27 agosto 2013

Bakkali, la nueva promesa del PSV

El fútbol de Bélgica y Holanda está trabajando muy bien en los últimos años en sus canteras. Tras sufrir una grave crisis como consecuencia de la sentencia del 'caso Bosman', han rejuvenecido sus plantillas, salen constantemente jóvenes con talento y sus respectivas selecciones se han beneficiado de ello. Bakkali es la última perla de la cada día más prolífica escuela belga. Con solo 17 años se ha convertido en una de las piezas más codiciadas del mercado futbolístico. Apenas un adolescente que está sorprendiendo a todos con una irrupción meteórica y que desde bien pequeño ha dado buena muestra de su talento y facilidad goleadora, lo que ha hecho que su fútbol se manifieste con mayor rotundidad.

Zakaria Bakkali nació el 26 de enero de 1996 en Liège (Bélgica). De padres marroquíes, comenzó a jugar desde muy pequeño en el RFC Liège, un modesto club de su ciudad natal, para más tarde pasar ya al famoso Royal Standard Liège. Con 'Les Rouches' fue desarrollándose y maravillando a todo el mundo pese a su corta estatura, algo que aún mantiene, jugaba con chicos mayores que él sin arrugarse. Disputó varios torneos internacionales con el club belga y los grandes clubes europeos no tardaron en llamar a su puerta, se dice que estuvo muy cerca de firmar por el Manchester United aunque estos no pujaron fuerte por él. 

En 2008, fue fichado por el PSV Eindhoven, cuando apenas contaba 12 años. Tras su llegada, su progresión no se freno pese a tener que adaptarse a otro país y apartarse de su familia sino que siguió demostrando que no se habían equivocado con él. Fue quemando etapas a un ritmo vertiginoso, pasando por todas las categorías inferiores con años de antelación. En 2011 fue elegido como mejor jugador joven del mundo en la 'Nike Cup' disputada en Manchester. En ese torneo se encontraban los ojeadores del Manchester City, que se plantearon hacerse con los servicios del joven belga, pero finalmente prosiguió su formación en Holanda.

El primer paso hacia la élite se produjo la temporada pasada. La intención del cuadro neerlandés no era otra que alternar la presencia en el filial con los entrenamientos en el primer equipo, ya que con 16 años jugaba con en el conjunto sub-19 de la Academia del PSV, un dato que habla de la precocidad a la hora de irrumpir en la élite que ha tenido. Precisamente con el sub-19 realizó una una espectacular campaña quedando campeón de Copa y siendo uno de los mayores artífices del éxito lo que le llevo incluso a ser convocado por Dick Advocaat para un partido de liga ante el VVV-Venlo, aunque no llego a debutar fue el primer acercamiento que tuvo en el primer equipo.

Esta temporada, la llegada de Phillip Cocu al banquillo del Philips Stadion dio un giro en la carrera de Bakkali, ya que el nuevo técnico dejo muy claro desde el primer día que la cantera iba a ser vital en su nuevo proyecto. El buen papel del joven extremo en pretemporada le hizo ganarse un sitio en el once titular y ahí respondió con un gran partido en la ronda previa de la Champions League ante el SV Zulte Waregem belga, aunque la guinda la puso en la vuelta donde también fue titular y consiguió marcar su primer gol como profesional, certificando así el pase de su equipo a la ronda de Play-off. Sin embargo eso no fue nada comparado con la repercusión que tuvo su exhibición en la segunda jornada de la Eredivisie ante el NEC, y en el que consiguió marcar tres goles. Una preciosidad que le convierte en el jugador más joven de la historia de la liga holandesa en firmar un hat-trick, con 17 años y 196 días (el anterior récord databa de 1966, cuando Ruud Geels lo hizo con 17 años y 235 días). 

