preciso en el pase. El extraordinario rendimiento individual (jugó 31 partidos en Liga y uno en Copa) se vio acompañado por los resultados colectivos y el Pescara, con Verratti, Insigne e Inmobile a la cabeza, consiguió el Campeonato de la Serie B y selló su regreso a la máxima categoría del fútbol italiano casi veinte años después, practicando un estilo de juego atractivo que no dejó indiferente a nadie. Antes de sellar el ascenso con el club que le formó como jugador, amplió su vinculación con el Pescara hasta 2016 en lo que parecía una maniobra destinada a hacer caja con su traspaso.

Adelantándose a otros equipos como el Nápoles, la Juventus, el Inter o el Milan, el 18 de julio de 2012 fue traspasado al Paris Saint-Germain FC a cambio de 12 millones de euros. Debutó con el equipo parisino el 11 de agosto ante el FC Lorient en el Parque de los Príncipes  Le costó arrancar en su primera experiencia 'fuera de casa', de hecho, llegó a ser suplente en varios partidos e incluso se llegó a hablar de un intercambio con Daniele De Rossi de la AS Roma en el mercado invernal. Pero a lo largo de la temporada ha ido ganando peso en el equipo de Ancelotti (de las 34 jornadas que se han disputado de la Ligue 1, ha jugado 26, 22 como titular). En pocos meses, a base de esfuerzo, humildad y buen hacer, Verratti se ha convertido en la revelación del PSG e incluso de la Ligue 1. Ancelotti ha sabido dosificarlo y mimarle con tacto para que no se queme (su juventud le ha pasado factura en el apartado disciplinario: ha recibido 11 amarillas y una roja), pero ya le ha dado la batuta en partidos fundamentales. Su temporada ha sido sobresaliente, en la Champions League el equipo alcanzó los cuartos de final, donde cayeron ante el FC Barcelona y acaba de ganar el título en la Liga francesa. 

Jugador diestro, suele jugar por delante de la defensa, como si de un pivote defensivo se tratara, pero no es un medio de contención sino que, como suele ser habitual en Italia, actúa en posiciones más retrasadas para dar salida al juego de su equipo. También puede actuar como mediapunta o 'trequartista' debido a su excelente trato del balón y a que fue la primera posición a en la que empezó a destacar. No es un jugador de choque, ni de físico, aunque este chico es talento y clase en estado puro. Su comparación con Andrea Pirlo, si bien aún exagerada, no está falta de fundamento pues tiene una habilidad para el pase excepcional, ya sea entre líneas o al primer toque, dando fluidez y una cantidad de soluciones al equipo asombrosas. Es bastante rápido debido a su ligereza y su estatura pero es aún mas rápido de pensamientos lo que agradecen más sus compañeros, ya que a pesar de su edad, posee un criterio extraordinario a la hora de manejar el juego. Aporta la pausa y la tranquilidad de un veterano y el nervio y la rapidez de un joven. Sabedor de que su físico (165 cm y 60 kg) es su punto débil, protege el cuero como pocos y no suele cometer muchos errores. En la parcela defensiva también se hace notar, ya que es un jugador sacrificado, que no da un balón por perdido y que siempre intenta ayudar al equipo a robar la pelota para salir rápido al contraataque  cuando su equipo no disfruta de la posesión también es un jugador interesante e intercepta gran cantidad de pases rivales gracias a su correcto posicionamiento. No es su cometido pero, no tiene unas malas cifras goleadoras para jugar generalmente retrasado ya que le gusta apoyar al equipo en las jugadas de ataque.

Internacional con Italia, ha jugado en las categorías sub-16, sub-19 y sub-20. La pasada temporada se estrenó con la sub-21 dejando grandes sensaciones en un amistoso frente a Francia. Ese desempeño, unido a su extraordinaria campaña en su club no pasó desapercibido para Cesare Prandelli, que decidió premiarle incluyéndole en la preselección de 32 jugadores para preparar la Eurocopa de 2012, aunque finalmente no fue incluido en la lista de 23 jugadores. Su debut con la 'azzurra' no tardaría mucho y se produjo el 15 de agosto de 2012, en un encuentro amistoso ante Inglaterra. Ya ha participado en 2 partidos y junto a El Shaarawy está llamado a marcar una época en la selección italiana en un futuro no muy lejano donde tendrá la responsabilidad de suplir a Andrea Pirlo cuando este se despida de la selección. 

