09 febrero 2017

Un Atlético Tucumán más argentino que nunca

El pasado 7 de febrero los jugadores del Club Atlético Tucumán disputaron el partido ante El nacional de Ecuador con el uniforme de la selección juvenil de Argentina, un hecho bastante curioso teniendo en cuenta el contexto del fútbol moderno. No es la primera vez que ocurre algo así, en el blog ya hemos visto varios casos de equipos y selecciones que han tenido que improvisar uniformes debido a circunstancias inesperadas o mala planificación, pero el hecho de que fuera en la Copa Libertadores, uno de los torneos más importantes del planeta fútbol, es muy preocupante y deja entrever lo lejos que está el fútbol sudamericano de mostrar un poco de seriedad.

Todo se remonta a varias horas antes del partido, cuando 'El Decano' (es conocido como tal, por haber sido el primer club del Noroeste argentino) llegaba al aeropuerto de Guayaquil y las autoridades les informaban que el avión en el que debían viajar no tenía los documentos en regla para sobrevolar el espacio aéreo ecuatoriano (un hecho bastante confuso en un momento en que en el fútbol sudamericano todo se sospecha), por lo que no podrían trasladarse a Quito. El club argentino había decidido viajar el mismo día para combatir el mal de altura y evitar así el tiempo de adaptación que se necesita para jugar en la capital ecuatoriana. El retraso se extendió varias horas, al punto que comenzó a peligrar la llegada del equipo a tiempo para disputar el partido contra el Club Especializado de Alto Rendimiento El Nacional.

Ante la demora, Mario Leito, presidente del club argentino sacó pasajes para 40 personas en un vuelo que salía a las 18:30 horas (hora local) cuando el partido empezaba a las 19:15. Sólo viajaron los jugadores y el cuerpo técnico, dejando atrás toda la indumentaria deportiva para esperar que llegara después. Rápidamente, entre los tres dirigentes del club tucumano que habían llegado antes, los representantes de El Nacional (encabezados por su presidente, el General Tito Manjarrez) y los delegados de Conmebol comenzaron a buscar soluciones. La primera alternativa que surgió, y la más improbable, fue que los más de 2.000 seguidores argentinos que estaban en el estadio les prestaran sus camisetas a los jugadores. Era imposible por la diversidad de diseños y la falta de numeración. La segunda opción fue que el conjunto local cediera una equipación alternativa. Ésta fue puesta en práctica y esas camisetas llegaron al vestuario visitante: eran azules y estaban acompañadas por un pantalón blanco.

Fue allí cuando entró en juego Francisco Nabais, jefe de prensa de la selección sub-20 argentina (que se encuentra disputando el torneo Sudamericano de la categoría en Ecuador). "Había quedado en ir a la cancha con Claudio Ubeda y Fernando Batista (entrenador y asistente de la sub-20) cuando veo que el presidente de El Nacional dice que iban a esperar sólo el tiempo reglamentario. ¡Me puse loco! Hablé con el embajador Luis Juez, que me tenía al tanto de cómo iba el viaje de los tucumanos y salí corriendo para el Estadio Olímpico Atahualpa. Llegué a la cancha, hablé con uno de los delegados de la Conmebol y después con el presidente de El Nacional. Mi idea era quedarme a ayudar, pero me avisaron que los jugadores venían en el autobús (a 130km/h) sin ropa para poder jugar el encuentro. Entonces llamé a los utilleros, les pedí que preparasen todo y salí para el hotel en el que nos hospedamos con la selección. Me subí a un taxi, a las dos cuadras me bajé porque el tráfico estaba imposible y completé la distancia corriendo. Llegué al hotel, cargamos cuatro bolsos en una furgoneta de la Conmebol y nos fuimos para el estadio con dos motos de policía que nos escoltaban".

De regreso al Olímpico Atahualpa, el escenario con el que se encontró era otro. Ya había llegado el Atlético Tucumán y los ecuatorianos les habían prestado una equipación alternativa. "Entré al vestuario, los vi a algunos vestidos así y les grité que si van a jugar contra los ecuatorianos se defiendan con los colores argentinos. Y ahí les puse los bolsos sobre la camilla del masajista y les entregué las nuestras", recuerda Nabais. Lo que siguió, contrarreloj, fue más alocado. "El árbitro no paraba de decirles que se apuren. Los jugadores estaban sentados en el piso probándose los 25 botines de los jugadores de la sub-20 para ver cuál les entraba. Se sacaban uno, se ponían otro". Algunos jugadores tuvieron que jugar los 90 minutos con botas que no eran de su talla, incluso le sacaron la plantilla. Así fue como en el último momento se decidió vestir con 'la celeste y blanca', colores que además coinciden con los del equipo tucumano. El único jugador que no se puso la indumentaria de la selección argentina fue el arquero Cristian Lucchetti, ya que uno de los dirigentes que llegaron antes a la capital ecuatoriana llevaba en su maleta la ropa del 'Laucha'. Así, el escudo del Club Atlético Tucumán no podía faltar en esta hazaña digna de película.