Bakkali es un velocísimo jugador diestro, de escasa estatura (164 cm), que suele actuar en el extremo derecho en el esquema 4-3-3 que utiliza Cocu aunque también puede caer a la banda izquierda ya que su total dominio de ambas piernas le permite, bien apurar la línea de fondo para centrar con la derecha o bien sorprender saliendo hacia el centro, buscando enlazar con el mediapunta o perfilarse para el disparo con la zurda. Tres cualidades resaltan sobre el resto en su juego: la poderosa salida del regate en seco hacia ambos lados, la potencia y colocación en el golpeo de balón con ambas piernas (gusta de ejecutar el disparo a portería, sabedor de que tiene un poderoso disparo), y la rapidez que tiene para armar el disparo, sobre todo tras salir del regate. Estas cualidades son fruto de la potencia de su tren inferior, a la que hay que sumar la velocidad en la conducción y la calidad en el regate, del que busca salir airoso sin necesidad de adornarse. Domina especialmente el autopase, la arrancada en seco y un regate de arrastre de balón que le sirve para acomodarse el balón en la zurda cuando, jugando en la izquierda, quiere buscar un centro. Sus desmarques buscan más ofrecerse para recibir, aunque ante equipos más ofensivos su velocidad tras el robo del balón ha sido crucial para montar el contragolpe. Su tremenda personalidad y su seguridad en sí mismo intimidan. Desde el día de su debut en el PSV asumió la responsabilidad de sacar los córneres que se botaban desde la izquierda. No se esconde en el trabajo defensivo, aunque a veces se muestra algo tosco, ya que su afán por recuperar el balón le hace ser impulsivo y anárquico en la presión, incluso ha habido que frenar su ímpetu cuando no ha sabido medir las entradas al rival.

Internacional con las selecciones inferiores de Bélgica. A finales de mayo participó en el XLI Festival International 'Espoirs' de Toulon con la selección sub-21, donde a pesar de que no fue un titular indiscutible, sí dejó detalles más que interesantes y marcó un gol ante México. Su gran inicio de temporada le ha valido para ser llamado por el seleccionador belga Marc Wilmots para disputar un amistoso ante Francia en Bruselas, aunque finalmente se cayó de la lista por una lesión muscular. Bélgica lo quiere atar pronto, por lo que seguramente Wilmots no tardará en darle minutos en algún partido oficial. Aunque también los responsables de la Federación marroquí están detrás de él para que se decida a jugar con los 'Leones del Atlas'.

No cabe duda que su precocidad y el tremendo desparpajo que destila Bakkali en el terreno de juego no han pasado desapercibidos para los grandes conjuntos europeos, especialmente Chelsea, Arsenal y Manchester City de la Premier League, pero el conjunto de la Philips anduvo hábil el pasado año, cuando renovó su contrato hasta junio de 2015.

26 agosto 2013

Más allá del juego


Título Original: More than just a game
Año: 2007
Duración: 89 min.
País: Sudáfrica
Director: Junaid Ahmed
Guión: Tom Eaton
Reparto: Presley Chweneyagae, Wright Ngubane, Az Abrahams, Tshepo Maseko, Merlin Balie, Grant Swanby, Anelisa Phewa, Dean Slater, Ramey Short, Junaid Booysen, Rea Rangkaka, Sizwe Msutu, Riaan Visman, Christian Bennett, Vaneshran Arumugam, Chris April, Brian Heydenrych, Louis Minnaar, Tyrone Keogh, Adrian Collins, Marcel Broodryk, Clinton De Villiers
Productora: Distant Horizon
Género: Drama

El cineasta sudafricano Junaid Ahmed nos trae esta impresionante cinta basada en una historia real. Es casi un documental (pues intercala entrevistas con los protagonistas reales), y narra la historia de un grupo de prisioneros políticos de la isla de Robben en Sudáfrica, lugar en el que también estuvo encarcelado Nelson Mandela. A pesar de las condiciones extremas que sufren los reclusos (dormían en el suelo, sufrían todo tipo de vejaciones y trabajan más de nueve horas diarias), encuentran en el fútbol una forma de sobrevivir en ese infierno y luchan por crear una liga que acabará convirtiéndose en una olla a presión cargada de ideales políticos y culturales.