Considerado como uno de los talentos con más futuro del fútbol europeo, no es de extrañar que equipos de la talla de la Juventus, Milan, Manchester United, Barcelona o Real Madrid se hayan interesado por él. Su representante, Donato Di Campli, ha sido entrevistado recientemente por la edición web de 'Calciomercato', donde ha asegurado que hasta el momento no ha habido contacto alguno con ningún equipo y que el jugador continuará el año que viene en el PSG con el que tiene contrato hasta junio de 2017.

10 mayo 2013

La camiseta 'ketchup' del Athletic

El Athletic Club ha paseado sus colores rojiblancos desde que el 9 de enero de 1910 estrenara esa equipación ante el Sporting de Irún. Desde entonces la equipación no ha sufrido grandes modificaciones, aparte de las pertinentes modernizaciones para adecuarla a los nuevos tiempos. 

En 2004, el regreso del conjunto vizcaíno a competiciones europeas, hizo que el club decidiera crear un diseño 'especial' para disputar la Copa de la UEFA. El presidente Fernando Lamikiz le hizo el encargo al artista vasco Darío Urzay, que presentó una propuesta a la Junta Directiva que consistía en un revolucionario dibujo, muy alejado de las clásicas franjas rojas y blancas. La idea fue aprobada, y es que en principio parecía una buena inversión que generaría grandes beneficios... pero la historia no tuvo el feliz desenlace que todos esperaban.

Ya desde el mismo día de la presentación, aficionados y medios de comunicación de España y de toda Europa se echaron las manos a la cabeza. Mucha gente en Bilbao (un sitio donde las tradiciones se respetan, y mucho) no comprendían como, en su vuelta a Europa, el equipo podía llevar un diseño tan arriesgado, tan poco convencional, tan poco vinculado con la historia del Athletic. Incluso en la propia web de la UEFA apareció un artículo sobre las camisetas de algunos equipos españoles, donde criticaba a la nueva equipación diciendo que "las tradicionales bandas rojiblancas de la camiseta del Athletic han sido trituradas utilizando gráficos en tres dimensiones". Para echar más leña al fuego, la web deportiva estadounidense 'Bleacher Report' hizo un reportaje sobre las 20 camisetas de fútbol más feas de la historia, e incluyó la diseñada por Urzay.

La indumentaria comenzó a conocerse popularmente como la 'camiseta ketchup' y tuvo tantos detractores, dentro y fuera del club, que tan solo fue usada en un único partido amistoso de pretemporada ante el FC Groningen holandés. La vida de la camiseta sólo duró un mes, el Athletic Club, sin duda influenciado por todo el 'cachondeo' generado en toda Europa, decidió retirar la camiseta, pasando a ocupar un lugar en el Muso del Athletic Club y en el ARTIUM, el Museo Vasco de Arte Contemporáneo.

Urzay, no tardó en dar una rueda de prensa en la que mostró su indignación y tristeza, quejándose de la 'mofa' que hizo la UEFA en su página web. "En la Eurocopa de Portugal, hemos visto un balón plateado. Muchos jugadores llevan botas de colores... No puedo entender por qué se armó tanto escándalo con esta camiseta". Además, Urzay se quejaba del trato recibido por parte de la directiva rojiblanca, que no habló con él en ningún momento antes de retirar la camiseta, después de que él hubiera cedido los derechos de explotación de la obra y el diseño.

06 mayo 2013

DE GUANTE BLANCO: Goycochea


Auténtico trotamundos del fútbol sudamericano, nuestro protagonista de hoy se convirtió, de la noche a la mañana, en héroe argentino y fenómeno mundial al eliminar en los penaltis a Yugoslavia e Italia, y llevar al equipo 'albiceleste' a la final de la Copa Mundial de 1990. Sergio Goycochea es de esos jugadores que son recordados por sus actuaciones con la selección, donde es considerado como uno de los mejores 'arqueros' que han defendido la portería 'albiceleste' junto a Carrizo, Fillol, Roma o Pumpido. 

Sergio Javier Goycochea nació el 17 de octubre de 1963 en Lima, pequeña localidad de la provincia de Buenos Aires Argentina). Comenzó su carrera en el Lima FC de su ciudad natal debutando en la liga zarateña con apenas 13 años. Tres años más tarde es fichado por el CA Defensores Unidos de Zárate, donde debuta en la Primera C (la cuarta división del fútbol argentino). En 1982 ficha por el CA River Plate, donde estuvo cinco años a la sombra de Nery Alberto Pumpido. Debutó en la Primera División argentina el 28 de agosto de 1983 ante el Club Estudiantes de La Plata. Con el conjunto 'millonario' jugó tan solo 58 partidos en 6 temporadas, aunque llenó su palmarés con el Campeonato de Primera División (1985-86), la Copa Libertadores de América (1986), la Copa Intercontinental (1986) y la Copa Interamericana (1987).