El final fue "increíblemente feliz", como lo denominó Nabais. Atlético Tucumán ganó con gol de Fernando Zampedri y se clasificó para la siguiente ronda de la Copa Libertadores (donde se enfrentarán al CDP Junior de Barranquilla). El triunfo fue la mejor manera de llevar alivio a los cuerpos agotados y las mentes cansadas y se produjo un caso curioso, el del defensa paraguayo Enrique Gabriel Meza Brítez, quien vistió por primera vez la camiseta de la 'selección argentina' en un partido oficial. Apenas terminó el encuentro Francisco Nabais salió corriendo detrás de los jugadores para pedirles las equipaciones. "No podía decirles que si ganaban no tiraran las camisetas a los hinchas porque quedaba mal". Pero todas volvieron a los bolsos, que junto con las botas fueron lavadas ya pasadas las 11 de la noche, puesto que la selección sub-20 jugaba al día siguiente ante Brasil en el mismo estadio.

03 febrero 2017

Bellerín, una 'flecha' en el lateral del Emirates

Con apenas 21 años nuestro protagonista de hoy es uno de los pilares del conjunto 'gunner' para Arséne Wenger, a pesar de su juventud ya rinde como un veterano en una competición tan exigente como la Premier League, donde el año pasado se convirtió en una de las revelaciones. Jugador rapidísimo, Bellerin está de moda. No sólo porque el jugador del Arsenal es uno de los jugadores que se vinculó al FC Barcelona el pasado verano, sino también porque todavía tiene en mente enfrentarse al plusmarquista del mundo de 100 metros lisos, Usain Bolt.

Héctor Bellerín Moruno nació el 19 de marzo de 1995 en Calella, pequeño municipio costero de la comarca del Maresme, en la provincia de Barcelona (España). Comenzó su carrera futbolística en el colegio Jesús María de Badalona hasta que a los 8 años pasó a la disciplina del FC Barcelona donde comienza a destacar como extremo derecho. En 2008 jugó la Oviedo Cup con el equipo infantil (en el que también estaban entre otros Sergi Samper, Jon Toral y Keita Balde). Pese a ser de primer año llegaron a la final del torneo ante el Sevilla FC. Además, aquel año, fue nombrado como mejor jugador del Torneo Internacional de Canillas (Madrid), premio que le entregó Zinedine Zidane.

En el verano de 2011, con 16 años, es fichado por Arsène Wenger para incorporarse a la Academia del Arsenal FC. El técnico francés sigue su evolución muy de cerca y lo reconvierte en lateral. "Cuando llegué no sabía defender, había jugado de lateral alguna vez, pero era extremo. Wenger me vio como un lateral desde el primer momento y estoy feliz por ello". En la temporada 2012-13 el equipo juvenil de Liam Brady queda en cuarta posición en la NextGen Series Cup (precursora de la actual UEFA Youth League) y Bellerín comienza a destacar en su nueva posición por lo que es subido al equipo de reservas.

Debutó con el primer equipo el 25 de septiembre de 2013 frente al West Bromwich Albion FC en la tercera ronda de la Capital One Cup (Copa de la Liga) al sustituir a su compatriota Mikel Arteta. Esa misma temporada, el 22 de noviembre de 2013, se anunció su cesión al Watford FC de la Championship hasta enero de 2014. Debutó con los 'Hornets' el 30 de noviembre ante el Yeovil Town FC. Sus buenas actuaciones hicieron que Giuseppe Sannino, técnico de la 'Yellow Army' (que en diciembre sustituía a Gianfranco Zola), pidiera su cesión hasta final de temporada, pero el 18 de febrero de 2014 Wenger decide repescarle después de haber jugado 8 partidos con el conjunto de la familia Pozzo.

En la temporada 2014-15 todo parecía indicar que sería nuevamente cedido ya que el conjunto londinense realizaba los fichajes de Mathieu Debuchy (internacional francés que había destacado en la filas del Newcastle United) y de Calum Chambers, la sensación joven del fútbol inglés que al poco de llegar se convirtió en internacional absoluto. Entre los dos se habían desembolsado más de 25 millones de libras, casi un tercio del total que los 'Gunners' se gastaron ese verano para la zona donde Bellerín esperaba su turno. Pero la lesión de Debuchy le abrió las puertas al once titular, y el 16 de septiembre de 2014 debutaba en la Champions League frente al Borussia Dortmund en el Signal Iduna Park. Bellerín supo aprovechar la oportunidad y acabó jugando un total de 28 partidos (20 en la Premier League, 4 en la Champions League, 3 en la FA Cup y 1 en la League Cup), incluyendo la final de la FA Cup que el conjunto del Emirates ganó (4-0) al Aston Villa FC en Wembley.