La dureza de las cárceles sudafricanas en tiempos del apartheid ya ha sido tratada en numerosos títulos, y la Isla de Robben (la Alcatraz de África) no es una excepción, es más dura de lo que sus huéspedes habrían imaginado. A pesar de su eterno frío, sus brutales guardias y el hambre, el fútbol aparece como la trasgresión a las reglas establecidas en el penal, como un momento de libertad en medio de tanta opresión, como un entretenimiento para disfrutar al menos una vez a la semana. 

Pero mientras estos jóvenes jugadores aprenden a descargar sus frustraciones en el terreno de juego, un grupo de prisioneros forma un agresivo equipo que amenaza con destruir la atmósfera de unidad que se había formado. A partir de entonces, en la Isla de Robben el fútbol se convierte en algo más que un juego. 

24 agosto 2013

La camiseta 'Templaria' del Inter

El fútbol ha adquirido símbolos 'heredados' con los que pretende representar sus orígenes o sus ideales. Buena manera de mostrarlos se da entre aficionados, escudos o uniformes. Cada club tiene una historia y representa a una ciudad o una región con su propio legado histórico, religioso o cultural. Y esto también se ve reflejado en las vestimentas que lucen los jugadores antes de saltar al campo. Una de las que levantó cierta polémica hace no mucho fue la camiseta suplente que vistió el Inter de Milán en la temporada 2007-08, año de su centenario.

Como en tantos otros equipos, la marca deportiva que patrocinaba (y continúa haciéndolo) al FC Internazionale Milano, decidió tener un guiño con la ciudad italiana. Querían demostrar su verdadero origen milanés y representar a la ciudad incluyendo la bandera en el diseño de la segunda equipación de los 'neroazzurri', que además sería utilizada como equipación titular en la Liga de Campeones. Lo que nadie esperaba es la polémica que se generó con dicha equipación tras el partido que los pupilos de Mancini disputaron contra el Fenerbahçe turco. Y es que Barsia Kaska, un abogado turco experto en derecho europeo interpuso una demanda ante la UEFA y la FIFA contra el Inter por "manifestar de forma explícita la superioridad racista de una religión". Vamos, que para el amigo Kaska aún están frescos los enfrentamientos sucedidos en las Cruzadas. Pero ojo, no pidió ningún tipo de sanción de carácter social o penal, sino que le quitaran los tres puntos que se ganaron en el campo. 

La superioridad del equipo italiano sobre el terreno de juego fue incontestable y Kaska, fiel seguidor del Fenerbahçe, vio cómo su equipo perdía en el Giuseppe Meazza (3-0) con goles de Julio Cruz, Ibrahimović y Luis Jiménez. Pero más le dolió ver la camiseta que portaba el Inter. "Esta cruz me recordó a los días sangrientos del pasado", indicaba Kaska. La prensa turca también se posicionó a favor y recordaban la similitud con el uniforme de los caballeros templarios que combatieron al Islam hace ocho siglos. Varios diarios se preguntaban como la UEFA había permitido semejante agravio. Para los que no lo sepan, cada participación de un equipo turco en alguna competición continental es usada para 'reverdecer' la Guerra Santa. Sí, suena algo descabellado o desfasado y aunque en los últimos tiempos esta costumbre se ha enfriado, aún es posible leer algún editorial en ese sentido.