En 1988, tras su frustrado fichaje (por motivos médicos) por el CA San Lorenzo de Almagro de Héctor Veira, 'Goyco' hizo las maletas y se fue rumbo Bogotá para fichar por el Millonarios FC para ganarse un lugar en la lista del Mundial de Italia, confiando en el gran conocimiento que Bilardo tenía del fútbol 'cafetero'. Con 'Los Azules' ganó el título liguero de 1988, siendo el primer equipo colombiano en alcanzar su decimotercer campeonato, y consiguiendo un nuevo récord de mayor número de jornadas invicto (26, desde el 17 de agosto hasta el 11 de noviembre).

Tras su brillante papel en el Mundial volvió a Argentina para fichar por el Racing Club de Avellaneda. Con 'La Academia' disputó el Torneo Clausura de 1991 (donde terminaron cuartos por detrás de Boca Juniors, San Lorenzo y Mandiyú) y la Supercopa Sudamericana, donde llegaron hasta los cuartos de final, cayendo con el Olimpia paraguayo. En el verano de 1991 fichó por el Stade Brestois 29 francés, entonces en la D2 (actual Ligue 2). Allí coincidió con jovenes jugadores como David Ginola, Corentin Martins y Stéphane Guivarc'h. Sin embargo, la grave situación económica que atravesaba el club bretón hace que, en noviembre de aquel año, el equipo sea disuelto, se le anulen todos sus resultados de la temporada y sea descendido al Championnat National (tercera división francesa) perdido su status como equipo profesional, por lo que todos sus jugadores fueron liberados de sus contratos.

Tras su fallida experiencia europea, regresó a Sudamérica para iniciar un peregrinaje por distintos países. Primero en el fútbol paraguayo con el Club Cerro Porteño, donde se proclamó campeón del Campeonato paraguayo de 1992, y después en el Club Olimpia, donde obtuvo idéntico resultado en 1993. Ese mismo año regresó a Argentina para fichar por el River Plate donde obtuvo el Campeonato Apertura junto a jugadores como Fernando Gamboa, José Luis Villarreal, Sergio Berti y varios jugadores provenientes de la cantera como Ariel Ortega, Marcelo Gallardo y Hernán Crespo. En 1994 fichó por el Club Deportivo Mandiyú, cuyo flamante y nuevo entrenador era Diego Armando Maradona (suspendido por la FIFA durante el Mundial de 1994 hata el 15 de septiembre de 1995) que formaba dupla junto a Carlos Fren en el banquillo 'algodonero'.

El proyecto fue desastroso y, en 1995, 'El Vasco' emigra a Brasil para jugar una temporada en el Sport Club Internacional de Porto Alegre donde consigue el Subcampeonato Gaucho por detrás del Grêmio Foot-Ball Porto Alegrense. En 1996 vuelve a Argentina para fichar por el CA Vélez Sarsfield, donde se convierte en el suplente del paraguayo José Luis Chilavert. Con 'El Fortín' juega tan solo dos partidos pero gana el Torneo Clausura de 1996, la Supercopa Sudamericana de 1996 ante el Cruzeiro brasileño, y la Recopa Sudamericana de 1997, disputada en Kobe (Japón) ante River Plate. En 1997 ficha por el CA Newell's Old Boys donde disputó sus últimos 13 partidos como profesional.

Internacional por Argentina, jugó el Mundial sub-20 de Australia en 1981. Con la selección absoluta jugó un total de 44 partidos entre 1987 y 1994. Participó en el Mundial de Italia'90 donde vivió momentos muy diversos: la humillante caída con Camerún en el debut que vio desde el banquillo, su salida ante la URSS por la lesión de Pumpido, una actuación maravillosa ante Brasil, los penaltis con Yugoslavia e Italia que lo convirtieron en héroe nacional, y la final perdida ante Alemania. Goycochea fue nombrado mejor portero del torneo e incluido en el once ideal... Pero lo que jamás olvidará fue la noche de Nápoles, cuando Argentina eliminó a Italia. "Tengo grabado en la mente mi carrera después de atajar el penal de Serena, cuando salgo a abrazarme con mis compañeros. Ese es el punto máximo del torneo para mí. Y a la gente le pasa lo mismo, todos me lo recuerdan".