La temporada pasada comenzó con la consecución de la FA Community Shield (Supercopa inglesa) ante el Chelsea FC, segundo título en el palmarés del joven lateral. Esta, fue la temporada de la confirmación de Bellerín, quien se mostró totalmente adaptado al fútbol inglés y se convirtió en indiscutible en las alineaciones de Wenger, incluso ejerciendo de traductor para futbolistas menos hábiles con el inglés como Alexis Sánchez o Gabriel Paulista. Jugó un total de 44 encuentros, por lo que Debuchy tuvo que salir cedido al FC Girondins de Bordeaux para no perder sus aspiraciones de estar con 'Les Bleus' en la Eurocopa de Francia 2016. Además, Bellerín fue elegido, junto al portero del Manchester United David de Gea, como los únicos españoles en el equipo ideal de la Premier League que elige la Professional Footballers' Association.

Esta temporada, ya convertido en fijo en el carril derecho del Emirates Stadium, ha jugado hasta la fecha 22 partidos (18 de la Premier League, 1 de la FA Cup y 3 de la Champions League). El pasado 6 de noviembre resultó lesionado en su rodilla derecha tras una fuerte entrada del defensa del Tottenham Hotspur, Danny Rose, durante el derbi del norte de Londres, por lo que estuvo un mes fuera de los terrenos de juego. 15 días más tarde, el 21 de noviembre de 2016, firmó un nuevo contrato que le une al cuadro londinense hasta junio de 2023, pasando a ser uno de los defensas mejor pagados del mundo, con 6 millones de euros anuales.

Bellerín es un lateral diestro al que podríamos catalogar como carrilero, ya que posee un enorme recorrido por todo el flanco derecho. La clave de su juego reside en su gran velocidad y su potencia física, llegando a correr 40 metros en 4,42 segundos. Jugador al que le gusta sumarse al ataque con mucha frecuencia, recorriendo toda la banda una y otra vez, mostrando un derroche de energías impresionante. Cuando recibe en campo contrario sigue teniendo alma de extremo, echa el balón al espacio, regatea, esprinta y tiene verticalidad. Mide bien todas sus incorporaciones por banda, y sorprende entrando desde atrás para crear peligro en el área rival. La facilidad para recuperar espacios a su espalda con su velocidad, la mejora constante en los 'tiempos' de sus subidas y su gran acierto en el pase en campo rival hacen de él un lateral perfecto para un equipo ofensivo. Es un jugador del que destaca su madurez a nivel mental, es muy trabajador y peleón en defensa, seguro y muy difícil de sobrepasar, que muestra su constante evolución en las acciones de uno contra uno aunque todavía debe mejorar ya que el ímpetu por robar le hace no ser demasiado preciso en sus entradas, pero cada vez mantiene la cabeza más fría en esos momentos. Con aspectos defensivos todavía por pulir, se muestra un tanto débil en el juego aéreo y está aprendiendo cómo contrarrestarlo a base de experiencia.

Internacional por España, ha jugado en todas las categorías inferiores de la Selección Nacional. Jugó el Campeonato de Europa sub-19 de 2013 disputado en Lituania. El 30 de marzo de 2015 debutó con la selección sub-21 en León y desde entonces es fijo en el lateral derecho del combinado de Albert Celades. Fue llamado por Vicente Del Bosque como jugador de apoyo a los seleccionados para la Eurocopa de Francia. El 29 de mayo de 2016 debutó ante la selección de Bosnia y Herzegovina en un amistoso disputado en el AFG Arena de Saint Gallen (Suiza). Además jugó los amistosos ante Corea del Sur y Georgia de preparación para la Eurocopa. Finalmente la lesión de Dani Carvajal le abrió las puertas de la convocatoria definitiva y Del Bosque lo incluyó en la lista definitiva para la Eurocopa, aunque no disfrutó de ningún minuto durante el campeonato. La llegada de Julen Lopetegui al banquillo español parecía que en principio podría darle más oportunidades, pero la competencia actual en el lateral derecho de la selección (Juanfran, Carvajal, Mario Gaspar y la polivalencia de Azpilicueta) parece cerrarle el paso y por el momento Lopetegui prefiere verle en la selección sub-21.

Pep Guardiola ha puesto sus ojos en Héctor Bellerín, con quien le gustaría contar la próxima temporada, la segunda del técnico catalán al frente del Manchester City. Al FC Barcelona también le agrada la idea de repescar a un jugador pero Roberto Fernández, director deportivo del cuadro 'azulgrana' ya ha adelantado que no están dispuestos a realizar un gran desembolso económico y que será imposible entrar en una puja con Guardiola y Txiki Begiristain apretando en una mesa negociadora. Por su parte, el propio jugador cerró cualquier rumor sobre su posible salida del conjunto londinense. "Estoy centrado en Londres y el Arsenal donde soy muy feliz y me queda muho tiempo aquí. Es un club que está formando un gran equipo, con jugadores como Alexis Sánchez y Mesut Özil".