Lo que muchos desconocerán es que nuestra protagonista de hoy no era un invento de la marca norteamericana Nike, sino que era un claro homenaje a la camiseta que lucieron los jugadores del Inter en 1928, ya que el club fue obligado, por motivos políticos, a fusionarse con la Unione Sportiva Milanese. El 'neroazzurro' era molesto ya desde el nombre. 'Internazionale' tenía una connotación demasiado comunista, y además su cúpula directiva no tenía tanto acomodo entre los jerarcas del Partito Nazionale Fascista como la del AC Milan. De esta unión nace la Associazione Sportiva Ambrosiana cuyo nombre remitía a San Ambrosio, patrón de la ciudad de Milán, y su camiseta sería blanca con una cruz roja, representando el emblema de San Ambrosio (también de San Jorge), incluido en el diseño del escudo y la bandera de Milán (de hecho, el AC Milan la lleva en su escudo). Además, en la intersección de ambas líneas, se incluía el emblema del fascio littorio, símbolo originario de la antigua Roma y resucitado por el régimen fascista. El nombre tuvo poco éxito, porque los aficionados seguían llamando al equipo Inter, así que en 1931, la directiva, con permiso del régimen, tuvo que renombrar el club. Así, pasó a llamarse Ambrosiana-Inter. En 1945, después de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, desapareció la Ambrosiana y renació el Football Club Internazionale Milano, que recuperó de manera definitiva sus colores negro y azul.

Otros equipos también han usado equipaciones muy similares a la del Inter, como el Sevilla FC, (en la camiseta europea de la temporada 2007-08), la SD Huesca (en sus segundas equipaciones para las temporadas 2008-09, 2011-12 y 2012-13) o el Vasco da Gama (2010). Además, otros equipos como el Parma FC, el Real Valladolid o incluso la selección de Portugal han utilizado una camiseta con un diseño similar, aunque adaptando los colores a los de sus equipos.

20 agosto 2013

Qué fue de... Robinson

El pasado futbolístico de nuestro protagonista de hoy no es tan conocido como su trabajo actual, en el que se destaca por ser uno de los profesionales más influyentes en los medios de comunicación deportivos españoles. Hoy repasamos la historia del Michael Robinson futbolista, en su día gran delantero del Liverpool y Osasuna.

Michael John Robinson nació el 12 de julio de 1958 en Leicester (Inglaterra). Comenzó su carrera siendo aún un adolescente, de la mano de Sir Robert 'Bobby' Charlton, entonces manager del histórico Preston North End FC. Allí permaneció cuatro temporadas, consiguiendo en 1978 el ascenso a la Second Division. En el segundo escalafón del fútbol inglés comienza a destacarse como un potente delantero cuya máxima virtud era el juego aéreo al marcar 13 goles y completar su mejor temporada hasta entonces con 21 años recién cumplidos.

Tras sus brillantes actuaciones con el conjunto de Lancashire, Malcolm Allison, lo ficha en 1979 para que de el salto a la First Division con el Manchester City FC. Con el conjunto 'citizen' marca 8 goles en 30 partidos, el proyecto de Allison fracasa y Robinson es traspasado al Brighton & Hove Albion FC al finalizar la temporada. Con el conjunto del East Sussex completó sus mejores años como futbolista. Disputó 113 partidos en tres temporadas y marcó 37 goles en liga. Incluso llegó a la final de la FA Cup en la temporada 1982-83 donde cayeron ante el Manchester United (0-4) en el partido de desempate, después de haber empatado a dos cinco días antes. Eso sí, en aquella temporada no fueron todo alegrías y el equipo descendió de categoría, de ahí que Robinson fuese uno de los jugadores más deseados del mercado.

En 1983 ficha por el Liverpool FC que tuvo que pagar 250.000 libras por el delantero. Joe Fagan sustituía a Bob Paisley tras nueve años en el banquillo 'Red'. Robinson fue uno de los primeros fichajes de Fagan y aterrizó en la era dorada del Liverpool. Quizás por eso mismo nunca triunfó en Anfield, demasiada camiseta, demasiado escudo, para un buen jugador pero no tanto como para estar por encima de leyendas mundiales como Ian Rush o Kenny Dalglish. La competencia era demasiado grande, aunque si tuvo algún gran momento como un hat-trick al West Ham un 15 de octubre de 1983. Los 'Reds' siguieron con el mismo juego que trajo Bill Shankly, y ganaron la Liga, la Carling Cup, y la Copa de Europa (donde Robinson pudo jugar algunos minutos ante la Roma en el Olímpico sustituyendo a Dalglish), convirtiéndose en el primer equipo inglés en en ganar tres títulos en una sola temporada. 