También fue convocado por Alfio Basile para el Mundial de Estados Unidos en 1994. Sin embargo, y a pesar de que Goycochea jugó todas las eliminatorias clasificatorias, al iniciarse el Mundial su puesto fue ocupado por Luis Islas. En 1992 participó en la primera edición de la Copa del Rey Fahd (hoy en día Copa Confederaciones), y que argentina ganó (1-3) en la final ante Arabia Saudita. Fue convocado por Bilardo para disputar la Copa de América de Argentina'87, donde la selección anfitriona quedó cuarta por detrás de Uruguay, Chile y Colombia. Si jugó como titular las ediciones de Chile'91 (que ganó Argentina en la liguilla final al quedar por delante de Brasil, Chile y Colombia) y Ecuador'93, en la que la 'albiceleste' ganó (2-1) a México en la final. Además ganó en 1992 la Kirin Cup (torneo amistoso organizado en Japón por la Kirin Brewery Company), y en 1993 la Copa Artemio Franchi (torneo internacional de carácter amistoso, disputado por las naciones campeonas de la Eurocopa y la Copa América).

Tras su retirada de los terrenos de juego empezó a encaminarse hacia aquello que siempre le gustó: la televisión. Estudió durante tres años e inició su carrera en América TV, donde presentó 'Kilómetro por Hora', un programa dedicado al mundo del motor. Más tarde co-presentó 'Resto del Mundo', programa que muestra diferentes lugares del mundo. Tuvo también un programa futbolístico en el canal ESPN+ llamado 'Club de fans', en el que participaron Martín Palermo, Maradona o Messi entre otros. También acompañó a Maradona en su incursión televisiva con 'La Noche del 10', y más tarde presentó un programa deportivo llamado 'Elegante Sport' emitido por el Canal 7 argentino. En abril de 2012 realizó una participación especial en 'La pelu', una comedia de Telefé, y en octubre de ese año, como un profesor de gimnasia en la serie, 'Graduados', emitida por Telefé 3. Actualmente presenta 'La Ventana MSN' (programa deportivo con vistas al Mundial de Brasil 2014) y, 'Marca en zona' en Radio 9.

04 mayo 2013

Un gran equipo


Título Original: Les seigneurs
Año: 2012
Duración: 97 min.
País: Francia
Director: Olivier Dahan
Guión: Philippe de Chauveron, Marc de Chauveron, Olivier Dahan, Isaac Sharry
Reparto: José Garcia, Jean-Pierre Marielle, Ramzy Bedia, Franck Dubosc, Gad Elmaleh, Joey Starr, Omar Sy, Sami Ameziane, Sébastien Libessart, Chantal Neuwirth, Clémentine Baert, André Penvern, Ludovic Berthillot, Frédérique Bel, Claudia Tagbo, Jean Reno
Productora: Vito Films
Género: Comedia

El fútbol terminó hace ya algún tiempo para el ídolo nacional, Patrick Orbéra, y su reinserción laboral no está siendo nada afortunada. Arruinado, sin empleo y con un serio problema con la bebida, puede perder el derecho de visitas de su hija a no ser cambie. Para volver a compartir su vida con su hija, una juez le impone que encuentre un empleo estable como entrenador del FC Molène, un modesto equipo de una pequeña isla de la Bretaña francesa. 

Empeñado en recuperar a su hija, acepta la única oportunidad que le brinda la vida y se traslada a su nuevo destino, totalmente alejado del mundo. Poco a poco se implicará con sus habitantes y se comprometerá con ellos a salvar la fábrica de conservas de la isla, motor del empleo autóctono que da trabajo a la mitad de sus habitantes. Declarada en ruinas, lo único que pueden hacer es llegar lo más lejos posible en la Copa de Francia para comprar la empresa que ha sido declarada en concurso de acreedores. El plan es bueno, pero aún tienen que sortear un pequeño inconveniente: sus futbolistas no son ni tan siquiera semi-profesionales, son pescadores... Es entonces cuando Orbéra toma la decisión de ir en busca de sus antiguos compañeros de la selección (bastante peculiares, claro está) para que le ayuden a situar al pequeño equipo bretón entre los grandes.

Olivier Dahan, formado en el campo de los videoclips, nos trae esta cinta que el pasado año se convirtió en la comedia más taquillera de Francia. Dahan nos acerca al fútbol aficionado en esta comedia loca y divertida, y para ello ha contado con un reparto lleno de caras conocidas del cine galo. En definitiva, una película muy amena, recomendable para pasar un rato agradable, sobre todo si te gusta el fútbol y eres 'amigo' de la carcajada fácil. Aún así, no deja de ser la enésima revisión de los mandamientos de la comedia deportiva: equipo desastroso, una panda de impresentables sin redención posible, que en tiempo récord deben poner las piezas en orden para formar un grupo y ganarse la admiración de todos.