A pesar de ser un fan del Liverpool, Robinson fue consciente de su oscuro futuro en Anfield y, en diciembre de 1984, se marchó al Queens Park Rangers FC. En Loftus Road se ganó el cariño de la afición, sobre todo en la temporada 1985-86, donde el equipo llegó a la final de la Milk Cup (Copa de la Liga) contra el Oxford United FC. Robinson brilló de manera especial en los cuartos de final donde marcó un golazo al Chelsea casi desde el centro del campo. "Ahora me doy cuenta de que fui injusto con ese club porque lo estaba comparando siempre con el Liverpool. Por eso al final de mi tercera temporada allí hablé con el entrenador para pedir mi salida, porque quería jugar en el extranjero".

En enero de 1987, su vida cambió para siempre, Jim Smith, su entrenador le informaba que un equipo español, el CA Osasuna, quería ficharlo. Al llegar a casa, sacó un mapa de España y buscó, sin premio, la ciudad de Osasuna. Eso no impidió que, a la mañana siguiente, Robinson aterrizase en Pamplona, donde estuvo dos temporadas con un buen recuerdo para la afición navarra aunque si que es cierto que llegó a El Sadar en sus peores años, había sido operado de tres fracturas de cráneo, tenía descolgado el tobillo y destrozadas ambas rodillas (sobre todo, la derecha). Pero aun así su ambición siempre pedía guerra. Su mayor logro con el equipo de Pedro Mari Zabalza fue la quinta posición en la temporada 1988-89, quedando incluso por delante del FC Barcelona. Aquel año compartió vestuario con su amigo y ex compañero Sammy Lee y con otros jugadores ilustres de la historia 'rojilla' como Ziganda, Bustingorri, Martín González, Pizo Gómez, Patxi Rípodas, Miguel Ángel Sola o Txomin Larrainzar. Después de permanecer en el conjunto navarro dos temporadas y media, donde juega 59 partidos y marca 12 goles, anunciaba su retirada, tras finalizar la temporada 1988-89.

Fue internacional con la República de Irlanda "por despecho", como él mismo ha indicado en alguna ocasión. En gran parte, debido a las escasas probabilidades de ser internacional con su país de nacimiento, lo que hizo que, gracias a que sus abuelos maternos eran irlandeses, escogiese a la 'Green Army'. Debutó, de la mano de Eoin Hand, el 28 de octubre de 1980 contra Francia en el Parque de los Príncipes de París, partido de clasificación para el Mundial de España'82. Jugó un total de 24 partidos internacionales, marcando 4 goles ante las selecciones de Chipre (1980), Holanda (1981), Francia (1981) e Islandia (1983).

Tras su retirada del fútbol profesional comenzó su etapa como comentarista deportivo en la televisión española, con las retransmisiones de los partidos del grupo F, en la fase previa del mundial de Italia'90. Su estilo desenfadado motivó que continuara con su labor de comentarista y presentador en 'El Larguero' de la Cadena SER y después en 'El día después' de Canal+, espacio en el que se mantuvo desde 1991 hasta la retirada del programa en 2005. También colaboraba en las retransmisiones de la Liga Española para esa cadena. Además de su trabajo en televisión, ha sido la imagen y la voz de la saga PC Fútbol, desde su comienzo hasta la edición del 2001. Actualmente sigue en Canal+ como presentador y director  del programa 'Informe Robinson', en el que analiza la historia del fútbol, anécdotas y posibles grandes promesas, programa con el que ganó el Premio Ondas 2009 al mejor programa de TV. También colabora en la tertulia de deporte de los lunes en el programa 'Hoy por hoy' de la cadena SER.

17 agosto 2013

Las cuatro estrellas de la selección uruguaya

Como todos deberíamos de saber, por cada Mundial ganado la FIFA coloca una estrella sobre el escudo del país vencedor. Por ejemplo Brasil, la pentacampeona, lleva cinco estrellas sobre el escudo de su Federación por sus cinco Mundiales. Lo hace, al igual que el resto de selecciones que han logrado conquistar un Mundial, así Italia tiene cuatro, Alemania tres, Argentina dos y Francia, Inglaterra y España una. Todo queda más o menos claro, un Mundial una estrella, con una única excepción... la de la selección uruguaya. ¿Pero por qué Uruguay tiene cuatro estrellas en su escudo cuando sólo han ganado dos Mundiales? 

La FIFA, como es de sobra conocido por todos, es bastante estricta en su reglamento y en las indumentarias con las que se juega en sus competiciones, pero extrañamente autoriza a la selección de Uruguay a llevar cuatro estrellas en su escudo y no las dos que le correspondería por los Mundiales ganados en 1930 y 1950. La explicación está en los dos Juegos Olímpicos que los 'charrúas' ganaron en París (1924) y en Amsterdam (1928) ya que en esa época aún no existía la Copa del Mundo, la primera edición se disputó precisamente en Uruguay, en 1930. 

Desde su fundación en París, el 21 de mayo de 1904, en los directivos de la FIFA nace ya la idea de organizar un torneo internacional de selecciones nacionales. Pero esos primeros años, no eran fáciles y la FIFA aun no contaba con la solidez suficiente como para organizar un torneo de esta envergadura. En 1914, la FIFA reconoció el torneo Olímpico como un "Campeonato Mundial de fútbol para amateurs" y decidió hacerse responsable del desarrollo de dicho evento. En los Juegos Olímpicos de 1920, disputados en Amberes, empieza a desarrollarse lo que sería la organización de un Campeonato Mundial. Los problemas económicos y de organización seguían, así que se decide que la primera Copa Mundial de Fútbol se haría dentro de los siguientes Juegos Olímpicos. En 1928, la FIFA decidió realizar su primer Campeonato Mundial de Fútbol y en 1929, Uruguay fue elegido unánimemente como sede del torneo, celebrado un año después.

Es por ello que la FIFA sólo tiene en cuenta esas dos ediciones (1924 y 1928) de los Juegos Olímpicos, porque fueron los únicos en los que de verdad se podría considerar que participaban selecciones de diversos continentes de forma profesional ya que en las ediciones anteriores o no participaban equipos de fuera de Europa o eran formados por jugadores no profesionales. Por ello se considera que el ganador de esas dos ediciones (Uruguay) era, realmente, el mejor equipo del Mundo, por lo que la FIFA le otorga esas dos estrellas 'extra' en el pecho, que se unen a las dos de los dos Mundiales ganados en tierras uruguayas y brasileñas. Lógicamente, desde entonces, las estrellas de los campeones Olímpicos no se suman a las de la Copa del Mundo porque ya se considera a la cita Mundialista como la encargada única de dictaminar cual es la mejor selección.

06 agosto 2013

Benzia, la nueva perla de Gerland

Si ha habido un jugador que ha sobresalido sobre el resto en el pasado Europeo sub-19 ese es el francés Benzia. La comparación con Karin Benzema, comenzando por lo parecido de sus apellidos, es inevitable. Es uno de los delanteros más prometedores de su generación, precisamente porque da la sensación de ser más que un delantero.

Yassine Benzia nació el 8 de septiembre de 1994 en Saint-Aubin-lès-Elbeuf, en la región de la Alta Normandía (Francia). De origen argelino, comenzó a jugar a los 6 años en el Saint-Aubin FC de su ciudad natal. Tras cinco años fichó por el CMS Oissel, donde permaneció una temporada que le valió su pase al RC Caudebecais. Tras tres temporadas y cientos de goles con el conjunto del distrito de Rouen ficha por el US Quevilly. Con 'Les Canaris' permanece una sola temporada antes de ser captado por Gérard Bonneau para la academia del Olympique Lyonnais a la que se incorpora el 1 de julio de 2010.

En su primer año en el conjunto del Ródano tuvo un excelente rendimiento, anotando la nada despreciable cifra de 38 goles con el sub-17, por lo que fue ascendido al sub-19. En la temporada 2011-12 su evolución siguió siendo espectacular y con el equipo reserva marcó 6 goles en 12 partidos, números que no pasaron desapercibidos para Rémi Garde que lo hizo debutar en la Ligue 1 el 20 de mayo de 2012 frente al OGC Nice en la última jornada del campeonato liguero. 

La temporada pasada comenzó de manera excelente para Benzia. Realizó la pretemporada con el primer equipo, aunque Garde sorprendió a todos al concederle 25 minutos en el Trophée des champions (la Supercopa francesa) disputado el 28 de julio de 2012 en el Red Bull Arena de New Jersey ante el Montpellier HSC, incluso lanzó uno de los penaltis que dio la victoria al conjunto de Gerland. Desde entonces, sus minutos con el primer equipo (16 partidos de Liga, 1 en Copa y 3 en la Europa League) suelen dejar detalles de gran calidad y se ha ganado el derecho a ser el jugador número doce del equipo.

Benzia es un jugador diestro que puede actuar tanto en el puesto de delantero centro como escorado a ambas bandas. Se mueve libre por todo el frente de ataque y de esa manera siempre se encuentra sin marca para tener el balón. Es un futbolista al que le gusta asociarse con sus compañeros, y que lo hace bien. Se mueve continuamente y después aparece en el área para definir. Una de sus especialidades es salir disparado desde el flanco izquierdo para aprovechar así más sus diagonales hacia el área y poder encarar con mayor facilidad. Es rápido y ágil, con un juego bastante encarador, explosivo y muy vertical. Va constantemente a buscar el arco rival, aprovechando su velocidad, su habilidad y su olfato de gol. Posee un gran disparo desde media distancia, siempre muy colocado. Pero este prometedor chico no solo es gol, también es habilidad en estado puro. No tiene inconvenientes en finalizar con su pierna izquierda. Tiene muy buenas condiciones y recursos técnicos, y es de esos jugadores que necesitan de media baldosa para liarla con un solo movimiento.

Internacional en todas las categorías inferiores de la selección francesa, en 2011 jugó el Mundial sub-17 disputado en México, y donde el combinado galo llegó hasta los cuartos de final, cayendo ante los anfitriones, a la postre campeones del torneo. A pesar de ser uno de los jugadores de menos edad del torneo no le importó ser el encargado de llevar el peso del equipo en los momentos difíciles, y muestra de ello fueron sus 5 dianas, que lo acreditaron como el tercer máximo goleador del torneo junto a los brasileños Ademilson y Adryan. En 2013 participó en el Europeo sub-19, disputado en Lituania, y en donde 'Les Bleuets' cayeron en la final ante Serbia. En tierras lituanas Benzia se convirtió en uno de los jugadores importantes del combinado galo y sus actuaciones fueron fundamentales para llevar a Francia a la final del Campeonato. Sobre su futuro ha declarado recientemente que "la decisión de seguir jugando para Francia o hacerlo para Argelia sera dura, pero todo es posible"

Desde su participación en el Mundial sub-17 de 2011 varios han sido los equipos que han puesto sus ojos en la nueva nueva perla de Gerland. Liverpool, Arsenal y Chelsea fueron los primeros en interesarse, demostrando, una vez más, el creciente interés de los equipos de la Premier League por las jóvenes promesas de toda Europa. También la Juventus, el Milan y el Genoa se han interesado en las evoluciones del jóven jugador francés.